Polémicas declaraciones de Gabriela Michetti contra el aborto en casos de violación

Polémicas declaraciones de Gabriela Michetti contra el aborto en casos de violación

En una entrevista publicada ayer, la vicepresidenta de la Nación sostuvo estar en contra del aborto incluso en casos de violación. “Lo podés dar en adopción, no sé”, dijo Gabriela Michetti.

La vicepresidenta Gabriela Michetti preferiría que las víctimas de violación no pudiesen acceder al aborto legal. “¿No permitiría el aborto ni en casos de violación?”, le preguntaron en una entrevista. “No. Lo dije claramente siempre. Lo podés dar en adopción, ver qué te pasa en el embarazo, trabajar con psicólogo, no sé”, fue la respuesta de la vicepresidenta.

Su posición contraria a la ley para despenalizar y legalizar el aborto, que esta semana empezará a debatirse en tres comisiones del Senado (cámara de la cual Michetti es presidenta), es conocida pero el contraste que produjeron sus declaraciones públicas contrarias incluso al Código Penal dispararon un escándalo y fuertes críticas en las redes e incluso dentro mismo de Cambiemos.

Argentina adhiere al modelo de causales desde 1921. El artículo 86 del Código Penal dice que el aborto no es punible cuando: corra peligro la vida de la persona, corra peligro su salud o en caso de violación. Una discusión saldada para casi todo el mundo, menos para la vicepresidenta.

“Ningún ser humano puede decidir sobre la vida de otro”, dijo Michetti para tratar de explicar los motivos de por qué considera que el Estado puede obligar a una mujer a llevar un embarazo a término incluso en casos de violación. “Yo no lo hubiera permitido”, respondió al ser consultada por el causal que permite el acceso al aborto legal desde hace casi 100 años.

Consultada por el hecho de que una mujer deba continuar con un embarazo que no desea, dijo entender el “drama que significa” pero lo comparó con “tantos dramas en la vida que uno no puede solucionar”. “No me parece que porque exista ese drama, digamos que a uno se le terminó la vida. O sea, podés dar en adopción el bebé y no te pasa nada”, repitió. “Digo, hay personas que viven cosas muchísimo más dramáticas y no las pueden solucionar y se las tienen que bancar. No sé, qué sé yo. Para mí la vida es el derecho más importante de todos”, insistió Michetti.

Lo expresado por la vicepresidenta compite en su grado de desconexión con la realidad y crueldad con algunos de las recordadas reflexiones en contra la de legalización de la interrupción voluntaria del embarazo durante la sesión en la que el proyecto del ley obtuvo media sanción. Una de ellas fue el cementerio para fetos que aquella noche prometió construir el legislador oficialista Alfredo Olmedo (“No enterremos el futuro de la Argentina matando a los niños por nacer”). O el paralelismo entre mujeres y las perras embarazadas de la diputada radical y correntina Estela Regidor, quien tras definirse como una “protectora” de los animales, explicó que cuando una mascota queda preñada “enseguida salimos a buscar a quién regalarle los perritos”.

“El aborto está muy ligado a una sociedad que piensa solo en el deseo particular y en su propio ombligo”, analizó y también, en la misma entrevista concedida a La Nación, justificó las maniobras dilatorias que la tuvieron como protagonista hace dos semanas para postergar la votación en Senadores. Aquella maniobra consistió en sumar a las comisiones de Presupuesto y Hacienda y Asuntos constitucionales a las dos previstas (Salud y Justicia); proponer cambiar la legalización por la despenalización; ampliar la objeción de conciencia a “institucional” (cuando el proyecto contempla sólo la individual), y cuestionar el derecho al aborto como una cuestión de salud pública discutiendo su financiamiento.

“No tenía ninguna intención de militar el tema. Pero me sentí políticamente obligada a equilibrar los tantos”, dijo Michetti. Y agregó: “El error entre comillas fue haber hecho una foto de Cambiemos de los que estaban a favor del proyecto. Ahí se obligó a la coalición a hacer otra foto que dijera: ‘Acá tenemos las dos posturas’. Porque se había generado mucha bronca en una enorme parte de nuestro electorado, que decía: ‘¿Cómo? Pero si el Presidente dice que está a favor de la vida’”, se justificó.

 

Fuente: Página 12



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE