«Aprendí a conocer, respetar y amar al país»

El músico Ramón Ayala vino especialmente a Posadas por el aniversario de la Peña. Tiene muchas propuestas laborales.

Encuentro. Ayala saludó a Chaloy y a su esposa quienes asistieron a la Peña.

Encuentro. Ayala saludó a Chaloy y a su esposa quienes asistieron a la Peña.

El músico misionero Ramón Ayala participó en el Fogón Aniversario de la Peña Itapúa, al cumplirse 43 años de su creación. Su entrada al salón principal de la Peña desconcentró al público de lo que entonces sucedía en el escenario y no se privó de saludar a los asistentes del fogón recorriendo mesa por mesa.
«Estoy extraordinariamente» fue la frase que inició la charla con Ayala.

¿Qué significa para usted participar en los 43 años de la Peña?
Significa un compromiso con Misiones, con nuestra música, con nuestra identidad y con el país. Todo lo que se pueda hacer, por mucho que sea, es poco frente a la avalancha de todo lo extranjero que nos abruma. Pienso que el buen argentino debe apoyar y luchar por su propia identidad, aún si no está conforme con ella, hacerla crecer. Pero no entregar su alma al diablo, no vender su trabajo y sus sueños a los extranjeros. Es lamentable.

¿Inició aquí su carrera?
Efectivamente, yo hice mis primeros pasos aquí en la Peña, pero más que nada en la Argentina, en las provincias. Aprendí a conocer este país, amarlo, respetarlo y defenderlo. Eso es lo más importante,y lo más difícil de adquirir porque es un estado de conciencia, como hay tantos inconscientes que no se dan cuenta de la maravilla que tienen hasta que lo pierden.
Vivo actualmente en Buenos Aires pero por la cuestión que dicen que Dios está en todos lados pero tiene su oficina allá. Igualmente vengo a Misiones cada vez que puedo. Hace poco anduve por acá, estuve en Garupá, en el Festival del Litoral, después me fui a Asunción, a Cosquín, de allí fui a Buenos Aires a grabar y estoy aquí otra vez.

¿Cómo sigue su carrera?
Mi carrera está extraordinaria. Tengo tres libros para editar, cuatro CDs en los que estoy trabajando, uno va a salir en un mes que se llama «Testimonial Uno». Los otros se llaman «El duende de la guitarra», «Argentina rebelde» y «Litoral», el que se está gestando, en este momento le están poniendo los arreglos musicales en el Chaco. Y otro que tiene que ver con el Alto Paraná. En realidad, estoy abrumado de trabajo y de posibilidades, pero todo en función de nuestra tierra, nada que tenga que ver con espejismos, burbujas o tonterías. No hay tiempo para la tontería. Hay tiempo para vivir, para gozar el día, la propia identidad, para reforzarla, reconstruirla. Es banal y hasta estúpido perder el tiempo.

¿Que le pareció que «Posadeña Linda» sea canción de Posadas?
Lo viví con cierta emoción porque me parece que es la canción que representa a Posadas, tiene todos los ingredientes de la ciudad. Creo que fue acertada la elección.

¿Cuándo regresa?
Me voy el lunes (por hoy) pero vuelvo pronto porque hay muchas perspectivas de trabajo. Ahora voy a saludar amigos. A donde voy tengo amigos porque mi actitud y mi alma son de cordialidad, de respeto y amor a la gente. No se puede cantar a la gente si uno no la quiere.

¿Cómo vive el reconocimiento de la gente a su carrera artística?
Lo vivo con cierta calma. No me considero un gurú, ni un tipo que se cree homenajeado. Me siento un tipo natural, y cuando uno hace cosas naturales bien hechas es justo que venga una retribución, porque esto es como un boomerang. Cuando se siembran malas ondas, éstas vuelven.
Es toda una vida con la música
Ya he perdido la noción del tiempo, como soy eterno -sonrió-. Soy como los laureles del himno.

La Peña Itapúa festejó rodeada de amigos

El clima festivo entre los degustadores del folclore que iban llegando lentamente al Fogón Aniversario de la Peña Itapúa el sábado por la noche era evidente.
Mientras los integrantes de la Orquesta Folclórica Provincial afinaban sus instrumentos, las mesas se llenaban paulatinamente, la gente caminaba con dificultad y la cantina despachaba las infaltables empanadas y pastelitos.
La apertura estuvo a cargo de Rubén Elías pasadas las 22, quien estuvo acompañado del locutor Jorge «Coqui» Aquino. La bienvenida a los asistentes la dio la presidenta de la Comisión Directiva de la Peña, Nora Panza. Se leyeron salutaciones de funcionarios y se dio paso a la Orquesta Folclórica de la Provincia, el primer número previsto para la noche. La Orquesta se presentó con «Misionerita», con aceptación inmediata de los asistentes. Interpretaron también «El cosechero» y «Posadeña linda», entre otros. Posteriormente, Élida Alderette presentó oficiamente su trabajo discográfico junto a Ricardo Ojeda y Tucho González. Se presentó también la pareja de tango Grisela, y Carlos, dupla conformada en los talleres de la Peña. Actuaron también el Grupo Vocal «Todo Canto», junto al Coro de Hipoacúsicos de la Escuela 10, quienes interpretaron composiciones llenas de fe y esperanza. El grupo «Alma de Mi Tierra», el ballet de la Peña, María Carmín y el grupo «Nuevo Sol», Guillermo Villalba, y el broche de oro fue la actuación de Ramón Ayala, el que tuvo dos apariciones en la noche, al mediar y al final, junto a su ballet.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE