Nico Favio y la “Canción para Marie-Anne Erize” que moviliza emociones universales por los derechos humanos

“La Canción de Marianne Erize”, en la voz de Nico Favio –hijo del reconocido actor, cantante y cineasta argentino Leonardo Favio– promete con su nuevo albúm “Vuelo Nocturno” eternizar en su realización artística el reclamo de justicia por los desaparecidos de la Argentina en la época más oscura que se vivió en el país, con la última dictadura cívico-militar en la que una de sus víctimas fue la joven modelo franco argentina Marie-Anne Erize (24), desaparecida en el año 1976, en la provincia de San Juan.

La inspiración del artista tiene una fuerte historia detrás que lo movilizó hasta lograr su realización, y que fue lo que llevó a lograr este trabajo musical que moviliza a miles de familias que luchan por mantener viva la Memoria, Verdad y Justica por los desaparecidos en el país durante la dictadura militar.

En una entrevista exclusiva con Misiones Online, desde Buenos Aires el artista relató sus emociones ante la respuesta recibida de la gente tras dar a conocer el nuevo tema por internet, relató cuál fue su inspiración para la realización de la canción lograda en forma conjunta en letra, música y composición con Pablo Blanco, Polo García, Fernando Galante y  Guille Chapor, que se incluye en su nuevo albúm “Vuelo Nocturno 2018”.

“Es un homenaje para mantener la memoria viva de Marianne Erize para su familia, y también es una necesaria defensa a la inocencia robada, a la libertad, a que no vuelva a pasar”, expresó Nico Favio al iniciar el reportaje.

Las entrevistas telefónicas -un acercamiento que permite la tecnología- tienen sus ventajas por un lado para establecer la comunicación, pero a veces hace perder la posibilidad de captar las miradas, silencios, momentos que también permiten reflejar la historia profunda que se está compartiendo con el entrevistado. Nico Favio, de una manera muy generosa, abrió sus sentimientos para el público misionero a través de la comunicación mantenida con este medio. Encendió un cigarro y se acomodó en el sillón de su hogar para conversar sin tiempo con Misiones Online sobre lo que considera la “mejor obra su vida”, desde lo artístico y musical.

En algunos momentos, con la voz quebrada durante algunos recuerdos que volvieron en sus relatos, hizo referencia a estos dos años que lo movilizó a componer la canción para Marianne y que quiere lograr sea conocida en el mundo, por la que ya fue traducida en su versión en inglés, francés e italiano. También habló del legado artístico de su padre, de la importancia en su vida de su madre como fuente de inspiración en la música, y más crítico sobre la política actual y la falta de cuidado y apoyo a la cultura en el país, entre otros temas.

MOL: Al escuchar la canción de Marie-Anne Erize se entiende es un homenaje a la lucha por los desaparecidos de la época más oscura de la Argentina, pero …¿hubo un  motivo personal que lo inspiró a escribir la canción?

Si, la canción es para mantener la memoria viva, y es por muchas otras cosas que me inspiraron. Lo primero que conocí del caso de Marie-Anne Erize fue que era una chica modelo publicitaria, muy linda, que tenía todo para ser famosa en Europa, pero sin embargo decidió dedicar su vida a la ayuda social, y empezó a trabajar con el Padre Mugica por los pobres. Eso fue lo primero que supe de ella y dije: “que mujer valiente”. Porque no hay mucha gente dispuesta a eso hoy. Es más, NO HAY gente dispuesta a eso.

Eso me quedo dando vuelta, me llegó fuerte de alguna manera, no sabría explicar por qué. Después, con el tiempo me puse a ver fotos de ella. Y me hacia acordar mucho a mi mamá (NdR: su madre Carola Leyton y gran amor de Leonardo Favio falleció en 2015, tres años después que el cineasta).

Ella también fue modelo publicitaria y también decidió no seguir ese camino de modelo, prefirió muchas otras cosas. Incluso estudio Filosofía y Letras en Colombia. Y Marie-Anne también eligió estudiar en la Universidad de Filosofía y Letras, en Buenos Aires, en la misma época.

Además, encontré una foto que para mí fue muy significativa, y es que Marie-Anne se tomó una en Bolivia con un poncho, igual a la fotografía que se tomó mi madre. La misma foto. Tiene el sombrero y poncho típico de la mujer de Bolivia. Y mi mamá cuando viajó por primera vez con mi papá a Bolivia se sacó una foto igual!

Pasó un tiempo, y un día de tantos, fui a la Villa 31. Me habían invitado al comedor del Padre Mugica. Y ese día apareció un hombre que tenía un libro en la mano que decía “La desaparecida de San Juan”. Lo veo, le señalo el libro y digo: “¿Marie-Anne Erize?

“Sí, soy su hermano”, me responde. Y en ese momento me quebré, no puedo explicarlo, pero fue muy fuerte. Me emocioné mucho cuando lo conocí…. (Se toma un tiempo, silencio…fuma y retoma la charla…)

En ese momento, me dijo: “todavía la estamos buscando”. Entonces, le recordé el poema “Milonga para el fusilado” que dice: “Mi tumba no anden buscando, porque no la encontrarán, mis manos son las que van en otras manos tirando. Mi voz la que va gritando, mi sueño el que sigue entero, y sepan que solo muero, si ustedes van aflojando. Porque el que murió peleando, vive en cada compañero”.

Me agradeció y me dijo que le había dado otro enfoque al recordarle las palabras de este poema. Después, me fui del lugar, y a partir de ahí no le dije a nadie, pero por dentro me prometí algún día escribir una canción para Marie-Anne.

Al tiempo, escribí sobre mi guitarra el nombre de “Marianne”. Me prometí nuevamente que le escribiría una canción, pero no quería cualquier canción, quería una GRAN canción. Una canción universal, que se escuche en varios países del mundo, que la escuche gente de cualquier edad y que les guste.

 

MOL: Comenzaste a trabajar la idea de reflejar la lucha de los desaparecidos en la Argentina…

Si. La canción habla de “tantas ausencias”. Y de defender la inocencia, algo tan necesario en el mundo de hoy. Cuando subimos a Youtube la canción, no pensamos en que la fecha justo coincidía con el Día de la Bandera, fue en vísperas del 20 de junio. Lo publicamos por primera vez con la traducción italiana. Enseguida, una amiga de Marianne –muy emocionada- comentó que estaba “celebrando el día de la Bandera y escuchando la canción”. Es decir, no fue algo pensado, así que lo tomé como un símbolo, porque en la letra de la canción habla de que todos “izaremos la bandera”.

 

MOL: ¿Cómo fue el proceso de grabación de la canción?

Muy especial. Mientras estábamos grabando la canción también sucedieron cosas que movilizaron emociones en el grupo. La canción la escribí con Pablo Blanco, junto con Polo García, Fernando Galante y Guille Chapor. Es creación de los cinco en letra y música.

Es algo muy bonito lo que nos pasó y lo que voy a compartir ahora. Cuando estoy grabando el disco -escribí muchas canciones para Vuelo Nocturno con la guitarra “Marianne”-, un día llegaron los primeros acordes de esta canción y sentí una energía muy especial, que me atravesó. En ese momento me dije: “Esta va a ser la canción de Marianne”.

Cuando la terminamos de escribir con Pablo Blanco, la primera parte de la canción, fui al estudio de grabación y me senté en la pecera para grabar la maqueta, solo con voz y guitarra. Del otro lado del estudio a través del vidrio, Fernando Galante está en la consola, Polo García en el sillón. Y veo que mientras cantaba la canción, Polo agacha la cabeza como un poco abatido, se apoya sobre sus rodillas. Lo vi y pensé: “o se emocionó o está cansado, pero pasa algo”.

Termino de cantar la canción y veo que Polo se va para la cocina del estudio y se empieza a hacerse un té. “¿Qué te pareció?”, le pregunté. “Me encantó”, dijo, sin mirarme. Y seguía revolviendo el azúcar en el té. En silencio. “¿Que épocas oscuras, no? Yo tengo un hermano desaparecido en la dictadura, es algo que nos quebró, tanto a mí como a toda mi familia”, me dice. Nunca antes nos había relatado esto. Después de eso, vi que Polo tomo el timón de los arreglos de la canción, más entusiasmado que nunca. Fue como que se tomó muy personal, especial, era un trabajo para su hermano también.

Finalmente, cuando empezamos a grabar la canción fue cuando nos dimos cuenta que estábamos ante algo muy grande. Fue quedando mucho mejor de lo que soñamos al principio, en la voz, en el coro, en las armonías. Incluso, ya la escucharon en Italia, Argentina, Francia, y todos se emocionaron.

También por lo que provoca en la familia Erize, es hermoso lo que pasa. Con la primera que me comunique fue con Marie-Noelle y después con Yolanda Erize, sus hermanas.

Marcos Erize dejo un comentario muy bonito en Youtube: “Estoy gratamente sorprendido de ver cuánto Marie-Anne puede aún, con su actuación durante su corta vida por este plano, llegar a ser un ícono para las generaciones posteriores a ella, que la toman como ejemplo de integración e inclusión social y de expresión de amor, más allá de las razas y naciones. Su pureza de corazón, su necesidad imperiosa de libertad de formas que la encerraban, dictaron una modalidad que vale la pena observar, que hoy, con nombres y formas diferentes, sirven de base para obtener lo mejor de la humanidad, donde el amor sea el valor humano que triunfe y una a todos. Un solo planeta, una sola raza, una sola humanidad. Eso representa Marie-Anne. Esta canción creada por Nico Favio y quienes lo acompañan, capta esa esencia”, fue el mensaje.

Realmente todo lo que genera esta canción es hermoso, emociones muy grandes.

 

 

MOL: ¿Sabías de la infancia de Marie-Anne vivida en Wanda, Misiones, o leiste el libro “La desaparecida de San Juan” que escribió el periodista francés Philippe Broussard donde reconstruyó su historia? 

No. Realmente fue más intuición, no se tanto de su historia, pero con lo poco que sabía ya me movilizó como para avanzar. Obviamente, la letra la compartí con la familia, para que aporten lo que quieran, por respeto principalmente. Creo que si hubiera leído mucho de su historia me podría haber cohibido un poco.

Desde que lanzamos esta canción no ha parado de darme emociones. Un montón de gente que me está ayudando en la traducción,  en la edición de video, todas se comprometieron en forma personal. Desde Europa a la Argentina. En Mendoza hay un joven que me ayuda con la idea del audiovisual, a todos les estoy muy agradecido, ya que todo surge de los encuentros que genera la canción.

 

MOL: ¿Vendrían a Misiones a tocar la canción?

Por supuesto. Voy a todos lados, cuando quieran. Puedo ir con mi guitarra solo, podemos ir en un grupo los cuatro, o podemos ir con el grupo de 10 músicos.

Mi sueño es hacer esta canción en vivo con la banda que grabamos, Polo y Fernando, y una pieza de cuerdas atrás. Ese es el sueño mío, algún día se va a dar. Eso solo para decir: “Miren lo que tenemos acá, escuchen todos!!”

 

MOL ¿Tienen dimensión del impacto que podría adquirir en el tiempo esta canción para acompañar la defensa de los Derechos Humanos?  

Creemos o sentimos que sí. Quisimos hacerla universal, por eso ya decidí publicarla con las traducciones en diferentes idiomas. Ninguna anterior canción mía la traduje. Tengo buenas canciones para hacerlo, pero fue con ésta con la que tuve la necesidad de traducirla.

 

MOL: Expresaste que este es el trabajo más gratificante de tu vida ¿a qué te referís?

A lo musical y artístico, estrictamente. Me siento muy orgulloso de lo logrado. La letra, la música, lo que se logró desde lo artístico. Lo que sucede ahora, las satisfacciones que me genera saber lo que siente la gente cuando la escucha, todo suma. Es una sensación hermosa lo que me produce.

Junto con Canción de Juventud, que la hice para Aniceto, la última película de mi papá, esta canción para Marie-Anne fue la que más satisfacción me dio. Siento que es la canción de mi vida.

A veces uno pasa por este mundo, y cuando hace música se pregunta si valdrá la pena. Son muchos los vacios que le quedan a un músico. En este sentido, no es un camino fácil la música. Con el paso del tiempo, los años, uno se pregunta si valió la pena que le dedique su vida a esto, porque en lo personal me ha dado más dolores de cabeza que satisfacciones.

Y de repente, haber hecho esta canción, fue cuando sentí la plena certeza de que nada de esos sacrificios de hacer música fue en vano. Es una canción que quedará para todos. Es una sensación hermosa.

 

MOL: ¿El legado artístico de tu padre, te pesa? o ¿te enorgullece?

No. Esta canción, lo más lindo que tiene y que me da tanta satisfacción, es que no habla de mí. Y genera emociones hermosas en los que la escuchan.

Me enorgullece el legado artístico de mi padre. Yo canto sus canciones siempre, disfruto mucho, aprendí con él. Hice la canción del final de la película de Aniceto, eso, para mí es lo más importante. Es más que ganarse un Grammy. Además, mi papá me grabo canciones, cantó incluso mis canciones.

 

MOL: ¿Tu madre como influyó en tu carrera? Tu padre fue el “famoso” en la familia, pero hay una presencia fuerte de tu madre en tu inspiración musical. (NdR: el artista mantiene en su perfil de Facebook una foto de su madre, Carola Leyton) 

Si. Los discos anteriores míos tienen mucho que ver con lo música latina y afroamericana, desde balada, salsa, candombe, que tiene que ver con los años de aprendizaje en Colombia.

Pero este nuevo trabajo musical que grabamos tiene que ver con temas musicales y estilo más influenciado desde el rock, que fue con lo que empecé mi carrera. Aunque no esté en el mundo del rock, porque yo no estoy identificado en ese rubro, pero mi mamá siempre me decía: “No te olvides que vos sos rockero”.

 

MOL: Pero vas construyendo tu propio estilo, tu propio camino…

Sí. Me abrí de la industria hace muchos años. A mí me quería la gente de Enrique Iglesias, desde México su productor vino a hablar con mi productor, Jorge Álvarez, ya que querían en aquel momento que yo hiciera el “boom” de “los hijos de…”. Pero iba a tener que vestirme como ellos dijeran, hacer la música que ellos dijeran que había qué hacer, y demás, la verdad que dije que no. Prefiero mantener mi libertad musical que hacer eso. Respeto la elección de todo el mundo, aclaro. Si a otro le gusta eso, está todo más que bien.

Simplemente fue una elección de vida. Mi mundo es más bohemio.

 

MOL: ¿Cómo haces conocer tu música en la actualidad, sin estar en el mercado de la industria?

Tocando en vivo, difundiendo mi música en radios comunitarias, con la ayuda de internet, o con notas periodísticas, como esta charla con vos. Prefiero esto.

 

MOL: ¿La cultura musical en el país como ves?

Hay un cambio fuerte. Una cosa rarísima. Si es un tema de cancha de fútbol, seguramente se convierte en un éxito. Por darte un ejemplo, mi papá suena en las FM desde Chile para arriba en todos los países de Latinoamérica, cada 3 minutos, en distintas FM. Esto esta medido oficialmente. En cambio, en la Argentina prácticamente no se lo escucha en las radios, puede ser en alguna AM eventualmente y cuando le hacen algún homenaje. En forma excepcional lo programan.

En ese escenario estamos. Literalmente no hay espacio para los grandes músicos ni reconocimiento de los grandes artistas que tenemos en el país, pero siempre fue así. Esto lo dice cualquier músico, la falta de cuidado que hay en la cultura argentina. En más, si pueden meterte un palo en la rueda, te lo van a meter.

 

MOL: ¿Y qué pensás de la política actual de la Argentina, te preocupa lo que pasa?

No pienso. Trato de no pensar en lo que pasa. Me deprime horrores lo que pasa, entonces trato de no involucrarme. Si pienso en lo que está pasando, me deprimo y no hago más nada. No sé. Prefiero no pensar.

Y con respecto a la canción que estoy lanzando, también le prometí a la familia Erize que la música no se mezclaría con lo político. Es una canción universal, que genera hermosas emociones.

 

 

 

Por Patricia Escobar 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE