FAIMA: Preocupación de la industria maderera por el enfriamiento de la economía y alertan sobre un endurecimiento de las condiciones macro para el segundo semestre del año

La creciente informalidad, el endurecimiento de las condiciones de financiamiento productivo y de la demanda, las perspectivas de salario real en baja y el aumento de las importaciones inquietan al sector. “A la presión que sobre nuestros costos y rentabilidad ya ejercían los aumentos de las tarifas de servicios, transportes y la competencia con productos importados, se espera una desaceleración de la recuperación económica en la segunda mitad del año”, advirtió Pedro Reyna, presidente de la Federación Argentina de la Industria de la Madera (FAIMA) durante el 138 Congreso Nacional Maderero.

 

“A la presión que sobre nuestros costos y rentabilidad ya ejercían los aumentos de las tarifas de servicios, el componente vinculado al transporte y la competencia con productos importados, se espera que la segunda mitad del año muestre una desaceleración de la recuperación económica que venía teniendo lugar en 2017”, señaló Reyna en la apertura del 138° Congreso Nacional Maderero realizado en la ciudad de San Francisco, Córdoba.

Entre las autoridades presentes, asistieron el intendente de la ciudad de San Francisco, Ignacio García Aresca; el director nacional de Foresto-industria, Nicolás Laharrague, y el presidente de la Cámara de la Madera de San Francisco, Luis Alberto, entre otros representantes del sector público y privado, especialistas e invitados especiales.

Los empresarios madereros nucleados, a través de 28 cámaras del sector a nivel país en la FAIMA, analizaron en el encuentro el contexto económico y político actual que se atraviesa en el país y las particularidades de cada región.

De esta forma, inicialmente expusieron los alcances, resultados y puntos críticos pendientes de la Mesa Nacional de Competitividad de la Cadena Foresto-Industrial, encabezada por el Presidente Mauricio Macri; espacio que busca capitalizar el potencial que la cadena de valor foresto industrial tiene para el aparato productivo nacional.

Asimismo, propusieron como tema central para el debate analizar la “Actualidad foresto-industrial en una macroeconomía rígida”, donde representantes del sector manifestaron su preocupación por la ralentización de la recuperación económica y el endurecimiento de las condiciones macro.

En el documento de conclusiones del Congreso Maderero, al que accedió ArgentinaForestal.com, el presidente de FAIMA graficó que al ser un sector que depende principalmente del mercado interno “nuestras ventas dependen de los ingresos de los consumidores en forma directa. En este sentido, el enfriamiento a la recuperación del salario real que supone una mayor inflación que la originalmente prevista para este año, impacta en la previsión de nuestras ventas”, explicó Reyna.

Al respecto, señaló que “el sector de Madera y Muebles presenta hace tres años bajos niveles de rentabilidad, los cuales ante este contexto se espera que sigan a la baja según los relevamientos de nuestro Observatorio FAIMA y el aporte de las cámaras de nuestra red”, pronosticó.

Medidas competitivas que “aún” no se lucen

En este sentido, en el encuentro se alertó a los empresarios sobre las implicancias que el empeoramiento de las condiciones macroeconómicas pueden tener sobre los interesantes avances micro en materia de competitividad y simplificación que se vienen dando: “Podemos lograr líneas de crédito competitivas y una baja en los costos logísticos a través de la Mesa de Competitividad encabezada por el Presidente Macri; pero para que estos avances se luzcan debe acompañar la macro”, remarcó el directivo.

“Podemos contar con instrumentos financieros modernos como la factura conformada que forma parte de la Ley de Financiamiento Productivo, pero se vuelven inaccesibles con tasas del 40%. Podemos aprovechar los beneficios de pago diferido de IVA que trae la Ley PyME, pero debemos vender para que haya IVA que recaudar”, siguió en su análisis y redondeó que frente a esta situación tan comprometida para las PyMEs “los planes de facilidades anunciados recientemente por AFIP deben tener fecha de inicio antes del 1º de Julio; hay que comprender que la situación es crítica y más allá de estas iniciativas, se requieren soluciones de fondo en lo que hace a la realidad fiscal de las pequeñas y medianas empresas”, admitió el presidente de FAIMA.

Particularmente sobre los avances a nivel micro sectorial, en el Congreso contaron con un panel especial para analizar los alcances y resultados de la Mesa de Competitividad, que busca capitalizar el potencial que la cadena de valor foresto- industrial tiene para el aparato productivo nacional.

Construcción de consenso, primer paso

Los disertantes de este panel fueron Nicolás Laharrague, quien se centró en la Ley 25.080; Pedro Reyna, que abordó los temas vinculados a Madera y Mueble y Pedro López Vinader, presidente de APICOFOM (Misiones y NE de Corrientes), quien se focalizó en construcción con madera.

Laharrague destacó el trabajo en base a construcción de consensos que ha tenido la discusión de modificaciones a la Ley 25.080 de promoción forestal, instrumento fundamental para cumplir los objetivos de llegar a 2 millones de hectáreas forestadas en el 2030 y uno de los temas que se tratan en la Mesa de Competitividad.

En esta línea, destacó la decisión del Presidente Macri de incrementar en 300 millones de pesos más al presupuesto destinado a los planes de la Ley para la ejecución del ejercicio 2018, y remarcó la importancia estratégica que el gobierno nacional le da al sector, dado que busca mantener el apoyo de una ley de promoción con aportes económicos desde el Estado nacional, “siendo este sector el único que goza de un beneficio de promoción con estas características”.

Por otra parte, Laharrague se refirió al proyecto de modificación y prórroga en discusión en la Comisión Asesora que coordina Agricultura, y señaló que “el trabajo realizado contempla la mejora de los aspectos ejecutivos de la Ley y la reducción de sus tiempos de gestión”. A su vez, detalló que “el proyecto contempla la creación de un fondo fiduciario público, pensado para que esta norma pueda recibir otros aportes destinados a cubrir las necesidades de la misma”.

Por su parte, Reyna puntualizó la importancia de los avances alcanzados para la industria de la Madera y Muebles. “Se han logrado avances como la línea de crédito para incorporación tecnológica del Banco BICE con tasas del 13%, la firma del acuerdo de promoción de construcción con madera en los planes de viviendas del Estado, el reconocimiento del sistema Balloon Frame como construcción tradicional, los permisos para circulación de bitrenes en orden de ahorrar costos en transporte y se logró la agilización de procesos burocráticos con aduana y otros organismos”, enumeró.

Puntos críticos

No obstante, se presentaron los puntos críticos que aún siguen siendo preocupantes en materia de micro economía del sector. En primer término, se señaló la creciente informalidad en la comercialización de madera; se concluyó en que si bien desde proyectos en discusión como la reforma laboral se atiende este tema, es de vital importancia incrementar medidas tendientes a reducción de la informalidad, principal competencia de los industriales madereros y que se ha mostrado en avance en los últimos meses.

En segundo lugar, se indicó la necesidad de fomentar el financiamiento a la demanda, en el marco de un mercado de consumo que tiende a enfriarse.

Y por último, se hizo hincapié en la tercera gran preocupación sectorial que es el ritmo creciente del aumento de importaciones. “Si bien se viene trabajando en reglamentos técnicos como medidas de protección a los consumidores y administración del comercio y, de hecho, se logró promulgar el reglamento técnico para la familia de tableros compensados de madera, el resto de los reglamentos se viene trabajando en tiempos sub-óptimos, descalzados del ritmo de crecimiento de las importaciones. A esto se suma la falta de actualización de las estadísticas de Comercio Exterior por posición arancelaria, que perjudica el análisis de los sectores PyME sobre su situación de mercado”, indicaron en el documento sectorial.

Finalmente, Pedro López Vinader cerró el panel compartiendo la experiencia exitosa de construcción con madera en Misiones, el avance de los proyectos en marcha y de la cercana inauguración de una planta de viviendas industrializadas de madera que implicará la creación de 2.500 empleos entre directos e indirectos.

Vinader instó a los empresarios de todas las regiones a comprometerse en el cumplimiento de los compromisos sectoriales asumidos en el acuerdo de promoción del uso de madera en la construcción y puso a disposición el know-how de los profesionales de sus provincias.

A su vez, hubo espacio para puntualizar los avances que la Mesa de Competitividad mostró en esta materia y algunos puntos críticos vinculados con la aceptación a nivel regional de las disposiciones nacionales de consideración del sistema Ballon Frame como de construcción tradicional, lo que implica una importante agilización de procesos y aprovechamiento de los recursos forestales regionales.

 

Macroeconomía y desaceleración del consumo

Otro panel que se destacó en el Congreso Maderero fue el conformado para analizar la situación macroeconómica del país, cambiaria y monetaria de los últimos meses y su impacto en el sector Madera y Muebles que estuvo a cargo de Román Queiroz, secretario general de FAIMA y Leandro Mora Alfonsín, director ejecutivo de la Federación.

Mora Alfonsín profundizó su charla en las claves que explican el freno de recuperación del salario real en 2018, condicionado por el freno evidenciado en el proceso desinflacionario y los impactos que el cambiante contexto internacional tuvo en los últimos meses.

En 2017, el bloque de maderas y muebles había mostrado una recuperación del 6,6% interanual, pero aún un 3,5% por debajo del nivel de producción de 2015. Para este año, las expectativas de crecimiento se han moderado drásticamente, lo cual quedó evidenciado en el repaso que estuvo a cargo de Queiroz sobre la situación de cada región. El bajo o nulo nivel de rentabilidad, el aumento de los costos tarifarios y el perjuicio que una alta tasa de interés implica sobre el financiamiento productivo y de capital de trabajo fueron las principales preocupaciones repetidas en todos los casos.

El congreso también contó con un panel dedicado los temas tributarios y laborales, con la participación de Oscar Martín y Osvaldo Carosella, secretario gremial y asesor en materia tributaria, respectivamente. Ambos profesionales desmenuzaron los recientes anuncios de simplificación de procesos en AFIP.

Además, el secretario gremial comentó los detalles en que se encuentran las negociaciones para el último acuerdo salarial y que se está terminando de redactar con las nuevas escalas salariales correspondientes.

El Congreso Maderero concluyó con un panel de formación de dirigentes empresarios a cargo de Jorge Torossi, Docente de la UCES, experto en Management.

 

 

Por Patricia Escobar 

 

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE