Monseñor Martínez celebra su Boda de Plata sacerdotal

El Obispo de la Diócesis de Posadas celebró una Misa de Acción de Gracias por cumplir el próximo miércoles 25 años de sacerdote. El Obispo de la Diócesis de Posadas, Monseñor Juan Rubén Martínez, ofició una Misa de acción de Gracias, anoche en la Catedral, con motivo de cumplir el próximo miércoles 25 años de sacerdocio. De la celebración participaron numerosos feligreses y en el cuarto domingo de Adviento se pidió para que los cristianos “coloquen a Jesús en el centro de sus corazones”. En la Misa de acción de gracias por el 25 aniversario de la ordenación sacerdotal de Moseñor Juan Rubén Martínez recordó sus inicios en la Diócesis de San Isidro, su paso por el rectorado del seminario de Resitencia y sus inicios en la vocación.Agradecer a Dios Monseñor Juan Rubén Martínez fue ordenado un año antes de recibirse de seminarista, debido a una necesidad inminente. Desde allí pasó cinco años acompañando a los seminaristas, atendiendo a las capillas y organizando Catequesis. Luego, Monseñor Casareto le pidió que venga hacia el norte donde necesitaban abrir un nuevo seminario y desde entonces se desempeñó por nueve años como rector del seminario de Resistencia, donde comenzó a empaparse también de la vida de la Diócesis de Posadas. Después estuvo siete años al frente de la Diócesis de Reconquista, en Chaco y hace cuatro que preside la Diócesis de Posadas.En una Vigilia Pascual En la Misa de Acción de Gracias, donde agradeció a Dios por su vocación, contó que fue en un Viernes Santo que decidió “decirle que sí a Jesús”. “A pesar de haber tenido una vida muy intensa le agradezco al Santo Padre por mi vocación, porque Él ha sido muy misericordioso conmigo”, dijo en la Homilía. Agregó también que al momento de su ordenación, en el que se estila pedir un don, elegió pedirle a Dios el don de la alegría, “pero no la alegría de la risa, sino ésa que te alienta a seguir adelante y que te da ánimo para seguir caminando porque las cruces siempre están, y lo importante es agradecer a Dios el seguir caminando”. Con un profundo amor a Dios, el obispo se mostró feliz de poder compartir con la comunidad sus 25 años de servicio a la Iglesia, a los hermanos y a Jesús. Rezó para que en esta Nochebuena y en la Navidad los cristianos coloquen a Jesús en el centro de su corazón para que su llegada reconforte la vida de los creyentes.Dios con nosotros En las lecturas, se hizo mención al Ángel del Señor que anuncia la llegada de Emanuel, que significa Dios con nosotros. Se pidió por el Obispo, que supo aceptar su llamado a ser puente entre Dios y los hombres, para despertar la conciencia de los cristianos que tienen una verdad para proclamar, para impregnar de la fe católica abandonando los silencios y los complejos.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE