Alto grado de contaminación del agua y degradación de la cuenca del Piray Miní

Los investigadores de la FC F proponen un Plan de Ordenación para la protección del arroyo del cual se abastece al municipio de Eldorado. Una evaluación de impacto ambiental detectó en los últimos 5 años que la situación fue empeorando.

Investigadores de la Facultad de Ciencias Forestales (UNAM)
iniciaron en el año 2003 un estudio para la Ordenación de la Cuenca del Arroyo Piray Miní para la mejora de la calidad del agua del municipio de Eldorado.

En un informe preliminar del proyecto, los profesionales advierten que “en ciertos tramos, la cuenca presenta grados de diversa escala de torrencialidad, expresado por la turbidez del agua y la presencia de erosión de márgenes; esto básicamente por los procesos resultantes del sistema de tala rasa empleado, con los consecuentes daños producidos al ambiente natural”.

Por medio del Sistema de Información Geográfica (SIG), se tomaron cartografías que muestran que el paisaje de la alta cuenca esta caracterizado por suelos con fuertes pendientes, con eliminación del bosque nativo para utilizar el suelo con plantaciones de Tabaco.

También disponen de material fotográfico donde se refleja, por ejemplo, la eliminación del bosque protector del Arroyo Mondorí a 100 metros aguas arriba de su desembocadura en el arroyo Piray Miní, mediante la tala y quema de la biomasa forestal. O se muestra la erosión hídrica en surcos del suelo y el desmoronamiento del cauce del arroyo Mondorí, causado por la eliminación del bosque protector.

La cuenca del arroyo Piray Miní es una unidad hidrológica fundamental para el normal abastecimiento de agua potable de Eldorado, municipio que actualmente cuenta con 70.000 habitantes. “Estimamos que en 40 años se triplicará la población. Todo este panorama no hace más que fundamentar al proyecto, donde el objetivo principal se dirige con programa de acciones diversas del desarrollo territorial hídrico como producir mejoras en cuanto a la calidad y cantidad del recurso hídrico”, explicó el ingeniero forestal, Juan Antonio Martinez Duarte, quien es co-director del Proyecto y docente de la cátedra de Ordenación de Cuencas Hidrográficas en la FCF.

Además, el especialista fundamenta que por su posición estratégica y el alto grado de cobertura forestal dominante del sector de las nacientes como de las laderas abruptas en su porción media, la convierten como un área de características torrenciales, pero con desarrollo incipiente por el techo del bosque nativo existente. Son, en una palabra, cursos torrenciales “dormidos” por el mismo rol que cumple el bosque en el ciclo hidrológico.

“Lo alarmante es que esta situación se ha visto empeorada en estos últimos 5 años, en especial en la cuenca superior, donde se evidencia un proceso de conversión continuo, con paisajes nuevos en la actualidad y con otras culturas donde antes era territorio ocupado por el bosque natural. Esta mecánica de uso y explotación de los recursos naturales está produciendo evidentes cambios en el comportamiento de los factores principales del ciclo del agua, con desequilibrios aún no evaluados cuantitativamente, pero que aseguran modificaciones diversas en el medio que se irán desarrollando a corto y mediano plazo, que no serían de tanta gravedad si se implementaran los planes de acción enunciadas para dicho sector de la cuenca”, advierte Martínez Duarte.

Relevamiento

La cuenca del arroyo Piray Miní, cuenta con una superficie de 147.925 hectáreas. Está ubicada en el ambiente subtropical del NE de Misiones, donde la selva Paranaense se destaca por su alto grado de cobertura.

En la cuenca media y superior, domina el sector de serranías, con fuertes pendientes, suelos superficiales y bosques nativos en diferentes estados de aprovechamiento y degradación. El cultivo predominante en la alta cuenca es el Tabaco, en constante crecimiento, acompañado de cultivos anuales de consumo familiar.

En la cuenca inferior, además de la agricultura, la forestación y la ganadería, encontramos áreas urbanas y suburbanas en los Municipios de Santiago de Liniers, 9 de Julio, Eldorado, Colonia Victoria y Delicia, donde tienen lugar variadas actividades y acciones sobre la cuenca, como ser: una densa red caminera que incluye la ruta nacional 12 y ruta provincial 17 asfaltadas, caminos vecinales terrados, desagües cloacales, tomas de aguas, balnearios, deposición de residuos sólidos, canteras, actividades industriales, etcétera.

“Al Arroyo Piray Miní se lo puede considerar como un curso hídrico en primera fase torrencial, donde las conversiones que se viene realizando preferentemente en su alta y media cuenca, produce cambios diversos en el desplazamiento del agua en cuanto a su ciclo hidrológico, que se complementa con un cause en pendiente y con obstáculos naturales que favorecen la aparición de avenidas extraordinarias en épocas de precipitaciones de alta intensidad que se produce en la alta cuenca, como ocurrió en diciembre del año 2003 que cayeron 462,5 milímetros en Bernardo de Irigoyen. Sin equivocarnos, la cuenca del Arroyo Piray Miní, se ha despertado de su estado hidrológico natural y se ha convertido en un torrente en formación”, sostuvo Martinez Duarte.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE