Buscarán acuerdo para frenar nuevos aumentos en la yerba mate

La Secretaría de Agricultura de la Nación buscará esta semana cerrar un acuerdo marco con los distintos actores del sector yerbatero, tal como lo hiciera con productores de pollo, carne y lácteos. En la difícil carrera por frenar un rebrote inflacionario, que amenaza superar los dos dígitos este año, el Gobierno nacional se dispondría esta semana a cerrar un acuerdo con los distintos actores de la cadena de producción de yerba mate para evitar una suba en ese producto, como reconoció en los últimos días el propio organismo que regula su precio.

En tanto que estaba prevista para hoy la última reunión del directorio del INYM para acordar el precio de la hoja verde para los próximos seis meses. Pero desde el mismo organismo se da por descontado que no se llegará a acuerdo alguno, dadas las importantes diferencias entre las pretensiones de los productores y lo que están dispuestos a pagar los industriales.

En consecuencia, la Secretaría de Agricultura, encargada de laudar en caso de no haber consenso en el INYM, buscaría esta semana, tal como lo hizo con los sectores productores de carne, pollos y lácteos, un acuerdo marco con los representantes de los distintos segmentos de la cadena productora de la yerba mate para acordar un congelamiento en el precio del producto por un período determinado.

Sin embargo, el gerente de la Federación de Molineros de Yerba, Julio Blanco, señaló ayer que “las condiciones no son demasiado fluidas para llegar a un acuerdo”. Además, remarcó que su sector todavía no recibió ninguna comunicación de Agricultura sobre una reunión para llegar a un acuerdo por el precio.

Recorte a los comerciantes
El Gobierno provincial continúa firme en su respaldo a los reclamos de los productores y tampoco la Nación desconoce la necesidad de mejorar la retribución al primer eslabón de la cadena productiva de la yerba. De modo que la estrategia para frenar los aumentos de los precios pasaría por un recorte sustancial en los márgenes de ganacia de la cadena comercial tanto mayorista como minorista.

Esta postura ya fue planteada por la subsecretaria de Defensa de la Competencia, Patricia Vaca Narvaja, quien aún en plena campaña contra los aumentos, reconoció que no se deberían afectar los intereses de los productores yerbateros, pero consideró que en la cadena de comercialización “hay un buen margen que se puede recortar”.

Desde esa subsecretaría aseguraron además que continuarán esta semana las reuniones con distintos sectores de la industria y la comercialización para controlar los costos en la cadena de distribución de los productos de consumo masivo y adelantaron además que se prestará especial atención al tema de la yerba. Por su parte la secretaría de Agricultura de la Nación elaboraría una “canasta social” , un conjunto de alimentos básicos de más bajo precio para aliviar la situación.

5,20 el paquete
Los cálculos previos indican que una nueva suba en la cotización de la materia prima repercutirá directamente en las góndolas. Con las hoja verde a 31 centavos y la canchada a 1,18 pesos, el precio promedio es de 4,1 pesos por kilo. Si, como pretenden los productores y el Gobierno, la verde sube a 40 centavos y la canchada llega a 1,62 pesos la infusión llegaría cómodamente a un precio final que se ubicaría entre los 5,20 a 5,40 pesos.
“Si se llega a la pretensión de los colonos , los molineros estaríamos comprando la canchada, a unos 1,70 pesos, y saldría del molino en alrededor de 4 pesos”, confirmó además el titular de la Cámara de Molineros, Roberto Montechiesi.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE