Tailandia: los menores atrapados en una cueva  aprenden a bucear para poder salir

Tailandia: los menores atrapados en una cueva  aprenden a bucear para poder salir

Varios soldados acompañarán a los chicos y su entrenador, que están bajo tierra desde hace 11 días, hasta que puedan dejar el lugar.

Ya no están solos. Los doce nenes y su entrenador atrapados en una cueva del norte de Tailandia desde hace once días comenzaron a tomar clases lecciones aceleradas de natación y buceo, la única manera de abandonar la gruta parcialmente inundada tras fuertes lluvias

Un grupo de diez soldados, liderados por un médico militar, se encuentra con ellos para evaluar la evolución de sus condiciones físicas.

 

“Bucear es la única manera de salir”

“Tenemos a trece personas frágiles que tienen que bucear, escalar, bucear y volver a caminar. Todos están bien de salud, pero necesitan unos días para recuperar las fuerzas”, declaró a la agencia Efe el buzo alemán Torsten Lechler, asesor técnico en las operaciones.

“Bucear es la única manera de salir, hay que intentarlo antes de la llegada de las lluvias, después será más complicado”, opinó el profesional.

Ruetaiwan Patisen, la vocera de los equipos de rescate, señaló que el grupo se encuentran bien, a pesar de haber estado días sin comer, y que los soldados permanecerán con ellos hasta que sean rescatados de la cueva, situada en la provincia de Chiang Rai, eb la frontera con Birmania.

Un nuevo video publicado por la Marina tailandesa muestra a los nenes dentro de la cueva, envueltos en mantas térmicas, y saludando a la cámara e incluso riendo.

De momento, los chicos, de entre 11 y 16 años y su entrenador de fútbol, de 26, están siendo alimentados con suplementos energéticos y vitaminas y las autoridades creen que las tareas de rescate podrán tomar desde una semana a algunos meses.

“No hay apuro”, subrayó Ruetaiwan, al asegurar que el grupo de chicos saldrán cuando estén listos y sea seguro para ellos bucear a lo largo de estrechas grutas inundadas hasta la salida, situada a unos tres kilómetros. Un largo camino que los rescatistas tardan entre 3 y 4 horas en recorrer.

El gobernador de la provincia de Chiang Rai, Narongsak Osottanakorn, que dirige la célula de rescate, dijo que “debemos estar seguros a 100%” en el momento de decidir la evacuación, que podría hacerse en varios grupos de niños, agregó.

Algunos empezaban a perder la esperanza cuando el lunes pasado por la noche dos buzos británicos llegaron a la gruta donde resistían los niños y su entrenador, que preguntaron qué día era y pidieron comida.

Fue una madre la que dio la voz de alarma el sábado, al ver que su hijo no regresaba del entrenamiento. Los objetos de los niños, bicicletas y botines, fueron encontrados horas después en la entrada de la cueva.

Según la versión oficial, los chicos se internaron en las galerías cuando una súbita tormenta comenzó a inundar la cavidad y les cortó la salida. Más de 1.000 efectivos participan de las labores de rescate. Se movilizaron decenas de buzos para esta operación, con equipos llegados desde Australia, Gran Bretaña, Japón, China y una treintena de soldados estadounidenses. Entretanto, con la ayuda de especialistas japoneses, los rescatistas siguen bombeando el máximo de agua de la cueva para facilitar su salida.

Fuente: TN



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE