«La transversalidad está llena de incomodidades»

Víctor Heredia pasó ayer por Posadas. Para el músico popular el gobierno K. va por buen camino en un época de rescate de la memoria histórica.

Víctor Heredia en Posadas: “Soy un pensador, no un transversal”.

Víctor Heredia en Posadas: “Soy un pensador, no un transversal”.

La primera vez que estuvo en Misiones fue hace muchísimo tiempo, cuando la ruta 12 era de tierra y se cortaba con el primer temporal. Desde entonces, dice Víctor Heredia, el primer pensamiento que le viene a la cabeza cuando le noimbran a Misiones es la solidaridad. En aquella primera aventura por tierra misionera estuvo dos días varado en una estación de servicio entre Montecarlo y Eldorado, adonde iba, y «las atenciones de la gente fueron extrardinarias».
Cantor popular que enfrentó a la dictadura con letras de denuncia que le valieron la persecusión del régimen, Víctor Heredia, se define ante todo como «un pensador». Dice acompañar al gobierno de Néstor Kirchner por el proyecto y no por alguna afinidad con el presidente. Es el mismo respaldo que le dio en su momento a Raúl Alfonsín, sostiene.
Su sueño, afirma, sigue siendo el mismo, la «unidad del continente a la que le hemos cantado toda la vida, desde aquella «Canción con Todos», de Armando Tejada Gómez».

¿Cuál es hoy el Informe de la Situación?

Se podrían decir muchas cosas. Te diría esta suerte de avance en lo social que pareciera estar dándose en la Argentina. El gobierno ha dado muestras de cuál es su inclinación en favor de la justicia, los derechos humanos. Creo que esto es fundamental para definir al gobierno de Néstor Kirchner. Lo que falta ahora es el apoyo de los empresarios.

¿Te sentís en libertad de cantar lo que queres?

Si, totalmente, aún con la censura (se rie). Se me censuró tanto, se me persiguió tanto en la dictadura y si no me pudieron hacer callar, mucho menos en democracia. Creí que era necesario establecer un vínculo otra vez desde la canción con la realidad, y lo hice toda la vida. No tengo nada que decir de esta democracia en la que vivo, sino todo lo contrario.
¿Te llevas mejor con la transversalidad que con la convertibilidad?
Si, indudablemente (risas). .

¿Le cambiarías algo a la letra de «Sobreviviendo» hoy?

Es una canción que está escrita para la paz. Y supongamos que quiera cambiarle la letra, ¿modificaría en algo a los corruptos? (se ríe). A las letras hay que entenderlas desde el contexto en el que fueron escritas. «Informe (de la Situación») fue escrita en 1978, Empecé a cantarla frente a un público azorado porque no podían creer que hubiera un loco que estuviera cantando eso. Esa canción fue escrita para ese contexto, y sin embargo la realidad pareció encargarse de confirmar lo que decía la letra (risas). Y en la época de Menem, de profundas crisis en la Argentina, cuando asolaba la corrupción, la gente aplaudía a rabiar la frase del autoritarismo dirigiendo el gobierno de ese momento. Me parece bárbaro que las canciones se puedan tergiversar de esa manera. La gente las tergiversa en beneficio de la canción, porque las une a la realidad.

¿En qué época de la memoria estamos?

Creo que en la del rescate. Hay chicos desde los 13 a los 18 años que no han recibido la información adecuada sobre el derrotero de esta democracia, y sus verdaderos artistas. Uno aplaude con sinceridad a un nuevo buen artista que represente a las nuevas generaciones en un contexto de lo que significa la lucha, la participación, la defensa de lo que se tiene. Pero durante muchos años se ignoró a los artistas populares, y se impuso un nuevo modelo cultural. Estamos en la época del rescate, de los que verdaderamente lucharon y padecieron la dictadura y otro tipo de persecución posterior.

-Da la sensación de que los asesinos se van a morir de viejos, finalmente…

Bueno, si uno mira lo que pasa en Chile con Pinochet te diría que sí. De cualquier manera, en 1983, hubo una junta militar que fue juzgada y condenada, y que después paulatinamente la política fue modificando esto de acuerdo a los intereses de cada gobierno. La política se llevó por delante la ley.

-¿Tanta cercanía al gobierno de Kirchner no comprometen las referencias que tiene la gente de vos?

No es tanto al proyecto de Kirchner, una vez alguien dijo que yo era alfonsinista. Yo soy un hombre de izquierda, fui perseguido por ser marxista. Mi cercanía es a los buenos proyectos, yo no le pongo apellido. Tengo una amistad con Alfonsín y creo que los dos gobiernos anteriores al de Kirchner no beneficiaban al país ni a la democracia. Pero sí aquel que comenzó la democracia, y éste que pretende continuarla.

-¿Sos transversal?

Yo sigo siendo un pensador. La transversalidad no como muchos piensan. Creo que hay escalones, segmentos, pasadizos. La realidad es muy intrincada. La transversalidad está llena de incomodidades y hay que superarlas.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE