Falleció Hugo Romeo Guerra, aquel delantero que le marcó un gol con la nuca a River

Falleció Hugo Romeo Guerra, aquel delantero que le marcó un gol con la nuca a River

El ex futbolista de 52 años falleció anoche en Arrecifes por causa de un infarto. Será recordado por su histórico gol de nuca en un Superclásico jugando para Boca.

 

El ex futbolista uruguayo Hugo Romeo Guerra falleció en la madrugada del viernes en su casa de Arrecifes, Buenos Aires. Tenía 52 años.

Según informaron a Clarín, había ido a jugar al fútbol como todos los jueves y cuando llegó a su casa sufrió paro cardíaco que provocó su muerte.

El velatorio del ex delantero se realiza desde las 8 de la mañana en la Cochería Ametller Hnos ubicada en Santiago H. Pérez 515 (Arrecifes).

Guerra, que se retiró en 2003, era recordado por su paso por Boca en 1996, cuando le anotó un gol de nuca a River sobre el final de un Superclásico.

Había nacido en Canelones, Uruguay, el 18 de marzo de 1966. Arrancó su carrear en Peñarol y recaló en el fútbol argentino 1989 para jugar en Gimnasia. Su mejor paso lo tuvo en Huracán en la temporada 95/96.

El 29 de septiembre tiene un asterisco marcado en el calendario de los hinchas de Boca. En 1996 y en la Bombonera se jugó un clásico vibrante frente a River. Y Hugo Romero Guerra dejó su particular sello.

El potente delantero disputó apenas 12 partidos con la camiseta de Boca y metió cinco goles, uno de ellos inolvidable.

Cuando el encuentro se terminaba con un empate con gusto a poco para Boca apareció el grandote y metió la nuca. Roberto “Tito” Pompei y Gabriel Cedrés habían puesto dos veces en ventaja al local mientras que el chileno Marcelo Salas y Juan Pablo Sorín lo habían empatado para River que venía dulce por haber levantado la Copa Libertadores y aguantaba el 2-2.

Pero cuando el partido se iba en la Bombonera, llegó un envío al área que cambió la historia de Guerra. Un centro de Mauricio Pineda de zurda al corazón del área. El delantero saltó más que todos pero quedó de espaldas al arco. No le quedó otra que improvisar un giro, un nucazo. Y la pelota viajó contra el palo derecho del Mono Burgos.

El festejo, que incluyó a Diego Maradona en cueros eufórico desde su palco, fue inolvidable. Tanto como ese movimiento de Guerra.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE