Constructoras del NEA aseguran que la Nación favorece notoriamente a Buenos Aires en la inversión en obra pública y exigen equidad en el reparto

Constructoras del NEA aseguran que la Nación favorece notoriamente a Buenos Aires en la inversión en obra pública y exigen equidad en el reparto

Empresarios, funcionarios provinciales y nacionales y dirigentes gremiales del NEA participaron del “Tercer Foro de las PyMEs Constructoras” realizado hoy en Posadas. Afirmaron que el nivel de actividad en la región se desploma porque el Gobierno nacional invierte menos y orienta la mayor parte de la inversión hacia grandes obras de infraestructura que se ejecutan en Buenos Aires.

Los empresarios, gremialistas y funcionarios pidieron que el interior pobre deje de subsidiar al país central rico en la distribución de la inversión en obra pública. Los empresarios de toda la región NEA ven con creciente preocupación que el favoritismo del Gobierno nacional por sus aliados políticos María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta a la hora de repartir la torta de las obras se está traduciendo en una marcada caída en la cantidad de obras en ejecución y en el número de trabajadores empleados por el sector.

Los participantes del Foro marcaron que además de las marcadas diferencias en la distribución geográfica de las inversiones de Nación, también se observa una preferencia por las grandes obras de infraestructura sobre las obras de infraestructura social básica, como viviendas, escuelas, comisarías u hospitales. Para las pymes de la región eso es un agravante, dado que la mayoría de ellas vive de la construcción de viviendas y no tiene escala para participar de los grandes proyectos de infraestructura.

Juan Carlos Botiuk, integrante de la Cameca, cámara que nuclea a las pymes constructoras de Misiones indicó que “una de las conclusiones es la inequidad en la distribución de las inversiones en obra pública. Quedó claro que se hacen grandes carreteras, puertos, aeropuertos y se desatiende lo que es infraestructura social básica. Nos corresponde a todos luchar para que esto cambie”, resaltó.

Agregó que el otro gran problema es la distribución geográfica de la obra pública “todo se concentra en CABA, Buenos Aires y las demás provincias centrales, mientras que en el resto de las provincias, particularmente en el norte, estamos desatendidas. A eso hay que sumarle que el presupuesto de grandes obras se encuentra ejecutado en 70 por ciento mientras que en infraestructura social básica, apenas 30 por ciento”.

La estadística respalda los dichos de los empresarios de la región. La última edición del informe Construar, que elabora la consultora Gómez Nieto Consultores Asociados, muestra un alto grado de concentración en las licitaciones de obra pública durante 2018. El trabajo contempla los llamados a licitación efectuados de enero a junio y desnuda las preferencias del Gobierno nacional a la hora de repartir la obra pública: 48 por ciento del monto total licitado en el primer semestre corresponde a obras a ejecutarse en provincia y ciudad de Buenos Aires y si a ese grupo se le agregan Santa Fe y Córdoba, el porcentaje aumenta a 64 por ciento.

Ajuste nacional

Por su parte el presidente de Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional (Iprodha), Santiago Ros, señaló que este año recibieron de Nación 30 por ciento menos recursos –a valores históricos- que el año pasado, pero que la situación empeora por las crecientes demoras en los pagos que obligan a la provincia a adelantar cobros a las empresas a la espera de reembolsos de Nación que tardan cada vez más en llegar.

“El presupuesto de este año es 30 por ciento más bajo que el año pasado a valores históricos, pero recibimos desembolsos por un valor 60 por ciento menor al año pasado porque La Nación no nos manda dinero para pagar por las obras, sino que nos reembolsa dinero de obras que ya ejecutamos. Estamos recibiendo fondos por obras que ya hicimos y pagamos hace 4,5 o 6 meses, a medida que esos reembolsos se extienden, se licúa nuestro capital porque nosotros ya tuvimos que pagarle a las empresas”, señaló.

Señaló que ante ese panorama, la Provincia salió a cubrir las falencias de la Naicón con fondos propios. “Estamos haciendo el mayor esfuerzo posible con recursos de la Provincia para ir tapando los agujeros que deja el aporte nacional pero no vamos a poder lograrlo en un 100 por ciento. Pese a ello estamos iniciando obras todos los meses, escuelas, comisarías hospitales, vivienda también, iniciamos todos los meses con sistema de cofinanciación. Las obras masivas con procesos industrializados de construcción como son los barrios estamos terminando lo contratado 2000 de mampostería y 500 de madera”, dijo.

Aclaró que lo que se espera para el año próximo no es mejor. Explicó que el año pasado solo el 23 por ciento del total de los fondos que ejecutó el Iprodha provino de la Nación, estimó que este año ese porcentaje bajaría todavía más y no descartó que el año próximo baje a cero.

Remarcó que la consecuencia social más grave de esta política nacional es el incremento del déficit habitacional en la provincia. “Hasta 2014 estábamos produciendo viviendas por encima del déficit habitacional vegetativo, hoy estamos produciendo por debajo, lo que quiere decir que antes lográbamos reducir el déficit, pero ahora está aumentando”, finalizó.

Apertura

Del acto de apertura del evento participaron el vicegobernador Oscar Herrera Ahuad y el vicepresidente de la Legislatura, Orlando Franco. Este último destacó la importancia de realizar este foro sobre PyMEs constructoras: “es trascendente porque estamos hablando del trabajo y del empleo, de la economía, de las obras de infraestructura social”, expresó.

“Por el momento en que vivimos circunstancialmente de escasez de la inversión pública, y la economía en achique –refiriéndose al contexto nacional– creo necesario debatir, programar y facilitar el encuentro de los trabajadores y los empresarios”.

Herrera Ahuad coincidió con el diputado en la importancia de que “las PyMEs, en general, tengan su trabajo”, si bien reconoció que “las PyMEs en la provincia de Misiones son de alto impacto, mano de obra y valor agregado; así como también las cooperativas”.

“Sin dudas, hay que tomar una política activa como se viene haciendo: reclamando, lo que nos corresponde; y tratar de motorizar la obra pública en materia social, como lo venimos haciendo los últimos tiempos”, precisó.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE