El nuevo Papa es Joseph Ratzinger: El “Cardenal de Hierro” se llamará Benedictus XVI

Ratzinger: El “Cardenal de Hierro” (ex Santo Oficio). Nacido el 16 de abril de 1927 en Baviera, Alemania, hijo de modestos campesinos, Ratzinger ha pasado la mayor parte de su vida en contacto con el mundo académico. Si los cardenales se inclinaran por un Papa de transición, una figura respetada que no tuviera ninguna posibilidad de reinar otros 26 años, Ratzinger podría ser la mejor opción. Pese a su nacionalidad, a su perfil conservador, y a su frontal rechazo a las innovaciones litúrgicas de la Iglesia introducidas por Pablo VI. (AP)

[su_note note_color=”#cdcdcd”]Ayer, Ratzinger dijo a los cardenales que debían elegir un nuevo pontífice que defendiera las enseñanzas tradicionales y rechazara los intentos para modernizar la doctrina.[/su_note]Joseph Ratzinger se presenta como nuevo Papa ante la multitud en la Plaza de San Pedro.
El cardenal alemán Joseph Ratzinger, de 78 años de edad, fue elegido como el pontífice 265 de la Iglesia Católica. Su nombre: Benedicto XVI.

El anuncio fue hecho desde el balcón central de la Basílica de San Pedro por el cardenal chileno Jorge Medina, 45 minutos después de que se viera humo blanco saliendo de la chimenea de la Capilla Sixtina.

El Vaticano informó que Benedicto XVI oficiará su misa inaugural el próximo domingo, 24 de abril, a las 10 de la mañana hora local (0800 GMT).

El portavoz del Vaticano Joaquin Navarro Valls, agregó que el Pontífice cenará este martes con los cardenales católicos y el miércoles, a las 9 de la mañana (0700 GMT), celebrará una misa con los prelados en la Capilla Sixtina.

El nuevo Papa, hasta ahora decano del Colegio Cardenalicio, era considerado una de las figuras más influyentes en el Vaticano y mano derecha de Juan Pablo II.

A Ratzinger se le ve como una figura conservadora y un teólogo formidable. También era la cabeza de Congregación para la Doctrina de la Fe, el organismo del Vaticano que fuera antes la Santa Inquisición.

Su elección probablemente despertará controversia, no menos por su pasado nazi.

En la Segunda Guerra Mundial, Ratzinger fue asignado a una unidad antiaérea en Munich siendo miembro de las juventudes hitleristas, algo a lo que -según él- fue forzado.

Poco después del anuncio oficial ante la multitud reunida en la Plaza de San Pedro, el nuevo Pontífice salió al balcón y, en un breve discurso, dijo que después del papado del gran Juan Pablo II, los cardenales habían decidido elegir a su humilde persona. Luego pidió oraciones para su pontificado.

Acto seguido pronunció la bendición urbi et orbi, a la ciudad y el mundo.

Homilía
Ayer lunes, poco antes de que empezara el cónclave, Jospeh Ratzinger presidió la misa conocida como Pro Eligendo Papa, en la que los 115 cardenales electores piden al Espíritu Santo que los ilumine para el momento histórico que tienen ante sí.

El humo blanco, anunciando la elección del nuevo Pontífice.
En la homilía, Ratzinger se centró en la misión de los príncipes de la Iglesia, pero también aprovechó para condenar enérgicamente lo que él llamó, el relativismo religioso y moral de nuestros tiempos.

Ratzinger dijo a los cardenales que debían elegir un nuevo pontífice que defendiera las enseñanzas tradicionales y rechazara los intentos para modernizar la doctrina.

“Tener una fe clara según la doctrina de la Iglesia es a menudo etiquetado de fundamentalismo”, dijo.

Y añadió “una fe adulta no es una que sigue corrientes de tendencias y las últimas modas. Para ser adulto y maduro la fe debe estar profundamente enraizada en la amistad con Cristo”

Según el especial de BBC Mundo a Roma, Fernán González, no podía ser distinto proviniendo de un cardenal considerado el símbolo del ala más conservadora del catolicismo.

“Muchos, aquí en Roma y en otras partes del mundo, esperaban este tipo de discurso, en el que daría la pauta a seguir a los cardenales electores, la mayoría de ellos conservadores como él en materia de doctrina”, indicó González sobre la homilía.

Menos de 24 horas


Las campanas de la Basílica de San Pedro, al tañer, confirmaron la elección del nuevo Pontífice.
Menos de 24 horas necesitaron los 115 cardenales electores para elegir al Pontífice 265 de la Iglesia Católica, sucesor de Juan Pablo II y líder de más de mil millones de católicos.

A las 15:50 GMT (17:50 hora italiana) empezó a salir humo por la pequeña chimenea adosada al techo de la Capilla Sixtina, donde estaban reunidos los prelados.

Al principio hubo un poco de confusión, pues el humo parecía por momentos negro (señal de que no se había llegado a un acuerdo), a veces blanco (señal de que sí).

Luego de unos minutos de suspenso y de que la multitud aglomerada en la Plaza de San Pedro estallara varias veces en aplausos y gritos, las campanas de la Basílica despejaron las dudas. Se había elegido a un nuevo pontífice.

De inmediato se vieron escenas de júbilo y llanto entre la muchedumbre que esperaba en la plaza.

Los 115 cardenales, representantes de 52 países, habían iniciado el cónclave el lunes de tarde. Ese mismo día, poco después de las ocho de la noche, se vio la primera fumata negra por la chimenea de la Capilla Sixtina.

El nuevo pontífice fue elegido en la segunda jornada. En 1978, Juan Pablo II fue escogido al tercer día de las deliberaciones del cónclave.

Al menos las dos terceras partes de los 115 cardenales electores debieron ponerse de acuerdo para elegir al nuevo Papa, Benedicto XVI. (BBC-Mundo)




Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE