Por falta de yerba la industria paga la materia prima por encima de los valores oficiales y de contado

Por falta de yerba la industria paga la materia prima por encima de los valores oficiales y de contado

En la zona de Andresito una cooperativa comenzará a pagar 8 pesos  por kilo de hoja verde a partir de hoy miércoles, en la zona Centro hay quienes pagan hasta 8,50 pesos de contado y en el Sur 7,50. El precio oficial vigente es de 7,02 pesos y a inicios de año la industria pagaba 3,50 y con cheques diferidos. Los precios guardan estrecha relación con la disponibilidad de producto. Los yerbales sufrieron mermas por efecto del clima y ataque de plagas y la cosecha avanzó más rápido de lo habitual porque hubo pocos días de lluvia y una gran necesidad de los productores por vender. En la zona Centro hay preocupación por falta de trabajo para tareferos.

Los avatares del clima y los vaivenes del mercado hacen que hoy la hoja verde de yerba mate valga más del doble de lo que se pagaba a inicios de año, sin embargo el beneficio alcanza solo a los pocos productores que supieron –o tuvieron las espaldas para- esperar antes de cosechar.

Tal como viene ocurriendo en las últimas décadas, el buen momento en materia de precios responde a una oferta de materia prima que resulta insuficiente para abastecer la demanda. El faltante se nota en mayor medida en la zona Centro, donde la mayoría de los productores “peló” sus yerbales lo antes posible, empujados más por la necesidad de contar con dinero fresco que por una decisión estratégica.

“Los secaderos que hasta julio recibían normalmente 100 mil kilos de yerba por día hoy están recibiendo 10 mil”, indicó Cristian Klingbeil, de la Asociación de Productores Agropecuarios de Misiones (APAM).

Allí se están pagando los precios más altos de la provincia: hasta 8,50 pesos por kilo de hoja verde y prácticamente de contado, pero la bonanza es para los pocos que supieron o pudieron esperar. “Se ve incluso que vuelven a entrar a yerbales que fueron cosechados para cortar lo poquito que pudo brotar”, expresó el productor.

En la zona Norte el cuadro es parecido, según Julio Petterson presidente de la Asociación Civil de Productores Yerbateros del Norte (Acpyn) señaló que a partir de agosto, la Cooperativa Unión Limitada de Andresito, pagará 8 pesos por kilo de hoja verde.

En el Sur de la provincia es donde más yerba queda. Allí la cosecha se mantuvo en niveles altos durante todo julio y productores de la zona estiman que se extenderá al menos durante tres semanas más. Sin embargo, por el faltante registrado en zona Centro la bonanza de precios también llegó a esa región y actualmente se paga entre 7,30 y 750 pesos por kilo de hoja verde.

Los precios actuales contrastan con los de inicios de año, cuando la industria pagaba alrededor de 3,50 por kilo de hoja en la zona Centro y entregaba cheques posdatados a varios meses.

Según explicaron los representantes de la producción, se conjugaron dos factores relacionados con el clima para que hoy falte yerba. Por un lado, las lluvias copiosas y heladas del año pasado dañaron los yerbales al punto que los efectos se extendieron hasta la presente cosecha, que se estima rondará los 700 mil kilos unos 120 mil menos que lo obtenido en 2016, la última gran cosecha para el sector.

Por otra parte, el clima durante todo el año en curso favoreció el avance de la cosecha, hubo pocas lluvias y se pudo trabajar en los yerbales casi sin interrupciones desde enero hasta la fecha.

La conjunción de ambos factores: una merma en la producción de los yerbales y un clima propicio para avanzar rápido en la tarefa, sumado a la necesidad de muchos productores de vender cuanto antes, determinó el escenario actual de falta de materia prima en la mayor parte de la provincia.

Desde el sector advierten sin embargo que la situación no se extendería en el tiempo de no mediar cuestiones climáticas severas, porque desde el año pasado las grandes compañías del sector se volcaron a plantar masivamente para cubrirse de eventuales desabastecimientos que pudieran producirse en el futuro y de la posibilidad de que el INYM adopte medidas de regulación de mercado que son largamente reclamadas por los productores pequeños y medianos, como la limitación de nuevas plantaciones.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE