Y poder contarlo…

Lorena tiene hoy 28 años, mide 1,60 y tiene una contextura corporal normal, más bien flaca. Cuenta que hoy tiene 58 kilos pero hace 13 años, cuando aún iba a la secundaria, pesaba 47. «Quería ser flaca y linda, primero para mis 15, después para mi recepción. Recuerdo que tomaba mucha agua, generalmente antes de sentarme a la mesa con mi familia, así comía re poco», dijo.
Pero, cursando el último año del colegio, su familia advirtió su problema por una reacción suya. Dos desmayos suyos hicieron que sus padres tomaran la posta, la llevaron al médico y Lorena pudo empezar a recuperarse.
«Me veía gorda siempre», dijo. «Hoy no le recomiendo eso a mis hijos», agregó.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE