El secador de yerba que emitió 500 cheques sin fondos culpó a la crisis y prometió pagar a todos

El secador de yerba que emitió 500 cheques sin fondos culpó a la crisis y prometió pagar a todos

Juan Carlos Schmidt, propietario de un secadero en la zona de Leandro N. Alem reconoció que emitió cheques posdatados por más de 11 millones de pesos que luego no pudo cubrir. Indicó que el sector yerbatero está sufriendo mucho por la suba de tasas de interés. Aseguró que no pudo fondear los valores que emitió porque los bancos no quisieron comprarle “cheques largos” que recibió de los molineros en pago por la canchada que elabora. Pidió paciencia a sus acreedores, dijo que piensa en entrar en convocatoria y prometió pagar a todos.

Juan Carlos Schmidt (Radio República)

Schmidt se muestra preocupado, casi tanto como los productores que recibieron algunos de los más de 500 cheques sin fondos que el secador de yerba libró a principios de año, asegura que no es el único que tiene problemas para cumplir con los compromisos asumidos en la cosecha y jura que honrará todas sus deudas, aunque aclara que sus acreedores deberán armarse de paciencia.

El empresario explicó –en diálogo con Radio República- que la cosecha de yerba se financia desde hace mucho tiempo con el riesgoso mecanismo de los cheques a plazo. El secador le paga al productor lo suficiente para cubrir los costos de la tarefa y del flete y el resto se cubre con cheques posdatados. Los secaderos reciben el mismo trato de los molineros, un anticipo y la mayor parte en cheques con fecha de cobro hasta cinco meses posterior.

“Lo que me pasó es que dada la situación económica me fue mal en los bancos en la venta de los cheques que recibo. Yo compro hoja verde, elaboro la canchada, la vendo a los molinos, los molinos me dan cheques largos, a 150 días, yo los vendo en el banco y así cubro mi cuenta. Lo que pasó fue que los bancos se pusieron muy exigentes con requisitos de saldo y margen, tan es así que el 4 de julio no me compraron más mis valores porque no tenía margen, por lo tanto comenzaron a rechazar mis cheques y eso no lo pude solucionar hasta el día de hoy”, indicó Schmidt quien aseguró que cuando se cumpla la fecha de pago de los cheques que tiene, podrá cumplir con buena parte de la deuda que tiene con los productores.

“Los problemas empezaron en mayo y se complicó más en junio y julio por la crisis económica. Al subir mucho las tasas, se cortó el crédito y la compra de valores”, se excusó.

Afirmó que el trance de no poder cumplir con los productores lo tiene muy preocupado. “Trabajo desde hace más de 25 años en esto. Empecé con mi padre, jamás le quedé debiendo un peso a nadie, nunca tuve un cheque rebotado, me duele en el alma lo que está pasando pero estoy poniendo la cara tratando de solucionar. La idea es no quedar debiendo nada a nadie, pero necesito tiempo”, dijo.

Reconoció que la deuda que tiene con los productores ronda los 11 millones de pesos, pero aseguró que ya levantó muchos cheques.

Reconoció además que sigue comprando yerba a pesar de la deuda que tiene con una gran cantidad de productores, pero aseguró que solo está pagando un anticipo. “La yerba que traen que traen los productores ahora se le dan anticipo para la cosecha, lo que demuestra que hay productores que confían en mí a pesar de lo que me pasó”, indicó.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE