Formación de técnicos en Celulosa y Papel en Puerto Rico y alianza con Brasil en Ingeniería en Alimentos, claves para elevar la calidad profesional en la región

Los primeros profesionales técnicos especializados en Celulosa y Papel saldrán este año de las aulas que la Facultad de Ciencias Exactas, Química y Naturales que la Universidad Nacional de Misiones (UNaM) instaló en Puerto Rico para los jóvenes de la zona y empleados de la fábrica industrial de papeles kraft de Capioví. Sus directivos la definen como el producto de la “expansión territorial” de la casa de estudios, unida a alianzas con Brasil y Portugal, para pulir su perfil internacional.

“Es un esfuerzo conjunto entre una empresa privada (la fábrica Papel Misionero del Grupo Arcor), el municipio de Puerto Rico y la UNaM para dar una respuesta a un determinado lugar”, explicó a Misiones Online el decano de la FCEQyN, el doctor Dardo Marti.

La tecnicatura forma expertos universitarios en todo el proceso industrial de la fabricación de pulpa y papel, y está a cargo de la doctora Cristina Area, directora de las Maestrías en Madera, Celulosa y Papel que la Facultad de Exactas (FCEQyN) dicta en Posadas.

No son las únicas buenas noticias, la carrera de Ingeniería en Alimentos es la primera en otorgar la doble titulación -válida en Argentina y Brasil- por un convenio firmado con la Universidad Tecnológica Federal de Paraná, Brasil (UTFPR). Marti explicó que los estudiantes de cuarto año en ingeniería en alimentos, con buenas notas y ciertos requisitos, estudian un año en Paraná, Brasil, para completar su formación.

Y Apóstoles también se perfila como ciudad universitaria en el sur misionero. Es considerada por Marti un “un polo misionero del Nordeste en Informática y Computación”. Ya cuenta con una carrera de pre-grado en Informática, otra de grado, licenciatura, profesorado, maestría y aguarda que Nación apruebe su ingeniería, además de un proyecto de doctorado en Computación, también en la capital yerbatera.

La base está. Recordó que ya construyeron allí nuevos laboratorios informáticos y un comedor para 100 estudiantes, cuyo mobiliario y equipos informáticos fueron provistos por el Gobierno de Misiones, recién entregados por el vicegobernador Oscar Herrera Ahuad y el ministro de Hacienda Adolfo Safrán. Además de computadoras de escritorio para el Módulo Informático, se entregaron camas cucheta para las cinco casas del albergue estudiantil.

Marti anticipó que en agosto y septiembre próximo darán charlas informativas en las principales ciudades del interior, según lo acordado con sus intendentes. Esa difusión y el convencer a los estudiantes que la UNaM es gratuita, además de contar con becas, comedor y albergues, fueron la clave de la explosión de la matrícula de su facultad. Este año Ciencias Exactas tuvo 2.500 inscriptos, incluida su carrera de Enfermería en el Parque de la Salud, donde ya concluyó un nuevo edificio que se inaugurará en junio. Costó 20 millones de pesos y se destinarán otros 25 millones en otro edificio de laboratorios y aulas para Bioquímica y Farmacia.

 

¿Cómo surgió la idea de la tecnicatura en papel y celulosa de Puerto Rico?

Es una respuesta de extensión a la actividad privada porque la empresa productora de pulpa celulósica demandaba un ingeniero en todos los turnos para resolver los problemas inmediatos que pudieran surgir, y los empleados sin formación no podían cursar la carrera en Posadas por la distancia. Se planteó trasladar la carrera a un lugar más cercano a la fábrica o a donde residen los empleados. La directora de la carrera, la Dra. Cristina Area, habló con los docentes y el decano con el intendente Federico Neis. El traslado de la carrera es algo que se llama expansión territorial, y lleva la formación universitaria a los lugares de producción. Ya tenemos un año de éxito de haber llevado la carrera allá y contentos de dar respuesta una solicitud de la actividad privada.

 

¿Dónde trabajarán los técnicos en celulosa y papel, teniendo en cuenta que es la industria de mayor valor de exportación en Misiones?

Salen técnicos con una formación universitaria, capaces de verificar la producción celulósica en todo su proceso. La formación universitaria de los empleados está subiendo mucho el nivel de la producción, disminuyendo costos e inconvenientes. Además, formamos misioneros que, trabajen o no en la empresa, tendrán una formación universitaria. Y apuntamos a que la gente pierda el temor a la universidad como un lugar cerrado, al que nadie puede ingresar, o deba tener 19 años o ser muy inteligente.

¿De dónde provienen los alumnos?

Son empleados de la fábrica y también jóvenes de Puerto Rico y alrededores que no vendrían a Posadas, por el motivo que fuere. Las clases del Proyecto de Celulosa y Papel de Misiones, a cargo de la doctora Area, son dictadas por extraordinarios investigadores de reconocimiento internacional. Es el mismo grupo que dicta la carrera aquí en Posadas, lo que nos da orgullo porque es la UNaM que encara esto con todos sus recursos humanos formados.

 

¿Cuántos son los alumnos?

Hoy tenemos unos 25 a 30 alumnos que llevan al día esta carrera de dos años y medio aproximadamente. A fin de 2018 ajustaremos todo según los turnos de la fábrica, para dictarla nuevamente el año que viene a otra cohorte (de estudiantes), en distintos horarios para los empleados de celulosa y papel y la gente que quiera cursar. Este año damos algunos días el almuerzo para todos los estudiantes y la empresa aporta el alojamiento para los docentes. Es una sinergia muy importante y al menos dos cohortes vamos a tener formadas.

¿Qué importancia tiene la doble titulación acordada con la Universidad de Paraná?

Gracias al trabajo conjunto con los ingenieros Miguel López y Sergio Surkan, la UNaM es pionera en la producción del doble título, con aprobación del Ministerio de Educación de la Nación, en la Ingeniería en Alimentos junto a la UTFPr de Paraná, en Brasil. Un estudiante de Ingeniería en Alimentos que esté en cuarto año de Posadas podrá hacen un año en Brasil. Con ciertos requisitos: buenas notas, resultar seleccionado y ser enviado por la Universidad (no puede ir cualquiera). Regresa, se gradúa en Posadas, gestiona su título de ingeniero en alimentos, automáticamente tiene dos títulos: uno argentino y otro de la universidad brasileña, porque las universidades se reconocen mutuamente materias en la universidad de origen. Es un avance y un beneficio extraordinario  para los estudiantes.

 

¿Se agregan otras especialidades, tras el paso por Brasil?

Los ingenieros en alimentos de Misiones tienen una reconocida fama por lo que saben de la producción de yerba, del secado, de la industria y algunos otros alimentos con harinas o sin harinas. Al cursar un año en la ciudad de Medianeira, en Paraná, Brasil, se capacitan en un frigorífico de cerdos y pollos, uno de los más grandes del mundo, con un procesamiento diario de alrededor de 7000 a 8000 porcinos. Esa empresa tiene otra orientación, otra tecnología, y se forman en esa otra tecnología, con un avance extraordinario en su formación general, con otro idioma, otra cultura. Regresan con una formación integral, que es la obligación de la Universidad.

 

Galería de fotos firma cooperación con el Instituto Politécnico de Bragança, en Portugal



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE