El sector cooperativo plantea un golpe de timón que contemple a las economías regionales y sus ciclos productivos

El sector cooperativo plantea un golpe de timón que contemple a las economías regionales y sus ciclos productivos

El presidente de CONINAGRO, Carlos Iannizzotto, estuvo en Misiones junto al Consejo de Administración de la entidad. Recorrió cooperativas y se reunió con representantes del ámbito agropecuario. Sostuvo que mantienen buen diálogo con el Gobierno Nacional, al que reclaman reglas de juego claras y medidas que incentiven las exportaciones. El sector propone una ley que atienda las necesidades de las economías regionales.

Oriundo de la tierra del buen vino y del sol, el mendocino Carlos Iannizzotto defiende a ultranza a los productores y al asociativismo. Por eso no duda en afirmar que el gobierno de Mauricio Macri con quien -destaca – “el campo mantienen un buen diálogo”, debe barajar y repartir nuevas cartas para sostener ese apoyo. “Nos sentimos en muchos aspectos conformes con el Gobierno; hay muy buen diálogo en las mesas de competitividad. Pero así también decimos que hay una coyuntura que atender. Tiene que haber políticas diferenciadas para el sector, no buscamos asistencialismo sino políticas impositivas y financieras adecuadas; que que el productor y el sector agroindustrial puedan afrontar”, afirma el presidente de CONINAGRO; entidad que nuclea a unas 800 cooperativas agropecuarias del país.

Los números que maneja el dirigente marcan que el conglomerado agroindustrial genera casi el 30% del PBI argentino, con exportaciones que rondan los 27 mil millones de dólares. “Somos superavitarios porque importamos solo 3 mil millones de dólares”, enfatiza.

La entrevista no puede soslayar la conyuntura y el cimbronazo que causó esta semana la suba del dólar, empujada -además de otros factores- por la especulación financiera. Y es en ese terreno donde el campo siente que juega con desventaja, porque ni bien termina de cosechar el productor ya tiene que conseguir recursos para preparar la próxima campaña. No hay tiempo ni plata para la especulación. Todo el ciclo productivo consiste en trabajar y volver a invertir. “Ese es el esquema monetario con flexibilidad para el campo que este gobierno aún no le ha encontrado la vuelta. Entonces, a nuestra economía le ha faltado esa mirada más de estadista, más diferenciadora. Tengamos paciencia, ojalá el presidente tenga la suficiente serenidad para tomar las medidas en favor del país”, añade esperanzado.

Un escenario de dólar alto podría suponer un escenario ideal para el campo y sus exportaciones. Rápidamente Iannizzzotto aclara que solamente con esa variable no alcanza. “Tenemos buenos productos, con buenos precios en el mercado internacional, pero nos falta estabilidad para exportar. Nosotros mismos nos ponemos obstáculos como la alta carga impositiva, los costos de logística, las elevadas tasas interés, el gran déficit fiscal. Para exportar no alcanza solo con un dólar alto”, argumenta.

 

Vea también:  Del presidente de CONINAGRO: “a nivel nacional, el sector cooperativo está en franco crecimiento”

Una de las mayores preocupaciones de CONINAGRO que verbaliza su presidente está relacionada con la concentración y el éxodo rural. Tal vez por eso, y por su mirada que busca entender a cada economía regional, sostiene que la regulación de precios en la actividad yerbatera debe sostenerse. “En la actividad vitivinícola la regulación de precios nunca funcionó, pero en la yerba mate hoy está y puede ser una forma de defender al productor”, afirma.

En el libro “El Campo y la Política III” que presentó en Posadas, CONINAGRO describe a 19 actividades productivas y sus respectivas economías regionales. Casi todas están con señales de alerta o paralizadas. Para Iannizzotto y los cooperativistas enrolados en esa entidad, la salida tiene que incluir a los productores y a cada una de las actividades del agro argentino, por eso proponen una Ley de Economías Regionales. “Proponemos que se apliquen políticas diferencias a cada economía, contemplando los ciclos agrícolas, las necesidades del productor y de las industrias; con esquemas asociativos para que haya producción en escala. Que tengamos así más pequeños productores, con calidad y volumen, porque si no, vamos camino a una concentración que no favorece a nadie, ni a los pequeños y medianos productores ni a los consumidores”, concluye.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE