APSA certificará el manejo de sus bosques con FSC

Alto Paraná SA tiene el 46,9% de su patrimonio forestal destinado a la protección y conservación de bosques nativos, dado que poseen un total de 110 mil hectáreas entre Selva Paranaense, bosques protectores, fajas ecológicas. Alto Paraná SA tiene el 46,9% de su patrimonio forestal destinado a la protección y conservación de bosques nativos, dado que poseen un total de 110 mil hectáreas entre Selva Paranaense, bosques protectores, fajas ecológicas.

Entre ellas, existen importantes áreas de preservación estratégicas, como es el caso de la Reserva San Jorge y El Perobal, por su conectividad por la conectividad con el Parque Nacional Iguazú y Parque Provincial Uruguaí, áreas con la cuales limita y así permiten mantener ese “gran manchón verde” misionero; y a su vez, de esa manera se produce la regeneración de las especies en su habitad natural y la detección de flora y fauna que se creía en extinción.

La empresa Alto Paraná cuenta, además, con 300 hectáreas en el área de Araucaria Nativa en Campo Los Palmitos; 17.500 hectáreas en Piray – San Pedro; unas 8.550 en el Valle de la Alegría; 700 hectáreas de Biosfera Yabotí y en Bosques protectores y fajas ecológicas unas 66.260 hectáreas.
Paralelamente, impulsan otros proyectos vinculados al Programa de Responsabilidad Social Empresaria relacionados a Viveros de Especies nativas, Programa Padrinazgo de Árboles y Concursos en Escuelas para promover la concientización ambiental.

El trabajo de la Facultad de Ciencias Forestales (Unam) fue presentado a la prensa el pasado viernes por el ingeniero Ricardo Austin, sugerente de Producción; Mario Ochoa, consultor externo en Gestión Ambiental; y Horacio Delgadino, responsable de Patrimonio de Alto Paraná SA.

En ese marco, los directivos organizaron una jornada de campo con periodistas y expusieron sobre el “Plan Ambiental de Alto Paraná”, tanto en lo que hace a la conservación y regeneración de monte nativo, como también en lo que respecta a sus prácticas forestales.

“La empresa desde el año 2002 inició acciones de conservación de las áreas, las mantiene y las seguirá manteniendo”, afirmó Austín.
Por su parte, Mario Ochoa agregó que “una de las acciones que realizamos este año fue adoptar indicadores de atributos que definen alto valor de conservación, en función de los estándares y criterios que establece el Sistema de FSC (Forest Stewardship Council). Con estas referencias encargamos el trabajo a la FCF-UNAM con el objetivo de que, estas mismas áreas que veníamos conservando sean evaluadas técnicamente y se determine fehacientemente si realmente teníamos o no atributos de alto valor de conservación”, detalló.

El resultado final fue satisfactorio, dado que efectivamente “todas las áreas de conservación de Alto Paraná podrían ser catalogadas como bosques de alto valor de conservación. Ahora tenemos el trabajo hecho y estamos preparados para la próxima etapa que será la evaluación –que se realizará del 11 al 15de diciembre próximo- por parte de representantes de SmartWood, quienes analizarán si estamos dentro del cumplimiento de los principios y criterios de Certificación FSC. Tenemos expectativas de cerrar diciembre o iniciar el 2007 con los bosques certificados”, concluyó Ochoa.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE