Cada vez son más los chicos en la calle y los adolescentes nocturnos en Oberá

Mientras se evalúa legislar sobre la nocturnidad, los chicos de la calle aumentan en la ciudad. Falta un trabajo conjunto y una conciencia ciudadana sobre responsabilidades y solidaridad. Algunas Iglesias ya hacen algo.

El pastor Oscar Villegas junto a su esposa Claudia Quintana comenzaron a trabajar por los chicos hace más de un mes.

El pastor Oscar Villegas junto a su esposa Claudia Quintana comenzaron a trabajar por los chicos hace más de un mes.

negrita/Oberá./negrita La encuesta efectuada recientemente por el Concejo Deliberante señala que un 57 por ciento de 253 chicos encuestados ingiere tragos largos cuando sale, y un 20 por ciento de los mismos afirma que bebe cerveza.Mucha gente se preocupa por la situación de los adolescentes y los límites que deben tener. Sin embargo, la problemática de las drogas, el alcohol y la delincuencia juvenil viene de mucho más atrás, cuando los ahora adolescentes eran chicos. Por eso, algunos Hogares y sobretodo Iglesias decidieron apuntalar el sector infantil, mayormente, a los chicos de la calle. El caso de la Iglesia Manantial de Vida es uno de ellos, el pastor Oscar Villegas junto a su esposa Claudia Quintana comenzaron hace mas de un mes un trabajo de reconocimiento y el ganarse la confianza de los pequeños que duermen y deambulan pidiendo “una monedita o “algo para comer” en las calles.No obstante, Villegas y su esposa saben que sus aseveraciones acerca de la problemática manifiesta darán que hablar. “Nosotros estamos convencidos de que no ayudamos a los chicos de la calle dándoles una moneda o algo para comer, por mas solidarios que querramos ser, los estamos perjudicando aún más”, dijo Villegas. Es que el hecho de que la calle sea rentable para ellos o sus padres hace- de acuerdo al parecer de este pastor-que los chicos sigan en las calles y no quieran salir de allí.“Incluso si le damos un sándwich o algo que a nosotros nos queda en nuestra heladera a diario le estamos haciendo un mal porque luego no quieren ir a comer la comida que se les proporciona en los comedores, que es muy buena y nutritiva”, comentó el pastor. El albergar por las noches a los chicos en la Iglesia porque muchos de ellos no quieren ir a dormir a sus casas, permite observar que los niños salen para pedir y con lo recaudado dirigen sus gastos al alcohol, a los cibers y hasta a los “porros”.“Los lunes nunca tenemos chicos ni para desayunar, ni para almorzar ni para cenar, porque el dinero que recaudaron el fin de semana aun les dura para comprarse algo que comer, que sea de su agrado, el martes vienen otra vez”, comentó Villegas.Convencido que hasta los cuida coches deben ser adultos y no chicos aseguró que “si damos de comer o monedas a los mas pequeños y así les permitirnos crecer, criaremos delincuentes futuros porque cuando se conviertan en hombres y ya no les den nada, se dedicarán a robar pasacasettes, autos o elementos mas grandes”, indicó.Por eso su proyecto es ampliar el edificio y el lugar que hoy alberga a la Iglesia que los contiene. Los demás integrantes de la congregación colaboran hasta lavando las ropas que entregan a los chicos de las calles, éstos los usan y luego los devuelven.”Tuvimos que implementar este sistema, ya que en sus casas nadie les lava las ropas y ellos tampoco, las usan hasta que las tiran, entonces les decimos que mejor las traigan aquí, le damos ropa limpia y así seguimos.” Villegas prepara un proyecto para entregar al Concejo, al ejecutivo y a quien decidiera sobre el tema, con el objetivo de aunar criterios entre las Iglesias, los Hogares que trabajan con menores y la justicia, además del municipio.“Se pretende centralizar la ayuda que el vecino quiera hacer a cualquiera de estos centros para que los chicos vayan allí, contenerlos con la municipalidad y la asistencia social y que la justicia actúe cuando sea necesario”, opinó el pastor.negrita/Casos extremos/negrita En este tiempo de trabajo, los trabajadores de la Iglesia han vivenciado situaciones límites. Un niño amarrado con un cable a la cama -por su progenitor- en su vivienda del Barrio Sapucay, para que no escape, otro chico encerrado en una jaula de madera confeccionada por un tío en el Barrio San Miguel, donde el padre lo encerraba para que no vaya a la calle, son algunos de los ejemplos vistos. “La degradación a la que llegó el ser humano por ignorancia es terrible, nos vemos shockeados muchas veces, pero hay que seguir”, dijo Villegas. Padres que increpan duramente a los integrantes de la Iglesia por “hacer algo”por sus hijos, pero sin embargo, pasan días sin enterarse que sucede con los mismos cuando duermen en plazas y portales de viviendas con frío o calor. “Como sociedad tenemos que hacer algo unidos, no podemos actuar individualmente, ayudarlos con la contención y el afecto pero no dándoles limosnas de monedas o comidas, enseñándoles a vivir”, es el objetivo trazado por esta comunidad cristiana.negrita/Nocturnidad y adolescencia/negrita En la misma encuesta efectuada por el Concejo Deliberante a 253 jóvenes de entre 15 y 19 años, se detecta que un 62% manifiesta conocer a amigos o conocidos que se drogan, mientras que solo el 15% de los mismos afirmó haber probado drogas. Los chicos no responden sobre sí mismos pero si sobre “conocidos o amigos” en un elevado porcentaje. Las 1 de la mañana es el horario preferido para ingresar al boliche por el 41% de encuestados, las 7 es la hora cierre predilecta por el 42%. El 71% de los mismos chicos encuestados dice que regresa a sus casas después del boliche y el 42% de ellos lo hace en remis, mientras que el 28% regresa caminando. Parámetros que se toman en cuenta para legislar sobre la Nocturnidad en Oberá. Nos preguntamos ¿Y la niñez?



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE