comScore

El INYM se quedó sin Gerente y sin los asesores letrados

La partida del Gerente habría sido » de común acuerdo» mientras que los abogados presentaron la renuncia. El Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) volvió a sufrir ayer una serie de sacudones internos que derivaron en la partida del responsable de la Gerencia, Héctor Manzo, y del cuerpo de asesores letrados pertenecientes al estudio del abogado local Mario Dei Castelli.
Aunque desde el organismo yerbatero no hubo una comunicación oficial, trascendió de parte de algunos integrantes del Directorio que la salida de Manzo fue diferente a la de los asesores legales.
Si bien las fuentes indicaron que el alejamiento del Gerente fue «de común acuerdo», dejaron traslucir que en el fondo estuvo directamente relacionada a la disconformidad que manifestaron alguno Directores respecto al desempeño de sus funciones.
Por el momento, las tareas que realizaba Manzo son desarrolladas por los doce miembros del Directorio, quienes en días más efectuarán el llamado a concurso para cubrir ese cargo y también para la contratación de nuevos asesores legales.

Amague de renuncia


Estas partidas y renuncias no son novedad en el Instituto Yerbatero. A fines de octubre del año pasado el Síndico, Emilio Jouliá presentó su renuncia luego que tomara público un informe interno respecto a la actuación del presidente del organismo en el tema de la reducción del porcentaje de palos.
El letrado consideró que la Sindicatura es un organismo autónomo e independiente, tanto del Directorio como de los demás departamentos del INYM y que la divulgación de un informe interno dificultan su accionar en el organismo yerbatero.
Luego quedó en evidencia que, en realidad, el malestar del abogado no habría sido tan profundo, ya que tomó la previsión de aclarar que su dimisión no era indeclinable.
Una semana después el Instituto trató el tema y sus Directores rechazaron la renuncia de forma unánime.

Contexto

La partida del Gerente y de los asesores letrados se produce en medio de una concertación de precios para la materia prima que, de arranque, puso de manifiesto la falta de unanimidad en el Directorio.
Por decisión del propio INYM o por medio de un laudo de la Nación, antes del 1° de abril deben estar resueltos los nuevos precios de la hoja verde (actualmente en 31 centavos por kilo) y de la hoja canchada (1,18 pesos por kilo).
El punto en cuestión es que el lunes pasado por mayoría el instituto resolvió pedir una audiencia con el Secretario de Agricultura, Miguel Campos, para presentarle una propuesta de llevar la verde a 40 centavos y la cachada a 1,68 pesos.
De acuerdo a los cálculos previos, si se aprueban estos valores el kilo de yerba en góndola costaría entre 5,10 a 5,40 pesos; es decir un incremento cercano al 30%, ya que el promedio actual se ubica en 4,10 pesos.
Lo que pretende el INYM es que, tanto la SAGPyA como la Subsecretaría de la Competencia y de Defensa del Consumidor no plantee objeciones si el aumento se concreta.

Advertencia
Sin embargo, el Gobierno Nacional ratificó que mantiene su intención de contener la inflación que genera la remarcación. Ayer la propia subsecretaria Patricia Vaca Narvaja lanzó una nueva advertencia, en el marco del acuerdo con los frigoríficos por bajar el precio de cinco cortes vacunos.
«Estamos tratando de estabilizar el precio de la yerba. Y en el tema de las frutas y las hortalizas, tiene que ver mucho el tiempo», detalló la funcionaria en declaraciones el diario La Nación.

-