El dulce negocio será de los apicultores

Con el objetivo de manejar toda la cadena productiva se creó la Federación de Cooperativas Misioneras Apícolas. Trabajará en mejorar la calidad y la comercialización de los productos de la colmena. «La Federación es la única manera de enfrentar a los grandes monopolios», dijo el flamante presidente, Juan Poterala.

Con la intención que las ganancias de un rentable negocio como es la apicultura no quede en pocas manos, los apicultores misioneros tomaron el ejemplo de sus maestras: las abejas. Trabajarán en forma organizada y cooperativa. Para ello el último lunes se realizó la reunión constitutiva de la Federación de Cooperativas Misiones Apícolas Limitada con la presencia de un número importante de delegados de entidades y asociaciones de la provincia que se dio cita en Aristóbulo del Valle.

En la asamblea constitutiva se eligieron autoridades de la comisión organizadora en la que fue electo presidente Juan Ramón Poterala, de la Cooperativa Agropecuaria Zona Sur, de Apóstoles.

Poterala indicó que el gran objetivo es trabajar en el mercado y «de este modo superar este cuello de botella que es la comercialización».

El productor cree que a través de la Federación «es la única manera de enfrentar a los grandes monopolios, a través de este gran movimiento que es el cooperativismo». Dijo que también se ocuparán de buscar una reducción de los costos de los insumos con la compra en volumen de los materiales necesarios para el desarrollo de la actividad, dado que la mayoría de los apicultores son minifundistas.

En la reunión de Aristóbulo del Valle participaron una 10 cooperativas y asociaciones de apicultores, aunque aún faltan que se sumen algunas que están tramitando su habilitación nacional o provincial.

En la reunión se formalizó una serie de trabajos hechos a lo largo tres años con los productores a través del Programa Apícola Provincial (Promiel) en el tema específico de asociativismo.

En ese sentido, se realizaron diferentes encuentros y seminarios, con disertantes expertos y talleres. El último fue el encuentro de cooperativas apícolas y comercialización de miel que se realizó en Dos de Mayo el pasado primero de diciembre. En la ocasión se establecieron cinco puntos prioritarios para la apicultura misionera. La primera es promover el producto en los municipios, el país y el exterior. Segundo, buscar el compromiso de los intendentes municipales en la promoción del consumo y la actividad. Después la creación de una marca comercial que nuclee a todos los productores misioneros. Cuarto, Realizar una primera experiencia de exportar un contendor de miel para hacerse conocer en el exterior. Buscarán hacer un primer envío de 12 toneladas y cada unos de los 50 grupos de apicultores harán su aporte de miel para realzar la experiencia. Y el quinto punto fue la creación de la Federación de Cooperativas Apícolas que se concretó el lunes en Aristóbulo del Valle.

En 2 de Mayo, los productores realizaron un diagnóstico de la actividad, análisis de las fortalezas y debilidades. Allí surgieron temas como la necesidad de trabajar en la tipificación de las mieles por colores, sabores y orígenes florales; la creación de un laboratorio, trabajar en la promoción y comercialización del producto.

Esta nueva asociación de productores se creó por incentivo del Estado provincial a través del Promiel, que en su programa de tareas incluye la capacitación a productores y técnicos, entrega de materiales, gestión de financiamiento, e incentivo del asociativismo, entre otros.

La calidad comienza en la chacra
El flamante titular de la federación, Juan Ramón Poterala apuntó que cada apicultor deberá hacer su aporte en la calidad de la miel que produzcan siguiendo los cuidados que exigen las normas internacionales, «estamos concientizando a cada productor sobre la trazabilidad, que comienza en la chacra de cada productor y tienen que entender que el 70 por ciento de la calidad pasa por el buen manejo del apiario».
La apicultura misionera tiene la virtud de no estar afectada por enfermedades por lo que no es necesaria la utilización de antibióticos, sustancias prohibidas para la etapa de exportación. En este sentido el dirigente apicultor comentó que «vamos a seguir insistiendo en la barrera sanitaria, esto es muy importante para impedir el ingreso de enfermedades de otras provincias»

El flamante presidente de la comisión organizadora, a se mostró satisfecho con lo logrado y comentó que el paso a seguir es hacer los tramites de habilitación de la Federación, para luego hacer la elección de la primera comisión directiva y para ello «se siguen los pasos para conformar la federación, ya se propuso hacer un cuarto intermedio hasta febrero para conformar el estatuto

Los productores cómo artífices de su destino
Encarar la forma de vender los productos de la colmena es una etapa necesaria del PROMIEL, ya que en tres años de puesta en marcha el programa se entregaron 15 mil colmenas distribuidos entre 1 800 productores organizados en 51 grupos, distribuidos en 48 municipios. Hasta el momento el 90 por ciento de las colmenas mencionadas fueron instaladas y ya están entrando en la etapa de producción y cosecha de la miel. Algunos pesimistas aseguran que de no encararse una salida a la producción en breve el mercado local estará saturado y comenzará un descenso de los precios, con la consiguiente decepción de los productores. Otros más optimistas dicen que para evitar se reiteren malas experiencias de programas estatales que terminaron como comida de cerdos, por falta de una visión y una planificación global e integral, son los productores los que deben tomar la posta y aprovechar los recursos que se les está facilitando desde la actual administración del ejecutivo provincial. De no ser así los productores abandonarán la actividad o terminarán siendo simples obreras y mal venderán su producto a algún oportunista que se quedará con las mejores ganancias y será el rey.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE