comScore

Gestionan los aviones hidrantes de Misiones porque no pueden apagar el incendio de bosques en Itapúa

Sin la ayuda de aviones hidrantes va a ser difícil terminar con el incendio que afecta ya a más de 1.000 hectáreas de bosques y campos en la zona de reserva forestal de la cordillera del San Rafael, confirmó ayer el bombero voluntario Bart Bosmans, subjefe de operaciones en la zona del siniestro. El gobernador de Itapúa, Luis Viedma, está gestionando la venida de dos aviones de la provincia de Misiones, pero hasta ayer no había nada confirmado. En estas condiciones, solamente el milagro de una lluvia puede salvar lo que queda del bosque.

Bomberos pelean palmo a palmo contra el fuego. Unas 150 personas están trabajando para sofocar el incendio.

Bomberos pelean palmo a palmo contra el fuego. Unas 150 personas están trabajando para sofocar el incendio.

De acuerdo al informe proporcionado por los bomberos que se encuentran en el teatro de operaciones, existen 35 grandes focos de incendio, pero solamente cinco de estos puntos críticos están siendo controlados. Los combatientes no pueden llegar hasta los otros 30 puntos debido a las dificultades para desplazar los pesados camiones hidrantes en el escabroso terreno.

Las condiciones climáticas, el excesivo calor y sequía, sumado a las dificultades para llegar hasta los focos son las principales dificultades que enfrentan los bomberos y esto hace incierto el panorama en cuanto a predecir si podrán controlar el incendio y en cuánto tiempo.


Unos 150 hombres, entre bomberos voluntarios, policías, militares y técnicos de la Secretaría del Ambiente, están trabajando en la zona desde el miércoles. Con todo, la superficie afectada tiende a crecer, pues de las 600 hectáreas que inicialmente se dijo estaban afectadas, las últimas observaciones aéreas realizadas por los especialistas dan cuenta de que la superficie total abarca un área de al menos 1.200 hectáreas.

Los datos fueron proporcionados durante una conferencia de prensa realizada la tarde de ayer en la Gobernación de Itapúa, a la que asistieron el ministro del ambiente, Alfredo Molinas, los comandantes de bomberos Bart Bosmans, capitán José Pérez, un representante de la ONG Guyra Paraguay, Oscar Ferreiro y el anfitrión Luis Viedma.


DARDOS HACIA ONGS Y SFN
Solo a algunos lugares pueden llegar los bomberos. Existen otros 30 focos de incendio que solo se pueden combatir desde aviones.

Campesinos que ocupan una importante fracción del área siniestrada cuestionaron la ineficiencia de las organizaciones ambientalistas que operan en la zona de reserva, quienes pese a que los focos de incendio se detectaron hace dos semanas recién reaccionaron entre el martes y el miércoles último.

En este sentido, se supo en la reunión que la ONG Guyra Paraguay dispone de entre 100.000 y 200.000 dólares por año, provenientes de donaciones del exterior, para desarrollar tareas de vigilancia, elaboración de planes de manejo, entre otras actividades tendientes a consolidar el área de reserva. (
ENCARNACION (de nuestra redacción regional). ABC-Color-Paraguay)

-