Joven irá a juicio por un raíd delicitivo en Posadas

El Juzgado de Instrucción 1 elevó a juicio las dos causas que podrían ser unificadas por el Tribunal. El detenido tiene un frondoso prontuario policial El juez de Instrucción Horacio Enrique Gallardo elevó a juicio dos causas por robo en la que se encuentra imputado un joven de 24 años que tiene un frondoso prontuario policial.Se trata de Claudio Ariel Batista, quien también se hace llamar Claudio Daniel Batista o Claudio Daniel Espíndola, quien está preso desde el pasado 10 de julio, cuando cometió los robos.El primero fue en un estudio jurídico (ver recuadro) y otro en una vivienda particular ubicada sobre la avenida Corrientes.El joven ingresó por la parte posterior, tras violentar una ventana. Una vez en el interior, se armó de un cuchillo y sorprendió al propietario, José Fernández, quien se estaba cambiando de ropa en su habitación.El hombre, que vive solo, intentó calmar a Batista, quien le exigió la entrega del dinero que tenía en la casa.Fernández fue hasta un placard donde supuestamente guardaba el dinero, pero en realidad tomó un revólver calibre 38 con el que le efectuó un disparo al ladrón.Ambos forcejearon y se trabaron en lucha dentro de la vivienda. El ladrón alcanzó a golpearlo en la cabeza con una botella de whisky.De acuerdo con la manifestación de la víctima, en un determinado momento Batista le quitó el revólver y gatilló varias veces pero el disparo no salió. Fernández recordó que el delincuente le dijo “yo te voy a matar, viejo de miércoles”.Tras salir por una ventana, Batista se dio a la fuga, pero fue detenido a las pocas cuadras por efectivos del Comando Radioeléctrico, que le secuestró el revólver, 543 dólares, 104 pesos y 219 mil guaraníes que le había alcanzado a quitar a Fernández.En un primer momento el juez Gallardo habría propuesto reconstruir el robo, pero luego desistió y a principios de diciembre remitió el expediente a los Tribunales para que sea ventilado en un juicio oral.subtitulo/En un estudio jurídico/subtituloTres días antes había salido de un calabozo. Pero a Claudio Airel Batista no le importó.El 10 de julio pasado, a las 7.00 rompió el vidrio del estudio jurídico ubicado sobre la calle San Luis 1.766, propiedad de Raúl Oscar Ramírez.Del interior sustrajo 150 pesos en efectivo, removió algunas CPU de su lugar y sobre un cantero, en la calle, dejó abandonado un radiograbador, de acuerdo con la investigación.Batista, que tiene 24 años y es oriundo del paraje Santa Inés, dejó dentro del local un buzo con manchas de sangre, ya que al romper el vidrio sufrió un corte en un brazo.El abogado radicó la correspondiente denuncia un poco más tarde, cuando fue alertado por la Policía sobre el robo que había sufrido en su céntrico local.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE