El cuento del Presidente ayer en Diputados

Ayer, en la maratónica sesión de la Cámara de Diputados donde se estaba tratando el tema tarifas, con el condimento del pedido de auxilio del gobierno nacional al FMI (Fondo Monetario Internacional), en una rueda de café y anécdotas un político contó un chiste para amenizar la charla. El relato era gracioso y al mismo tiempo reflejaba una constante de nuestra historia.

Dice algo así:

Al terminar su mandato, un presidente se reúne con su sucesor. Le da algunos consejos, le explica cómo funciona todo en Casa de Gobierno y al final le da tres sobres numerados.

Cada vez que tengas un problema importante- le dice – y no sepas qué  hacer, abrí uno de los sobres, primero el 1, después el 2 y por último el 3.

Se hace el traspaso, el nuevo presidente empieza su mandato y, un par de  años después, se tropieza con la primera crisis de gobierno. No encontrando otra solución, decide abrir el primer sobre y adentro lee una frase: “Échale la culpa al gobierno anterior”. Sigue el consejo y usa el argumento para solucionar la crisis.

Pero pasa otro año más y llega la segunda crisis. El Presidente decide abrir el segundo sobre y adentro lee: “Échale la culpa a los de afuera”. Una vez más, sigue el consejo y las cosas se acomodan rápidamente  Al final, pasan otros dos años, y, poco antes de las nuevas elecciones, sufre otra crisis de proporciones. Ya sin otra salida, abre el último sobre, con mucha confianza ya por los resultados obtenidos, y esperando una mágica ayuda. Sorprendido, se encuentra con la sencilla frase “Prepará tres sobres”…

Como pasa con los chistes, es divertido porque tiene mucho de imaginación. Obviamente, la situación es un absurdo, grotesca y descabellada, pero podemos reconocer en ella las actitudes que va asumiendo un gobierno a medida que pasan los años y sufre el desgaste político. Parece que la culpa de los problemas siempre la tienen otros, no ellos, hasta llegar, a veces, a extremos ridículos. Como el adolescente que asegura “la profesora me bochó porque me tiene bronca”. Quizás lo más terrible del chiste es que al final la historia vuelve al punto de partida, y parece que la cadena de recriminaciones va a seguir repitiéndose indefinidamente.

Por supuesto, esto no quiere decir que la culpa de todos los problemas sea siempre del gobierno de turno. Es obvio que algunos problemas se arrastran de la gestión anterior, o de las gestiones anteriores, y otros responden al contexto internacional. Pero también es cierto que muchos gobiernos triunfan frente a las circunstancias más adversas. En una Alemania verdaderamente devastada por la guerra, solo llevó cinco años al canciller Konrad Adenauer y su ministro de finanzas, Ludwig Erhard, sacar la economía adelante, en lo que desde entonces fue conocido como “el milagro alemán”.

Lo que podría decirse a partir de todo esto es que, ante determinadas circunstancias, la culpa puede ser de cualquiera, pero eso, a fin de cuentas, no es lo importante. Lo importante es lo que se va a hacer ante esa situación. La culpa es apenas un diagnóstico, algo que parece decir mucho pero que no dice nada. La culpa puede ser de cualquiera, pero la responsabilidad es del gobierno. Es el que debe hacer frente a los problemas, pues asumió ese compromiso al participar en las elecciones y tomar las riendas del estado.

No se trata ahora de caer sobre Cambiemos. Al inicio de su gestión, el gobierno trajo cambios muy positivos en esta línea: sinceramiento, dialogismo, capacidad de reconocer los propios errores. Es cuestión de que no tuerza el rumbo y opte por buscar las culpas ajenas, que es la salida fácil pero que, en realidad, no es una auténtica salida. También corresponde a la oposición, en estos casos, actuar con madurez, para que señalar los errores del gobierno no se transforme en un ejercicio desestabilizante. Romper con la cadena de culpas, especialmente en momentos tan delicados como el que estamos pasando, es tarea no de un gobierno, sino de la política en conjunto.

(*) Magister en Comunicación y Marketing político Universidad del Salvador.

Postgraduate Business and Management. Universidad de California Ext. Berkeley, EEUU.

Director de Buenos Aires Comunicación, BAC

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE