Para Guillermo Knass, Argentina se vio obligada a volver al FMI porque “el gradualismo va demasiado despacio”

Para Guillermo Knass, Argentina se vio obligada a volver al FMI porque “el gradualismo va demasiado despacio”

El economista indicó que llevar adelante la política económica que impulsa el Gobierno nacional demanda el ingreso de una importante cantidad de divisas que llegan vía endeudamiento, pero resulta cada vez más difícil conseguir financiamiento ante la lentitud en la baja del déficit que impone el gradualismo. Dio por descontado que vendrá un ajuste ya sea por exigencia del FMI o por “imposición de la realidad”.

Guillermo Knass – Radio República

 

“Recurrimos al Fondo (FMI) porque no nos queda otra alternativa”, aseveró Guillermo Knass economista y docente de macroeconomía en la UNaM. Consideró que el déficit fiscal es el principal problema que muestra el panorama económico actual y advirtió que cuando el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne habla de una meta de 2,7 por ciento del PIB se refiere a déficit primario, pero si se agregan los déficit fiscal y cuasifiscal –que incluyen pago de intereses de deuda externa y Lebacs- el número ronda el 10 por ciento.

“El gradualismo que se implementó para evitar un ajuste abrupto necesita muchos recursos de afuera, pero este gradualismo va demasiado despacio en lo que se refiere al gasto público que es lo que nos trae problemas, sí o sí hay que ajustar 3 o 4 puntos del PIB. Cuando Dujovne habla del déficit, generalmente se refiere al déficit primario cuya meta es de 2,7 que es un parámetro controlable, el problema es que déficit financiero se va agrandando y hay un déficit cuasifiscal que crece mucho por los intereses que pagan las Lebacs, entre los tres tenés casi 10 puntos y eso sí es mucho y hay que pagarlos a todos por igual”, dijo en diálogo con Radio República.

Afirmó que cuando se toma en cuenta el déficit total, la cifra que se obtiene resulta preocupante. Recordó que cuando la dictadura llevó a 10 puntos el déficit fiscal debió dejar el gobierno, en el año ’89 se volvió a ese nivel de déficit en medio de la crisis de la hiperinflación y finalmente, cuando asumió el gobierno de la Alianza se encontró con un déficit de 10 puntos “y sabemos cómo terminó esa historia”, remarcó.

Explicó que el creciente déficit comercial limita las opciones de Argentina para reducir su déficit. “Si estás endeudado es bueno tener superávit comercial, porque de ahí poder sacar los dólares para pagar la deuda, pero Argentina tiene déficit comercial, entonces tiene que recurrir a mayor deuda para venderle dólares a los importadores, porque si los importadores paran, la economía se frena”, dijo.

Consideró que uno de los motivos de la corrida del dólar es que los mercados ven que el déficit Argentina es muy grande, estiman que el Gobierno no va a poder aguantar la cotización del dólar y buscan salir del peso antes de se devalúe.

Advirtió que en las condiciones actuales nadie puede hacer una proyección de cuál será el valor del dólar porque “todavía no está controlado”. “Un día clave va a ser el 15 de mayo que vencen 600 mil millones en Lebacs, esa va a ser una prueba difícil para el central. Es más del 60 por ciento de la cantidad total de dinero circulante. Ahí se va a ver si el mercado le renueva la confianza y recompra esas Lebacs o retira los pesos y compra dólares, lo que sería caótico”, señaló.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE