Comió un asado con un amigo en Eldorado y más tarde lo mató a machetazos: pedirán para él la prisión perpetua

Comió un asado con un amigo en Eldorado y más tarde lo mató a machetazos: pedirán para él la prisión perpetua

Martín Nicolás Olivera (39) es juzgado desde ayer en Eldorado acusado de haber matado de trece machetazos a un conocido suyo llamado Juan Pablo Espíndola (56), en la Capital del Trabajo, hace casi cuatro años.
La conducta del hombre, imputado del delito de “homicidio calificado por alevosía”, es analizada por los camaristas Atilio León, Lyda Gallardo y María Teresa Ramos, integrantes del Tribunal Penal Uno.
El 15 de agosto de 2014, en el barrio Bernín del kilómetro 2, Juan Pablo Espíndola (56) hizo un asado en su casa e invitó a varios de sus conocidos a compartirlo con él, entre ellos se encontraba Martín Nicolás Olivera (39). Después de consumir vino durante toda la tarde, entre las 19.30 y 20.30, los invitados se fueron a sus casas, pero algunos de ellos siguieron bebiendo.
Ebrio, Olivera aparentemente tuvo una discusión con el hijo de Espíndola. Luego se alejó y, enfurecido, fue a la casa de Juan Pablo, quien horas antes lo había recibido para el asado, y sin dudarlo, lo atacó. El dueño de casa estaba durmiendo cuando empezó a recibir los machetazos. Fueron 13 en total. “Por eso es considerado alevosía, porque el otro (Espíndola) ni se pudo defender ni tampoco resultaba una amenaza, estaba durmiendo”, explicó el fiscal del caso Federico Rodríguez, en diálogo con Misiones Online.
El 16 de agosto, Olivera fue detenido y confesó dónde estaba el machete. La Policía encontró el arma detrás de un conocido supermercado de la zona Oeste, en una casa. El machete tenía sangre y se comprobó que era de Espíndola.
En este marco, este lunes 21 de mayo de 2018, se llevó a cabo en el Tribunal Penal 1 de Eldorado, la primera jornada del juicio oral y público.
La audiencia comenzó pasadas las 8 finalizó a las 10 de la mañana, ya que solo dos testigos se presentaron de los 4 que estaban citados.
Uno de los citados es el dueño de la casa que le alquilaba a Espíndola. El hombre contó que ese día la víctima le pidió una parrilla para hacer un asado con los “compinches”. Él vio quiénes estaban y la cantidad de sachets de vino que había, lo que prueba la cantidad que habían tomado desde el mediodía y hasta la noche.
Y la segunda testigo de la primera jornada es una vecina de la zona que vio el machete utilizado en el hecho. El arma blanca que emplearon para terminar con la vida de Espíndola se encontraba detrás de un conocido supermercado de la zona Oeste. La testigo recordó que levantó el machete y se lo entregó a la Policía, ella vio que el machete tenía sangre.
Para la segunda jornada del juicio, que continuará este martes, se aguardan más testimonios, ya que restan aún 7 testigos más en este debate oral, donde se prevé que el fiscal pedirá cadena perpetua para el imputado.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE