El COFEMA fijó el 2010 como plazo para erradicar basurales a cielo abierto

El Consejo Federal de Medio Ambiente, en el marco de su 47° Asamblea, llevada a cabo en Buenos Aires decidió establecer objetivos de gestión deseable para los Residuos Sólidos Urbanos en todo el territorio argentino. El cónclave consideró el 31de diciembre de 2010 como fecha límite para el cese en las diferentes jurisdicciones, de la disposición de residuos sólidos urbanos en basurales a cielo abierto, y puso el 31 de diciembre de 2012 como fecha tope para la clausura definitiva de todos los basurales a cielo abierto, como también estableció el 31 de diciembre del 2014 como fecha límite para la remediación de los sitios contaminados.


La trascendente decisión de los ministros y secretarios de ambiente de toda la Argentina se elaboró en base a consideraciones que hablan de ” la inadecuada disposición final de los Residuos Sólidos Urbanos” y de “la afectación de la calidad de vida humana y los recursos naturales” debido al impacto en el suelo, cauces fluviales, aguas subterráneas, atmósfera etc., asociados a la ” proliferación de vectores de enfermedades por la práctica de vertido a cielo abierto”.

El COFEMA es el organismo facultado por la ley 25916, de Residuos Domiciliarios para consensuar políticas en la materia y acodar criterios técnicos y ambientales a emplear en distintas etapas de gestión.

En particular el Consejo creó un espacio de evaluación sobre el tema de Residuos y Efluentes que dio un informe global de la situación en el país; en dicha Comisión Ad Hoc planteó el desarrollo de mecanismos técnicos y financieros que permitan la gestión unificada y la correcta disposición final de los residuos urbanos, industriales, patológicos, derivados de la agricultura y nucleares.

En ese sentido decidió requerir “al gobierno nacional la asistencia técnica y financiera que posibilite los objetivos propuestos para la gestión y disposición final de los residuos sólidos urbanos en todas las jurisdicciones que integran el COFEMA”.

Además se propuso el logro de acuerdos que permitan el desarrollo de parámetros y esquemas de control unificados de los efluentes generados por las distintas actividades de producción de bienes y servicios.

La Resolución del COFEMA solicita “a las autoridades competentes de las diferentes jurisdicciones la formulación de propuestas y planes que apunten prioritariamente a la erradicación de basurales a cielo abierto” respetando lo previsto en la ley 25-916 que dice que se “establecerán sistemas de gestión de residuos adaptados a las características y particularidades de su jurisdicción, los que deberán prevenir y minimizar los posibles impactos negativos sobre el ambiente y la calidad de vida de la población”.

El Consejo Federal decidió “establecer que los programas y proyectos de gestión de RSU propuestos deberán incorporar acciones tendientes a la minimización de la generación de dichos residuos e incorporar tecnologías que garanticen como básico, la disposición final a través de rellenos sanitarios, y en cuanto sea posible, la incorporación de métodos de tratamiento de los RSU como, por ejemplo, reciclado, lombricultura, compostaje, trituración, incineración, ozonificación y otros”.

Por último, el COFEMA estipuló que ” los sistemas de gestión de residuos sólidos urbanos…deberán incorporar acciones de comunicación y educación ambiental y la construcción de espacios y desarrollo de metodologías, que incentiven la participación directa de la población y provean soluciones a las necesidades de aquellos grupos sociales vinculados a trabajos relacionados a la recolección, recuperación, reciclado y valorización de residuos”.




Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE