Crecen los rumores sobre los milagros de Juan Pablo II

El diario italiano La Stampa revela que el secretario personal de Karol Wojtyla, el arzobispo polaco Stanislaw Dziwisz, habría presenciado hace siete años la cura de un hombre que tenía cáncer. Un milagro comprobado es necesario para llegar a ser beato. El secretario personal de Juan Pablo II, el polaco Stanislaw Dziwisz, habría presenciado un milagro realizado por el Papa, lo cual es uno de los pasos fundamentales para hacerlo santo, informó el domingo el diario italiano La Stampa.

Según el arzobispo, que fue la mano derecha del Papa durante años, un estadounidense que estaba muy enfermo de cáncer recibió la comunión de manos del Papa y se curó. El supuesto milagro ocurrió en 1998, pero Dziwisz sólo habló sobre él hace tres años a un amigo y únicamente ahora trasciende a través de la prensa.

Según el periódico, Dziwisz contó que un conocido le preguntó si un amigo estadounidense que tenía un tumor cerebral podría ver al Papa. Creyéndose desahuciado, este hombre sólo deseaba tres cosas: ver a Juan Pablo II, ir en peregrinación a Jerusalén y volver a Estados Unidos para morir en paz.

“Me acuerdo de él muy bien. Su cara mostraba que estaba muy enfermo, no tenía pelo debido a la quimioterapia”, explicó Dziwisz. El Papa, que iba a celebrar una misa privada, le dio la comunión con sus propias manos y después le saludó personalmente, al igual que al resto de los presentes.

El secretario personal del Papa afirma que sólo después de la misa supo que el enfermo no era católico, ni siquiera cristiano, sino judío. n tiempo después, el conocido de Dziwisz le dijo que el enfermo se había urado.

Cuando se refirió a este capítulo de la vida del Papa, Dziwisz, que nunca ha revelado el nombre del enfermo, no habló de milagro sino de un “signo del poder de Dios” que va más allá del entendimiento humano.

Otros supuestos milagros se le han atribuido a Juan Pablo II, al que los fieles aclamaron como “santo” en el funeral celebrado el viernes en la plaza de San Pedro del Vaticano.

En México, un joven asegura que en 1990, recibió la bendición papal y paulatinamente se curó de leucemia. Además, una religiosa colombiana, la hermana Ofelia Trespalacios, aseguró que la bendición del papa Juan Pablo II, hace 20 años en Roma, la curó de una enfermedad en el oído que los médicos diagnosticaron como “incurable”.

Según La Stampa, el Vaticano ha abierto un informe para recibir casos de curaciones ocurridas gracias a Juan Pablo II. En el pasado los santos se proclamaban por aclamación del pueblo. Desde el siglo XVI, la canonización pasa por la Congregación de la Causa de los Santos, que estudia detalladamente los casos y los somete a severas pruebas científicas.

Un milagro comprobado es necesario para ser beato y otro para acceder a los altares como santo. No obstante, el Vaticano recordó el sábado que la apertura del proceso de beatificación de Juan Pablo II era competencia exclusiva del nuevo Papa. (Clarín).



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE