Polo’s Rock, con la música y la familia en la sangre

Con su grupo, integrado por Polo y sus hijos, sacó un trabajo discográfico en el 2001 y tiene planes de trascender en el mercado nacional de música. Negó que busque parecerse a Pappo Napolitano.

Fuerza. Tanto Polo (centro), como Martín (izquierda) y Matías (derecha) buscan transmitir energía positiva en sus temas

Fuerza. Tanto Polo (centro), como Martín (izquierda) y Matías (derecha) buscan transmitir energía positiva en sus temas

El parecido físico y gesticular con Norberto “Pappo” Napolitano es increíble. No por nada llaman a Polo Peralta “el Pappo posadeño”, aunque admitió que no es fanático del músico fallecido trágicamente, lo reconoce como un grande del rock nacional. Polo (56) integra Polo ‘s Rock con sus hijos Matías (22) y Martín (23), a los que califica de “señores músicos”.
Nació en Posadas y proviene de una familia tradicionalista, reacia a las manifestaciones culturales. “Mi padre era capitán de barco, y quería que seamos como él”, recordó. Se radicó más de diez años en Puerto Iguazú, donde conoció a su esposa y tuvo a sus hijos. Decidió regresar luego de la conformación de Polo ‘s Rock, hace seis años.
Hoy Polo es jefe de una gran familia. Tiene seis hijos, tres varones y tres mujeres, todos dedicados a la música. Aunque el artista posadeño se dedica al rock desde hace unos 40 años, tiempo que integró diferentes bandas; Polo’s Rock se conformó en 1999, cuando sus hijos -y actuales compañeros de trabajo- Matías, y Martín tenían tan sólo 16 y 17 años.
“Al principio se me iba la mano con ellos. Les exigía mucho. No me daba cuenta de la corta edad y de todo el esfuerzo que hacían. Después, al ver el reconocimiento de la gente y los reclamos de ellos que daban lo mejor, me di cuenta que trabajo con excelentes músicos, unos señores virtuosos con sus instrumentos, aparte de ser multifacéticos”, indicó al referirse a que tocan todos los instrumentos que siempre hubo en la casa.

Trabajo profesional

Los Peralta suben al escenario y desprenden una energía increíble que contagia de “buenas ondas” a los asistentes a su show.
“Dejamos todo lo que sabemos. Para eso estamos entrenados. En cuanto al público, Polo indicó que “le tenemos un respeto muy grande. Subimos concientes de lo que vamos a hacer y queremos que la gente se vaya incentivada, luego de ver nuestro recital”.
Los contactos realizados durante toda la carrera del músico misionero en Buenos Aires posibilitaron que en el año 2001 el grupo familiar grabara su primer trabajo discográfico titulado “Rock de la selva”. La grabación se llevó a cabo nada más ni nada menos que en el estudio de los ex Abuelos de la Nada, en Capital Federal.
La producción del CD fue en un tiempo récord, ya que fueron cinco intensos días de trabajo, que contó incluso con la participación de músicos invitados como el armonicista Luis Robinson, Gonzo Palacios y Santiago Espósito. La participación de Robinson, ex armonicista de Pappo’s Blues, fue casi de casualidad, ya que éste se hizo presente en una actuación de los misioneros en un pub de Buenos Aires y les propuso grabar juntos. Polo no lo conocía, y el responsable del estudio de grabación le sugirió que lo llamara. Robinson se prestó a grabar con el grupo misionero a cambio de “una pizza y una cerveza”, sonrió Polo.
La banda misionera continúa trabajando duramente en cuestiones específicas que hacen a sus próximos pasos como artistas, e indicaron que no les gusta encasillarse. “Todo el tiempo escuchamos mucho rock y evolucionamos”, apuntó Polo.

Negrita/Proyectos

Entre los próximos pasos del grupo, el líder indicó que el 10 de mayo tocarán en el Hard Rock Café de Buenos Aires.
Los lleva un representante porteño que piensa que el 2005 es el año de Polo’s Rock. Aprovecharán la ocasión para trabajar en una nueva producción discográfica que les abra las puertas al mercado nacional de la música.
Los integrantes de Polo’s Rock manifestaron su agradecimiento a Cultura de la Provincia, quienes hicieron -y siguen haciendo- posible su presentación en todas las localidades de Misiones. Además los tienen en cuenta para cada evento que se realiza y les facilitaron los pasajes para que el grupo pueda ir a Capital Federal a grabar su primer álbum.

No tan parecidos…

El músico misionero Polo Peralta es conocido por la comunidad como “el Pappo posadeño”, tanto por su parecido físico como por el tipo de música al que se dedica, aunque no se reconoció fanático del legendario músico desaparecido recientemente en un accidente de tránsito, pero que lo reconoce como un grande del rock nacional.
La única diferencia evidente con el guitarrista fallecido es la forma de hablar, distendida y pausada, típica de la región. Esta característica busca conservarla, para transmitir sus raíces a cada lugar que va, por considerarse un representante de la cultura de Misiones.
“Es contraproducente parecerse a Pappo. No busco parecerme a él. Yo mamé otra cosa, como John Sepelin, Jimmi Hendrix. Y de lo nacional, creo que todos los que tocamos rock llevamos al ‘Carpo’ en el corazón. Pero yo pienso que tengo otro estilo, además cantamos temas propios”, dijo.
“No quiero ser ni el doble, ni el imitador del Carpo”, enfatizó. Al mismo tiempo, la dedicación hacia las composiciones del reconocido músico argentino se refleja en sus presentaciones, ya que por lo general el público le pide temas de Pappo. A Pappo lo admiro por ser un artista que hizo mucho por el rock del país, pero no soy fanático ni su imitador”, enfatizó.
Alegó que existe una búsqueda entre los fanáticos del rock y los seguidores de Pappo, de un nuevo referente, y no quiere que se confunda con su trabajo.
En este sentido, Polo comentó que tuvo la oportunidad de conocerlo en los años ‘ 70, ocasión en la que compartió escenario con él al ser su grupo soporte. También teloneó al legendario músico del rock nacional en las dos ocasiones que éste visitó la provincia.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE