La línea 102 ratificó la denuncia contra Arrieta

Sin embargo, la mujer del diputado dijo que sólo tuvo una crisis nerviosa por un intercambio de palabras [su_note note_color=»#cdcdcd»]Báez dijo que recibió una denuncia por una mujer “terriblemente golpeada” y que no era la primera vez[/su_note]Ivone Silva de Arrieta volvió a «desmentir» la denuncia por agresiones contra su esposo el diputado radical Néstor Arrieta, pero antes, la titular de la línea de ayuda, 102, Gloria Báez, rompió el silencio y ratificó que denunció la agresión ocurrida el domingo tras hablar con la mujer.
Ayer a la tarde, después de escuchar a Báez en Radio A, el diputado y su esposa se dirigieron al medio de comunicación visiblemente alterados y cruzando varios semáforos en rojo en el centro posadeño. Dejaron el auto mal estacionado para ingresar al estudio y dar «su versión de los hechos».
Silva volvió a negar que su marido la golpeó y admitió que concurrió al hospital de Jardín América por «una crisis nerviosa» y que eso fue lo que le contó a Gloria Báez en la llamada que mantuvo con la Línea 102 el domingo último. Aseguró que ella no llamó a la línea de Violencia Familiar sino que le pasaron la llamada.
Contó que ese día «yo lloraba, pero no tengo golpes, sólo me dolía el pecho de angustia y los nervios, el médico me dio una pastillita».
A diferencia de su esposo, quien admitió haberle «estirado el pelo», Silva sostuvo que tuvo una «discusión verbal» con el marido pero «nada más».
«Nunca me pegó, tengo 38 años y si mi marido me pega no me va a comprar después con un ramo de rosas, estoy al borde de una locura, soy de perfil bajo y hoy estoy en las páginas de los diarios», se quejó la mujer, quien además es empleada de la Cámara de Diputados.
Por su parte el diputado Arrieta dijo que la Línea 102 «destruyó mi familia». «Ella (por Báez) no constató la veracidad del caso», agregó.

Cuestionó, además, la actuación del médico que atendió a su cónyuge «que faltó a su profesionalidad porque no podía divulgar» el hecho. Para Arrieta, el hecho denunciado «es netamente político».
Pese a los intentos de desmentida, Gloria Báez insistió con su denuncia: «Ella comentó hechos de malos tratos físicos y psicológicos y que tenía miedo, pero que estaba tranquila en el hospital acompañada de una hermana y no quería ir a una clínica privada», dijo Báez.
La titular de la Línea 102 contó que la historia comenzó cuando recibió la llamada de una mujer avisando que estaba internada en el hospital de Jardín una señora que dijo que recibió una terrible golpiza, y pedía ayuda para salir de esta situación». Asimismo, Báez sostuvo que Silva le dijo que no era la primera vez que era golpeada.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE