comScore

La sequía continúa alimentando las llamas en toda la provincia

Mientras la Provincia suma esfuerzos y recursos en la lucha contra los incendios, las extremas condiciones climáticas siguen favoreciendo la expansión de las llamas. Hasta la última hora de ayer ya se habían quemado unas 1.000 hectáreas en Campo Grande, otras 1.000 en Mártires, 500 en Panambí, 500 en El Soberbio y 100 en San Antonio, según consignó un informe difundido por la Policía de la Provincia.

En Campo Grande continuaba ayer el incendio forestal afectando aproximadamente 1.000 hectáreas de monte nativo, plantaciones de Pino, Yerba y Malezas. En la zona trabajan los bomberos voluntarios de Campo Grande, Empleados municipales, efectivos de la Policía provincial, del Ejército Argentino, sumándose a la lucha contra el fuego en horas de la noche, el avión Hidrante de Dirección Provincial de Manejo del fuego.
En tanto que en Mártires continuaba el incendio forestal que ya había afectado aproximadamente a unas 1.000 hectáreas de monte nativo, plantaciones de Pino, Yerba mate y malezas, según consignaron fuentes policiales.

En Panambí se registró otro foco importante que arrasó unas 500 hectáreas en las zonas del Arroyo Ramón, Parajes Zacarías y Sargento Cabral, afectando plantaciones de Pino, Yerba Mate y montes nativos. El intendente de esa localidad, Joaquín Olivera, señaló que «el fuego arrasó todo a su paso y quemó plantaciones de tabaco, yerba, las casas y las chacras. El pueblo carece de agua potable y muchos vecinos perdieron hasta lo que producen para autoconsumo».

En El Soberbio también se registraron incendios, debido a la intensa sequía que azota a la provincia. Comenzaron el domingo en distintos parajes como Lapacho, 17 de Agosto y Lechuza, 17 de Agosto, Monteagudo y de no caer lluvias, se estima que hoy llegue a los parajes, El Grapia y Fray Luis Beltrán distante a unos 15 kilómetros del casco urbano. Según estimaciones de efectivos de la Policia Provincial el fuego ya afectó cerca de 500 ha. entre malezas, monte nativo y plantaciones de maíz.

El jefe comunal Alberto Krivzuk expresó que «las máquinas van a realizar cordones de tierra para evitar el avance de las llamas, los camiones municipales llevan agua hasta donde pueden, debido a que hay zonas de difícil acceso, zonas de picadas» expresó.

En tanto que en San Antonio se quemaron más de 100 hectáreas, en paraje barbacuá se quemaron varias hectáreas de pino y se terminó completamente el agua.

Valentín Fonseca, intendente de la localidad, indicó que el cuadro es muy delicado ya que el fuego avanzaba ayer en varios focos y resultaba imposible la acción del avión hidrante por falta de una pista.

A la espera del Agua

-