SOIME: “La fuente laboral de la industria maderera se mantuvo estable en el último año, pero es preocupante la pérdida del poder adquisitivo del trabajador”

Desde el Sindicato de Obreros de la Industria de la Madera de Misiones Delegación Eldorado (SOIME), el secretario general Domingo Paiva y Aureliano Sánchez, secretario adjunto del sindicato, analizaron el escenario socio económico que enfrentan los trabajadores. En mayo avanzaron en las discusiones de paritarias nacionales y están a la espera de una firma de convenio por un acuerdo de aumento de salarios que se definirá en los próximos días en Buenos Aires, tras la negociación entre el gremio nacional USIMRA (Unión de Sindicatos de la Industria de la Madera de la República Argentina) y FAIMA (Federación Argentina de la Industria Maderera), que representa a los empresarios del sector de la foresto.-industria. “Sabemos que será insuficiente el porcentaje que se apruebe, pero será una ayuda”, adelantaron.

Domingo Paiva afirmó que las industrias madereras han mantenido el nivel de producción, las horas de trabajo y las fuentes laborales en general en lo que va de 2018. “Se dieron despidos o suspensiones de carga horaria, pero fueron casos aislados. La empresa Tierra Roja, en Eldorado, es una de las que se encuentra con dificultades de continuar operando y realizó despidos, igual que Henter, en Montecarlo, por la crisis en el mercado de terciado en el último año, pero es una firma que siempre tiene problemas. En general el sector de la madera de Misiones, en un contexto inflacionario y con las dificultades que esto genera en cuanto al impacto del poder adquisitivo de los trabajadores que es lo que más nos preocupa, no registró cierres de empresas o despidos aún”, explicó en la entrevista con ArgentinaForestal.com.

Comparado al escenario de 2016 y 2017, el gremialista indicó que hay un esfuerzo del sector privado de sostener la fuente laboral y se trabajo en la provincia con normalidad. En mayo del año pasado, la situación de crisis de las empresas madereras obligó a salir a las rutas a las trabajadores en defensa de su fuente, ya que esgrimían que a los 400 despidos que se habrían realizado entre varias fábricas de tercidado, se sumaba a las realizadas en ese período por aserraderos que rondaban en otros 300 trabajadores.

“Estos meses de 2018 comenzaron a producir algunos segmentos que antes estuvieron en crisis, como la producción de terciado, hoy las fábricas están operando con normalidad. Coama Sudamérica, en Eldorado, que habría despedido el año pasado a 60 personas, comenzó nuevamente a tomar empleados”, graficó el gremialista.

El escenario es difícil de igual forma para el operario maderero por los altos costos. “Con la inflación todo sube de precio y la gente está haciendo frente como puede a los prestamos o el pago de los servicios, la escuela de los hijos, etcétera. A veces, por eso prefieren la indemnización, para quedarse con unos pesos y salir de situaciones agobiantes por los créditos tomados”,  explicó Paiva.

Informalidad maderera en ruta 14 y 17

Otro tema que expuso el sindicalista, es que se mantiene en el norte de la provincia el funcionamiento de pequeños aserraderos que operan con un alto grado de informalidad. “Hay aserraderos que hace décadas se mantienen en el mercado informal y con trabajo no registrado, donde mantienen un trato obrero y patronal para mantener la fuente laboral. En la zona de la Ruta 12 es menor esta situación, pero en la Ruta 17 y Ruta 14 la mayoría de los aserraderos trabajan con personal no registrado. Esto perjudica a todos”, insistió el secretario general del SOIME.

Detalló que entre los municipios de San Pedro, San Vicente, El Soberbio y Bernardo de Irigoyen habría más de 1000 trabajadores en la industria de la madera que no estarían registrados. “En todo este segmento se enfrenta una difícil situación para el trabajador y su familia”, advirtió Paiva, ante el contexto de informalidad que se mantiene en la zona del Alto Uruguay.

 

La exportación aún sin cambios

Respecto a las expectativas que se generaron en el sector exportador con el aumento del dólar, el secretario del SOIME no ve aún que este cambio de la moneda represente una reactivación en la industria y una salida hacia la recuperación para la actividad en el corto plazo. “Son pocas aún las empresas madereras de la provincia que exportan, puede ser que se vea un cambio en el mediano plazo, en la medida que comiencen a exportar de nuevo aquellas que dejaron el comercio exterior en los últimos años por falta de competitividad. Si Arauco Argentina volviera a exportar madera aserrada, en lugar de colocar al mercado interno, posiblemente ayudaría a descomprimir el escenario y permitir a las Pymes comercializar su producción que tienen en stock, esa sería sí una buena noticia”, concluyó el gremialista.

 

 

Por Patricia Escobar 

 



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE