comScore

Fuerte reclamo por las retenciones a las exportaciones

En esta edición de Feriagro el malestar agropecuario por la persistencia de las retenciones fue una constante. Todo el mundo se quejó, desde los productores hasta los proveedores de maquinaria, semillas y otros insumos, aunque éstos últimos hicieron notar menos su descontento.

«El sector agrícola ganadero no va a tardar en reaccionar con manifestaciones, le vamos a hacer oír de otra forma nuestro descontento a los funcionarios que hasta ahora hicieron oídos sordos al pedido de eliminación de las retenciones a las exportaciones», refirió Mario Llambias, presidente de la Cámara de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap).

El enojo mostrado por el dirigente del principal núcleo productivo del país tiene su sustento en números. Anualmente, quedan en las arcas del Estado Nacional algo más de 700 millones de dólares por el gravamen aplicado a todo producto del campo argentino que tenga destino el mercado exterior.

Pero si bien Llambias representa a sólo dos provincias, es conciente que el malestar se extiende a lo largo y ancho del país. «El interior es el mas perjudicado y está convulsionado. Hay un clima de descontento general, las retenciones son como una olla hirviendo que en cualquier momento va a explotar. El pequeño productor de las provincias es el que trabaja de sol a sol para que casi la mitad de su ganancia se quede en las cajas de Estado.

Eso no es justo porque cuando el productor tiene serios problemas (sequía, inundaciones, aftosa) no recibe ayuda de nadie, debe arreglarse solo», arremetió el dirigente bonaerense.

«Esos 700 millones de dólares que se quedan en los puertos son equivalentes a 3,5 millones de sueldos o a 1400 millones de litros de gasoil, parece que estamos volviendo al sistema feudal, donde el colono es dueño de la tierra pero no de las rentas».

Llambias adelantó que el 9 de este mes y el 7 de abril mantendrán reuniones con los productores de la región pampeana en Coronel Pringles y en Santa Rosa, respectivamente, donde definirán los alcances del proyecto de ley que el sector enviará a la Legislatura nacional proponiendo la eliminación de las retenciones. «Si no hay respuestas no descartamos movilizarnos con maquinarias y camiones hacia capital federal sumando a gente del interior», amenazó.

Esto no es el lamento del agro solo queremos proponer una política fiscal que nos permita trabajar mejor», dijo.

El «derecho a las exportaciones» también fue analizado por Gustavo Grobocopatel, del grupo Los Grobos, la principal firma del país en aplicar tecnología de punta al campo.

«En algún momento alguien va a entender que hay que sacar las retenciones. No se si este Gobierno, pero tal vez el próximo, aunque sería bueno que fuera éste. Las retenciones forman parte de un sistema que no permite desarrollar a la Argentina. Carlos Casares (donde tiene asentada su empresa) tiene 20 mil habitantes de retenciones todos los años el Gobierno se leva unos 10 millones de dólares. Si podemos lograr que esos 10 millones se queden en el pueblo los próximos 10 años, Casares va a tener 40 mil habitantes y muchas mejoras en todos los ámbitos», dijo.

Agregó que hay que convencer a las autoridades «que hacer asistencialismo es dejar la plata acá, para que la gente se venga a trabajar al interior y no dar la plata en el conurbano, para que la gente se quede de por vida postrada allí».

Los ingresos que la Nación recibe por la aplicación del «derecho a las exportaciones», casi 700 millones de dólares, significan el 8% del ingreso total en materia impositiva por año. El Plan Jefe y Jefas de Hogares Desocupados implica para las arcar oficiales un desembolso anual de 3500 millones de pesos o sea 290 millones mensuales promedio. Por lo tantotas retenciones a 1,6 veces el costo del plan. De allí, la crítica del líder de Los Grobos al dinero destinado por la Nación al asistencialismo.

Que pide el campo

Eliminación de los derechos de exportación.
Reducción del sesgo antiexportador de los aranceles de importación.
Eliminación del impuesto a los créditos y débitos bancarios y a la ganancia mínima presunta.
Reducción del nivel y dispersión de las alícuotas del IVA.
Supresión del impuesto a los ingresos brutos, procurando la obtención del recurso fiscal, a través de mecanismos menos distorsivos.
Evaluación caso por caso de los impuestos internos vigentes.
Impulso a la creación de una Asociación de defensa de los contribuyentes.
Mientras crece el estado de malestar en el agro por la baja rentabilidad, con algunos focos de tormenta que comienzan a eclosionar, la conducción oficial sigue dando muestras de que «las retenciones no se tocan», según el secretario de Agricultura de la Nación, Miguel Campos

Respuesta oficial
A todo esto, el vicepresidente de la Nación, Daniel Scioli, quien estuvo en la tarde del viernes en la Feriagro 2005, recorriendo las cosechas no tuvo otra alternativa que responder a la insistencia de los productores sobre las retenciones. «Siempre se plantea la queja por la estructura impositiva. El campo está haciendo un gran aporte, extraordinario, y desde el Gobierno nacional se valora ese gran esfuerzo, que ha sido fundamental para salir del default político y económico», respondió Scioli en rueda de prensa. .

El Vicepresidente, quien estuvo acompañado por los senadores Antonio Cafiero, Rodolfo Terragno y Alicia Mastandrea, como también por representantes de productores, entre ellos Gustavo Grobbocopatel, agregó que «en la medida que se vaya normalizando el país vamos a tener que abrir espacios de discusión. De hecho, esta semana va a haber reuniones importantes entre las organizaciones del campo y las autoridades del Ministerio de Economía, de manera de poder seguir desarrollando un sector que es estratégico, generador de empleo y valor agregado, es calidad», puntualizó.

-