Abastecerán con mil litros de leche de soja diarios a comedores y escuelas

La planta fabril montada por la Facultad de Ingeniería de Oberá, estará lista dentro de 25 días. Además, de la soja que proveen los socios colonos se elaborará derivados como hamburguesas y milanesas. También se distribuirán en los comedores comunitarios. La cooperativa invertirá en el proyecto cerca de 180 mil pesos.

Montaje. La fábrica que elaborará leche y otros derivados de la soja estará lista dentro de 25 días.

Montaje. La fábrica que elaborará leche y otros derivados de la soja estará lista dentro de 25 días.

Aristóbulo del Valle. En conjunto con la Facultad de Ingeniería de Oberá, dependiente de la Universidad Nacional de Misiones (UNAM), la Cooperativa de Electricidad Cainguás, de Aristóbulo de Valle, producirá mil litros de leche de soja diarios para abastecer a los comedores comunitarios y establecimientos escolares de escasos recursos.

El objetivo del plan, que forma parte de un proyecto agrícola integral puesta en marcha por la cooperativa, es reforzar la alimentación de los niños con una producción local que apunta incluso a su autobastecimiento, cuando los productores cosechen la soja de sus plantaciones.


La fábrica está ubicada a pasos de la sede de la institución y está construida de tal manera que no solamente produzca leche sino también productos derivados de la soja como hamburguesas, milanesas y pizzas. A partir de la venta de esos productos, los responsables de este emprendimiento solventarán en parte los gastos que demanden los mil litros de leche que se obtendrán por día. La instalación fabril estará en condiciones de funcionar dentro de 25 días y a partir de allí se iniciará el ciclo productivo.

Todo el trabajo se realiza desde el Departamento de Diversificación Agrícola que funciona en la cooperativa. La inversión inicial es de 180 mil pesos, costeados con recursos provenientes de un subsidio otorgado por el Gobierno provincial a la entidad de 140 mil pesos y el resto con fondos propios.

Para que este emprendimiento productivo se haga realidad, los directivos de la Cooperativa de Cainguás firmaron un acuerdo con la Facultad de Ingeniería, con sede en Oberá, que hacer su aporte con tecnología y el montaje de las maquinarias. Paralelamente rubricaron otro acuerdo con el Ministerio de Cultura y Educación, para “rescatar partes de una planta de leche de soja que estaba abandonada. Nosotros las reacondicionamos y después logramos que el Gobierno provincial colabore con algo de dinero para construir el edificio”, explicó el gerente de la cooperativa eléctrica, José Alberto Garay.

El plan alimenticio se puso en práctica con el inicio de plantaciones de soja en la zona, para “no tener que salir a comprar la materia prima a otro lado; aunque tuvimos mala suerte a causa de esta sequía monstruosa que nos hizo perder parte de la producción. De todas maneras, la idea es reciclar todo en el municipio o en la zona para que esa plata no se vaya a otro lado”, puntualizó Garay.

De la iniciativa participan poco más de 50 colonos sojeros que son socios de la institución eléctrica. Ésta acopiará toda la producción generada en las 120 hectáreas de plantaciones de los poco más de 50 colonos y en su planta hará el proceso de elaboración láctea.

Pasado esta etapa, el alimento llegará a las escuelas en sachet y en varios sabores. “Serán en envases de un cuarto de litro cada uno aproximadamente. La idea es que cada comensal acceda directamente a lo que le corresponde y que la disfrute, por eso se procesará la leche en varios sabores”, sostuvo el gerente de la institución.

Más allá del lado alimenticio del proyecto, la cooperativa se propone transformar a la zona en un núcleo productivo y generar un circulo de económico. Entienden que hay una necesidad de lograr que la mayor cantidad de dinero circule dentro del mismo municipio. Si esta meta se logra, Aristóbulo del Valle tendrá importantes posibilidades de crecimiento, pues actualmente el 70 por ciento del dinero que se genera en la localidad tiene como destino el exterior.

Incluso, la realidad habla que son pocos los productos que se producen y consumen en Aristóbulo, puesto que la mayoría llega de otros puntos de la provincia y del país.

Ya en el plano más integral del proyecto, Garay aspira a “tener un frigorífico para matar nuestros animales y venderlos en nuestro mercado; tener el procesamiento de la soja, ponerla en el mercado y venderla, así sería realmente una economía regional, ya que de otra manera se vive solamente de la coparticipación, que nunca alcanza”.

La Cooperativa Eléctrica de Cainguás tiene cerca de 5000 socios, su sede central está ubicada en Aristóbulo del Valle. Además de la energía eléctrica, brinda los servicios de agua potable, servicio fúnebre y canal abierto de televisión en forma gratuita para sus socios.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE