Sereno asegura que no busca que se prohíba el glifosato de forma inmediata sino un cambio en los modos de producción

Sereno asegura que no busca que se prohíba el glifosato de forma inmediata sino un cambio en los modos de producción

En respuesta a la preocupación planteada ayer por representantes de la agroindustria, el diputado provincial Martín Sereno explicó los alcances de un grupo de proyectos de ley relacionados al uso de agroquímicos que analiza la comisión de Recursos Naturales y Medio Ambiente de la Legislatura. Respecto a la iniciativa que propone prohibir el glifosato, afirmó que se debatirá extensamente y se convocará a todos los implicados. Explicó no pretenden llevar al recinto un dictamen que perjudique a los productores, sino iniciar un cambio progresivo en los modelos de producción para reducir el uso de productos nocivos para salud y el medio ambiente.

Martín Sereno – Radio Libertad

El uso de agroquímicos volvió al centro del debate a partir de que la comisión de Recursos Humanos y Medio Ambiente de la Legislatura comenzó a este año a analizar una serie de proyectos, relacionados al tema. Uno de los principales impulsores de la discusión es el diputado Martín Sereno (PAyS) quien aseguró que los más preocupados por la cuestión son los industriales, porque el uso de agroquímicos les permitiría obtener mayores ganancias.

De hecho, representantes de las industrias del té, la yerba mate, la madera, la tabacalera y la citrícola se reunieron ayer con el ministro del Agro de Misiones, José Luis Garay, ante quien defendieron el uso de químicos como herramienta de trabajo para los productores y plantearon inquietud por los proyectos bajo análisis.

Al respecto, Sereno aseguró que la comisión de Medio Ambiente no busca sacar un rápido dictamen en relación a la iniciativa que propone prohibir el uso de glifosato, sino que pretende abrir un debate al que serán invitados representantes de todos los sectores implicados. Aclaró además que si en el marco de ese debate se optara por prohibir el uso y la venta de glifosato u cualquier otro producto, se plantearían alternativas para los productores y la prohibición no sería inmediata sino que se daría un plazo de varios años para reducir su utilización.

“No es un dictamen que tenemos pensado sacar pronto, venimos invitando todas las semanas a distintos actores para debatir. A la primera reunión fue Marta Ferreira (ministra de Agricultura Familiar) autora de uno de los proyectos; en la segunda reunión estuvo Capuera, un frente ciudadano ambiental; en la tercera estuvieron ingenieros agrónomos y mañana viene Anibal Vogel e ingenieros forestales”, señaló.

Sereno indicó que se debaten otros proyectos, entre ellos uno de su autoría que propone prohibir el uso de glifosato en zonas urbanas. “Este es el primer proyecto que puede salir, porque entendemos que no hay mucha discusión. Vos no podés tirar Roundup (nombre comercial del glifosato) en una plaza o en la calle donde juegan los chicos. Esto no afecta al sistema productivo”, dijo.

Señaló que el objetivo de fondo de todos los proyectos no es perjudicar a los productores sino  replantear el sistema productivo de Misiones tomando en cuenta no solamente las ganancias sino también el cuidado de la salud y la conservación del medio ambiente.

En ese punto, advirtió que el uso extendido de agroquímicos como el glifosato debería ser reducido. “Está comprobado que el Rundup es nocivo, causa daños a la salud, y el que lo quiere negar está mintiendo”, afirmó.

Luego reiteró que sancionar una prohibición inmediata de cualquier agroquímico “sería un error garrafal, si antes no se ofrecen alternativas para suplir los métodos productivos. Nadie está pensando en sacar una prohibición inmediata y dejar a todo el sector productivo en banda”.

Aseguró que “los que más utilizan glifosato y son los mayores responsables por la contaminación y por los problemas en la salud que generan los agroquímicos, son del sector forestal”. EL diputado apunto directamente contra la empresa Arauco SA (ex Alto Paraná). “Me gustaría que se mida el nivel de contaminación en agua y alimentos en la zona de Libertad, donde Alto Paraná tiene 65 por ciento de las tierras”, desafió.

Más allá del daño que pudieran ocasionar los químicos aplicados al agro, Sereno consideró que su reemplazo por otras prácticas debería darse progresivamente y afirmó que el Estado tiene la gran responsabilidad de propiciar ese proceso. “El estado tiene que asumir un rol protagónico en ir reemplazando agroquímicos. Hay que pensar en programas productivos a plazos de 5 o 10 años para ir reemplazando el uso de estos venenos y garantizar un proyecto productivo que le sirva a la gente”, dijo.

Reiteró que la principal resistencia viene del sector industrial “porque usando venenos abaratan la mano de obra y así obtienen pingües ganancias, pero los industriales no se envenenan, el que se envenena es el productor”.

Indicó que existen alternativas al uso de herbicidas como el Roundup y citó el uso de cubiertas verdes como el poroto sable o la avena. “Hay mucha gente que está produciendo yerba ecológica y está marcando que hay otro camino posible, hay muchas alternativas”, recalcó.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE