Polémica en Sadem: Marcelo Moreyra dijo sentirse un perseguido político

El escritor cuestionado en la polémica de los Premios Andresito entregado por la Sociedad Argentina de Escritores filial Misiones, habló en FM Libertad sobre su caso. “No se puede pretender hacer lo mismo que se está repudiando, para eso la democracia tiene muy buenos mecanismos. No he matado una cucaracha, pero no tengo que salir a mostrar mi inocencia, los que me acusan deben demostrar mi culpabilidad”, y agregó que en estos momentos se siente un “perseguido político y un ciudadano desprotegido”.

Marcelo Moreira en Radio Libertad.

Entrevista a Marcelo Moreyra:

La polémica empezó cuando el historiador Pablo Camogli expuso públicamente la condición de Marcelo Moreyra, quien figura en un documento que asegura que perteneció al Batallón 601, como agente civil en la dictadura. La acusación fue la tarde que recibió un premio literario por su trayectoria como escritor. La situación tuvo inmediata adhesión del ministerio de Derechos Humanos y de grupos afines a las víctimas de la dictadura, motivando incluso la renuncia de varios socios de la Entidad que reúne a los escritores de Misiones.

En su descargo, Moreyra dijo que “Les molesta que yo siga sacando premios. Eso es lo que les molesta. Desgraciadamente esta vez han ido muy lejos”. A su vez, cargó contra Pablo Camogli y la ministra de Derechos Humanos, Lilia Tiki Marchesini, aduciendo que “soy un perseguido político”, “en tiempos de democracia no se puede hacer lo que pretenden, que se me saquen los premios y que me condenen socialmente, esos actos no son de tiempos de democracia”. Y también expresó: “no se puede ser tan irresponsable, y aprovecharse del aparato del Estado, donde cobran un sueldo, para hacer determinadas actividades que no tienen nada que ver con la persecución política ni religiosa, y es lo que están haciendo”.
“No se puede hacer acusaciones al voleo, para eso está la Justicia”, definió.

“Tengo la presunción de inocencia bajo la órbita de la Constitución, y no tengo por qué hablar de mi vida privada probable o no probable. Tengo el derecho de guardar silencio”, comentó sobre su presunta participación en la dictadura.

También definió que en este caso “Se ha puesto en juego mi honor, soy un ciudadano desprotegido”, agregando que “¿quien va a salir a juntar las plumas desparramadas de mi honor ahora?: nadie. Es una mancha que me afecta a mí y le afecta a mis hijos”, aseguró

El escritor hizo referencia al diploma que se entregó en el acto realizado el pasado 22 de junio en la Legislatura, “lleva la firma de Rovira, quiero saber qué piensa Rovira sobre todo esto”, señaló.

Sobre las renuncias de Socios de Sadem por este tema, dijo que “me solidarizo con ellos, me solidarizo porque yo no pasé ni tengo familiares que pasaron por eso, pero pienso que hacen eso porque no me conocen”.

Con respecto a la condena social que pesa sobre su figura, definió: “Si ellos demuestran que soy culpable, y bueno, lo pagaré, e iré a la cárcel. Pero no se puede denunciar primero y corroborar después”.

Sin embargo, Moreyra no respondió la pregunta clave, si perteneció o no al Batallón 601, aunque aseguró que la lista está “irresponsablemente publicada desde hace muchos años, y es totalmente pública”

“En estos momentos tengo miedo. No miedo a ir preso, tengo miedo de la imbecilidad humana, por todos los comentarios que están surgiendo, y por lo que me pueden llegar a hacer. Por nada. Por nadísima. Porque yo no tengo nada que ver”, sintetizó.

“Mi única arma es la Justicia, y en la Justicia esto se llama calumnias e injurias”, expresó, y citó que el caso lo está tomando un estudio jurídico.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE