Apoyos y críticas en la renegociación de contratos ferroviarios que incluyen a ALL

La renegociación de los contratos de dos concesionarias del transporte ferroviario de cargas recibió adhesiones y críticas, durante una audiencia pública realizada en la localidad bonaerense de Tigre. Se trata de los contratos que involucran a las empresas América Latina Logística Argentina S.A. (ALL) y América Latina Logística Mesopotámica que hace el recorrido Lacroze-Posadas.

Las empresas expusieron su situación y presentaron sus «logros positivos» mientras que la Defensoría del Pueblo de la Nación y vecinos del Partido de Tres de Febrero fueron los que hicieron los cuestionamientos más duros y llegaron inclusive a reclamar la rescisión de los contratos.

La audiencia pública en la que se debatió la Carta de Entendimiento alcanzada con la Unidad de Renegociación de Contratos (UNIREN) fue presidida por el titular de la unidad, Gustavo Simeonoff, y a diferencia de otras convocatorias, no asistieron representantes de entidades de usuarios.

Medio centenar de participantes se había inscripto para hablar en la audiencia, y tras la lectura de la Carta Entendimiento por parte del representante de la Uniren, hizo lo propio el vocero de las empresas que destacó los «innumerables logros» de las concesionarias.

Una visión muy diferente dio la representante de la Defensoría del Pueblo de la Nación, Marcela Grosso, quien aseguró que «están dadas las condiciones para que se instrumente la rescisión de ambas concesionarias».

Grosso adelantó que la entidad «analiza denunciar ante el Procurador General de la Nación la actuación de los funcionarios de la Uniren que, a prima fase, podrían estar incurriendo en incumplimiento de los deberes públicos».
Asimismo denunció que «la concesionaria no ha presentado documentación contable alguna que de sustento a las sumas que dice haber invertido, en el caso de la obligatorias los desvíos al programa de inversión han sido permanentes y muy significativos».

Agregó que «los seguros obligatorios presentan irregularidades, pues no se renovó la garantía de cumplimiento del contrato encontrándose sin cobertura desde septiembre de 2003».
En cuanto al régimen tarifario dijo quen «el límite superior fijado en el contrato de concesión ha sido superado desde el año 2002. En materia de seguridad la cantidad de descarrilamientos en el corredor de ALL Central superan el promedio de la red de carga y el estado deficitario de las vías es la principal causa».

Los representantes de los Gobiernos de provincias también fueron críticos con ambas empresas y fundamentalmente cuestionaron la falta de inversión en la red ferroviaria, y «la desactivación por decisión unilateral de éstas, de suspender el servicio en tramos que no les resultan rentables».

Un grupo de vecinos del partido bonaerense de Tres de Febrero, en calidad de «particulares interesados», denunciaron que en Parque Alianza, donde las empresas preven construir depósitos de mercaderías «no se hicieron estudios de impacto ambiental, y está claro que contaminarán afectando el medio ambiente».

A favor de las empresas estuvieron varios de los clientes a los que brindan servicios, quienes manifestaron su «plena conformidad con las concesionarias, por la calidad y seguridad de sus prestaciones».

También se escucharon voces de apoyo de los representantes sindicales, nucleados en la Unión Ferroviaria, que dijeron hablar en «resguardo de los puestos de trabajo de sus afiliados».

La concesión de América Latina Logística Central (All Central) comenzó a correr en 1993, con una duración de 30 años, prorrogable por 10 años para la Línea General San Martín y remanente de la línea Domingo Faustino Sarmiento con exclusión de los tramos urbanos Retiro-Pilar y Once-Mercedes.

En tanto, la empresa All Mesopotámica cuya concesión se inició también en 1993, tiene a cargo la ex Línea Urquiza con exclusión del tramo urbano electrificado Federico Lacroze-General Lemos. ( Buenos Aires, 21 de diciembre -Télam).



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE