Elevaron a juicio la causa del escurridizo y peligroso Manuel Rivero

Elevaron a juicio la causa del escurridizo y peligroso Manuel Rivero

El escurridizo y peligroso Manuel Rivero (52), acusado de haber baleado a su ex mujer en una parada de colectivos de Posadas, será juzgado por uno de los tribunales penales que funcionan en Posadas. El juez de Instrucción Siete de Posadas, Carlos Jorge Giménez, elevó la causa a debate oral tras un año y medio de investigación.
Los delitos que le imputan al hombre son “homicidio calificado en grado de tentativa, un hecho; y homicidio simple en grado de tentativa, dos hechos, y portación ilegal de arma de fuego; en concurso real”. Si lo hallan culpable, recibirá una dura condena.
Rivero hasta se escapó de la comisaría posadeña donde lo habían recluido tras el ataque. Lo atraparon un mes después en las afueras de Ituzaingó, Corrientes.
El episodio de violencia de género se registró en la mañana del 14 de diciembre de 2016, alrededor de las 8.10, en el barrio San Lucas. En la parada de colectivos de la calle 156 baleó a Elisa De Souza (47) e hirió levemente a un muchacho que circunstancialmente se hallaba en el lugar. La mujer estuvo internada varias semanas, en estado crítico, y luego se repuso.
Rivero fue apresado en Villa Olivari, Corrientes, el 24 de enero de 2017. Estaba quieto debajo de un colchón de ramas y hojas de pino. Apenas tenía la cabeza afuera. Pero la Policía correntina no le dio tiempo de que ensayase su principal habilidad: escabullirse.
Llegaron a él gracias al seguimiento que hicieron de un hermano suyo que reside en las afueras de Ituzaingó. Ese familiar lo habría abastecido de comida y ropa durante los días en que Rivero estuvo en su Corrientes natal. Otro poblador de la zona le habría cedido su precaria vivienda en un pinar para que se escondiera.
El hombre tuvo una causa por robo y hurto en 2007. Es el expediente 2363 de ese año, que se tramitó en el juzgado de Instrucción Uno de Posadas. También pesaba sobre él una causa por violencia doméstica (la 1107/2002).
Elisa de Sousa (47), la mujer a la que baleó y que fue su mujer, fue víctima de violencia y malos tratos por parte del hombre durante años. Tal es así que en 2013, por una orden judicial, Rivero recibió tratamiento en el hogar Amanecer. El Estado provincial colaboró para rehabilitarlo.
En la causa por robo y hurto, estuvo procesado en el año 2010. Ahora su nombre está ligado a un intento de homicidio, un delito que puede llevarlo a prisión por varios años. Después de disparar contra su ex, el hombre fue alojado en la comisaría Octava, desde donde escapó el 26 de diciembre.
De Souza, su ex mujer, vive con mucho miedo. Teme que el hombre vuelva a atacarla.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE