Empresarios y economistas pronostican aumentos de precios para el año próximo

Los especialistas en el tema indican que los precios minoristas en todo el país están contenidos por los bajos niveles de demanda y advierten que de la mano de los aumentos salariales se pueden registrar subas en los precios. Luego de más de dos años en los que la inflación no alcanzó índices significativos, varios economistas y empresarios pronostican que el 2005 será el año en que los precios finalmente acusarán los mayores costos generados a partir de la devaluación.Son muchos y distintos los factores que analizan cada uno de los técnicos en economía que estudian el tema, pero la mayoría arriba conclusiones similares que indican mayores subas en los precios para el año próximo.Una de las cuestiones que primero se mencionan es el aumento de sueldos, economistas de la Fundación Capital y del IERAL razonan que una mayor cantidad de circulante en el mercado elevaría la demanda y, consiguientemente, los precios.En coincidencia con esta apreciación, empresarios minoristas misioneros de distintas actividades aseguraron que vienen “aguantando” aumentos en sus insumos y en los precios mayoristas, situación que habría reducido progresivamente sus márgenes de ganancia y reconocieron que si hasta ahora no aumentaron sus precios es porque los niveles de demanda -aún bajos- no se los han permitido y advierten que cualquier nuevo aumento será indefectiblemente trasladado a los precios finales.Los dichos de los minoristas están respaldados por los datos del INDEC que señalan aumentos de 8,2% en los precios mayoristas y sólamente de 5,2% en los precios finales.Entonces, y ante este escenario de precios contenidos, los empresarios reconocen que ante un escenario de mayor demanda, los precios podrían dispararse. Además los propietarios de empresas misioneras advierten que los aumentos salariales no solamente tendrán el efecto de elevar la demanda sino que también implicará un aumento en los costos, ya que la mayoría de ellos debe pagar sueldos, situación que impulsaría aun más la tendencia alcista de los precios.En este punto, se podría pensar que la suba de la demanda no necesariamente debería implicar precios más altos y argumentar que los comerciantes podrían optar por aprovechar esta circunstancia para vender mayor cantidad y ganar más dinero sin aumentar los precios.Economistas como Luis Vasconcelos, investigador jefe de la Regional Buenos Aires del IERAL, remarcan algunos datos que conspiran contra esta idea, como la saturación de la capacidad productiva del país. En este sentido, el economista señaló que el PBI observado -impulsado en gran medida por las exportaciones- ya alcanzó el nivel del PBI potencial, es decir que la demanda está al mismo nivel que la capacidad productiva, lo que impediría producir más -y por ende vender más- de no mediar fuertes inversiones.negrita/Mayores costos/negrita Más allá de los vaivenes de la relación entre la oferta y la demanda, otra fuerte presión que deberán soportar los precios vendrán de aumentos en los costos, además del ya mencionado incremento en los costos laborales hay otros aumentos que amenazan con impactar en los precios finales. Tal es el caso del gasoil, combustible fundamental para la producción y el transporte de mercaderías, cuyo valor se incrementará en un 2,5% a partir de la implementación de un nuevo impuesto.Por su parte los transportistas misioneros ya adelantaron que ese aumento será trasladado íntegramente al precio del flete, lo que seguramente repercutirá en todos los precios.Para contrarrestar este efecto alcista, el empresariado reclama bajar la presión impositiva para morigerar cualquier brote inflacionario. Los comerciantes se quejan particularmente del efecto de impuestos distorsivos como “ganacia presunta” o el “impuesto al cheque” al tiempo que reclaman mayores incentivos para los buenos contribuyentes.negrita/Gasoil más caro/negrita Aunque al cierre de esta edición todavía no se había tratado en el recinto, los medios nacionales ya daban por aprobado el aumento a la tasa vial que se trataba ayer en la Cámara Baja de la Nación y que determinaría un incremento de 2,5% en el precio del gasoil.Las petroleras ya han anticipado que ese aumento tributario impactaría de manera inmediata en un 3% sobre el precio neto del gasoil, y en un 2,5% sobre lo que se paga en los surtidores. Con la medida, el componente impositivo del litro de gasoil aumentará de 40 al 41,5%, algo menos que lo que paga la nafta (47%).



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE