Obras en Misiones contra futuros problemas energéticos

La reactivación industrial y comercial impulsa el crecimiento de la demanda, que crece al diez por ciento anual, uno de los mayores índices del país. La Provincia tiene flujo asegurado por el momento

Energía. Papel Misionero se suma al aporte privado de energía.

Energía. Papel Misionero se suma al aporte privado de energía.

Con un crecimiento de la demanda del 10% anual -que es récord, impulsado fundamentalmente por la reactivación industrial, comercial y por el consumo domiciliario- Misiones necesita de obras de infraestructura para enfrentar cualquier dificultad, ante eventuales problemas energéticos que pueda sufrir la Argentina en los próximos meses.
Tanto Electricidad de Misiones Sociedad Anónima (EMSA), como varias empresas privadas (especialmente forestales y tealeras), encaran obras de infraestructura, al igual que las cooperativas de servicio en el interior provincial.

Entre las más importantes, cabe consignar la inversión nacional de 18 millones de dólares, destinados a duplicar la capacidad de la estación transformadora en San Isidro, cerca de Posadas, por donde ingresa el fluido entregado por el Sistema Argentino de Interconexión (SADI); la terminación de otra estación transformadora en Wanda a un costo de cuatro millones y medio de dólares de los cuales el 80 por ciento fue aportado por Alto Paraná SA (APSA), y la construcción en Puerto Mineral de una caldera alimentada por desechos de madera que actualmente se queman sin utilización alguna, la que moverá un turbogenerador de 25 megavatios que costará 25 millones de dólares, en el marco de la nueva planta que erige Papel Misionero (PM).


Bien, por el momento

Según el gerente de explotación y miembro del directorio de EMSA, Darío Beltramo, “la provisión de luz, por el momento, está asegurada”. Indicó que el consumo misionero ronda los 250 megavatios, el que se atiende con la compra de 120 megavatios a CAMESSA que entran por San Isidro, sumados a lo que genera la represa de Urugua-í, alrededor de 100 megavatios con tendencia a reducirse dada la escasez de lluvia en lo que va del año, y con 30 megavatios importados del Paraguay a través de la línea que cruza el río entre Carlos Antonio López y Eldorado.
Beltramo admitió que si no se repone el caudal de Urugua-í a la brevedad, habrá que poner en marcha la central Hitachi de la estación Villa Dolores, que gasta algo así como 5.000 litros de gasoil por hora. Opinó que varios tramos de redes de baja, media y alta tensión que componen el sistema provincial requieren de urgentes mantenimiento y potenciación, con inversiones del orden de los siete millones de dólares. Mencionó la necesidad de mejorar el enlace entre Posadas-Candelaria- Eldorado, actualmente sobrecargado y con pérdidas dado su intenso uso desde que comenzó a funcionar, en enero de 1973.
Con recursos propios, EMSA ejecuta el tendido de líneas que corren por la avenida Tomás Guido hasta el casco céntrico de Posadas; el que une Aristóbulo del Valle con Salto Encantado, donde también instala otra transformadora y el enlace entre Oberá y Alem, cuyo costo es de 2.500.000 pesos.

El aporte privado

El primer complejo fabril de envergadura que instaló una caldera a vapor para generar energía en Misiones, aprovechando aserrín, costaneros, chips y desechos de madera que generalmente los aserraderos queman, fue APSA en Puerto Esperanza. El equipo dispone de 40 megavatios consumidos en su totalidad por la mayor fábrica de pulpa celulósica de la Argentina, con una producción de 350.000 toneladas anuales. La misma firma emplazó una central similar en Piray, para abastecer a su mega-aserradero y a la planta procesadora de tableros de mediana densidad (MDF) construidos a fines de la última década en el antiguo pueblo. Parte de la generación eléctrica se vende a EMSA, conforme un acuerdo suscripto entre ambas empresas. La estación transformadora de Wanda, a inaugurarse probablemente a mediados de mayo próximo, asegurará la estabilidad del sistema en el norte, garantizando el abastecimiento a Wanda, Libertad y Andresito. Permitirá devolver la flexibilidad de maniobra a Urugua-í y liberará de carga a la red que vincula a Eldorado con Iguazú. En tanto, Papel Misionero -que invertirá 190 millones en su nueva industria en paralelo que duplicará la producción de cartón corrugado y papeles linner- está montando bajo supervisión de la consultora canadiense Sandwell, otra caldera que quema biomasa y produce energía en Puerto Mineral, para lo cual invertirá 25 millones de dólares y generará 25 megavatios, de los cuales diez puso a disposición de EMSA.

La escasez de lluvias

Mientras en el Sur provincial entre fines de marzo y abril se registraron 254 milímetros de lluvias, en la zona Norte siguieron siendo muy escasas. Sobre el arroyo Urugua-í, el de mayor longitud y caudal de esta provincia, sólo cayeron 29 milímetros. El nivel del embalse está a 185 metros, doce por debajo de sus vertederos, con capacidad de reserva de apenas el 30 por ciento.
La puesta en marcha de esta represa en 1992, permitió a Misiones ahorrar mucho dinero ya que desde entonces cubre hasta el 40 por ciento del consumo interno, operando de 8 a 12 y de 14 a 24 horas, todos los días. Si las condiciones no mejoran, además de las máquinas que EMSA tiene en San Pedro, Oberá, Bernardo de Irigoyen y San Antonio, deberá reactivarse la central Hitachi que está de reserva en la estación Villa Dolores de Posadas. Como quema 5.000 litros de gasoil por hora, su mantenimiento, obvio, es sumamente costoso. La obra de la estación transformadora de San Isidro será licitada en agosto de 2005, con un plazo de ejecución de 24 meses y 18 millones de dólares de inversión. Cuando concluya, por allí podrán ingresar 300 megavatios del sistema nacional; en la actualidad entran 140. No se descarta en tanto, que en el verano 2006-2007 en Misiones se produzcan cortes de luz, si la tendencia del crecimiento de la demanda (10 por ciento anual) se mantiene como hasta ahora y los trabajos previstos se retrasan más de la cuenta.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE