En una semana Emsa se hace cargo de la explotación de Urugua-í

El grupo Macri la maneja actualmente con un costo superior a 300 mil pesos. Se pretende operar la presa con cien mil mensuales y el trabajo de los técnicos de la empresa de energía misionera.

Electricidad propia. Los técnicos de Emsa operarán la represa.

Electricidad propia. Los técnicos de Emsa operarán la represa.

Hace un año se anunció en medio de la campaña política. El martes -justo un año después- se concretará el anhelo: Emsa comenzará a manejar la operación de la represa de Urugua-í y producirá un ahorro cercano a los 200 mil pesos en relación a lo que debía pagarse al grupo Macri por el control de la presa, genere o no energía. El objetivo es dejar de gastar entre 350 y 400 mil pesos mensuales que se deben abonar mensualmente con o sin generación de energía y que sean los propios técnicos de Emsa los que hagan el trabajo por un costo sensiblemente menor: cercano a los cien mil pesos. La rescisión del contrato con el grupo Macri representaría un ahorro de más de tres millones de pesos al año. Así se concreta un viejo anhelo del gobernador Carlos Rovira, quien ya en el 2000, cuando la represa pasó a pertenecer plenamente a la provincia ya hablaba de separarse de la empresa del presidente de Boca. Macri se hizo cargo de la operación a mediados de la década pasada y desde ese momento embolsa casi 400 mil pesos mensuales, pese a que los mismos técnicos de Emsa aseguran que pueden hacer el mismo trabajo por un monto entre 50 y 100 mil pesos.negrita/Una larga historia/negritaEl aprovechamiento hidroenergético del arroyo Urugua-í, considerado una de las acciones de gobierno más audaces y provechosas del siglo pasado, se comenzó a idear a partir del Decreto – Ley 1361 del último gobierno militar. Ya en democracia, a principios de 1985 la provincia le otorgó a la empresa EMSA la concesión para construir y operar la futura represa. A través de una licitación pública internacional, la obra fue adjudicada al “Consorcio Urugua-í UTE”, cuyo contrato de ejecución se firmó el 19 de mayo de ese año. La provincia de Misiones, delegó en la empresa eléctrica provincial la certificación de los avances en las obras de construcción y votó dos leyes para garantizar las dos operatorias crediticias conseguidas para financiar el proyecto, que afectaban la coparticipación federal. Uno de esos créditos lo otorgó el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) (Ley 1071) y posteriormente debieron garantizarse Letras de Cambio de la contratista a través de la operatoria OPRAC 1 (2616/89). Las obras de la represa fueron consideradas desde marzo de 1985 – a efectos contables – como obras en curso hasta el 31 de diciembre de 1993, fecha en que fueron incorporadas al activo fijo de la empresa EMSA. La represa y todo su equipamiento, comenzaron a funcionar en 1989, año en que por primera vez se utilizó la energía eléctrica producida por el emprendimiento. Los bienes que integran el proyecto son: La presa principal, la usina y turbina generadora, 15 kilómetros de la ruta nacional 12, 19 kilómetros de la ruta provincial 19, 2 puentes, accesos asfaltados a Puerto Libertad, Wanda y Puerto Esperanza, Salón de usos múltiples en Puerto Libertad, avenida circunvalación de Puerto Iguazú y el puesto sanitario de Almirante Brown. El aprovechamiento del arroyo Urugua-í para producir electricidad es el mayor emprendimiento realizado hasta el momento en cursos de aguas del interior de la provincia de Misiones. El arroyo Urugua-í es el curso de agua más importante del interior de la provincia, por su longitud, por su caudal y por la superficie de la cuenca tributaria. Está localizado en el extremo Norte del territorio y en su viajar hacia el Paraná, donde vierte sus aguas atraviesa los deptos. de Iguazú y Gral. Manuel Belgrano. La represa principal fue construida a unos 8km. de la desembocadura del curso en el Paraná. Es de hormigón y tiene una altura máxima de 76m. Sobre ella pasa actualmente la ruta nacional Nº 12. El embalse es decir el lago artificial que se ha formado, ocupa aproximadamente 9.000 ha. , con una longitud de 35km., un ancho máximo de 6km. y una profundidad mayor de 70m. La central hidroeléctrica consta de dos grandes turbinas, que produce la electricidad. La potencia instalada de la central asciende a 120 MW, mediante dos turbogeneradores de 60 MW que entraron en servicio en diciembre de 1990 y enero de 1991 respectivamente. Esta última fecha constituye el inicio de las operaciones industriales de la planta. El propósito principal del complejo es la producción de energía eléctrica. Su generación ha permitido duplicar la potencia instalada que poseía el sistema Interconectado Provincial antes de su entrada en servicio y el remplazo ventajoso de energía térmica por hidráulica, con el consiguiente ahorro en combustibles, lubricantes, etc. Sin embargo hay posibilidades de obtener otros beneficios de este complejo, como son la provisión de agua potable a las localidades vecinas (Esperanza, Wanda, Libertad).



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE