El grupo de teatro Agua de Río estrenará la obra “Pedido de mano” en el Cidade

La obra “Pedido de mano”, de Antón Chejov, será llevada al escenario el próximo 19 de mayo a las 21 en el Centro Cultural Vicente Cidade, por el grupo teatral misionero “Agua de Río”, bajo la dirección de Silvina Warenycia.


La obra:

Director: Silvina Warenycia
Actúan: Alejandro Scholler – Salvador Gimenez – Carina Noemberg
Músico en vivo: Matías Almirón
Técnica: Erick Roth
Diseño de vestuario: Rosa Valenzuela



Sinopsis:

Es una de las primeras obras cómicas de Anton Chejov escrita en Rusia en 1888. Una comedia en un acto donde Lomov un terrateniente ruso, solterón e hipocondríaco, se presenta en casa de su vecino Stepan Chubukov con la intención de pedir la mano de su hija Natalia, después de vivir toda una vida como vecinos.
Chubukov el padre acepta feliz entregarla, pero entre los pretendientes las cosas se complican. Este hecho se convierte en el “juguete cómico” que nos propone Chejov, con situaciones absurdas, patéticas y poéticas que, a pesar de los años se siguen repitiendo y nos muestra como el ser humano muchas veces se deja llevar por su carácter sin importar sus intereses.

Duración: 40 minutos

Sobre el Grupo AGUA DE RIO:

Realiza su actividad teatral en la ciudad de Posadas hace varios años, organiza el Festival Internacional “Gurises al teatro” en el mes de Julio en vacaciones de invierno, sus puestas en escena abarcan a publico adulto en obras como “Dos Mujeres” de Daulte, “La más fuerte” de Strindberg, “De que te sirve saberlo” de Nán Gimenez, entre otras, como infantil en obras como “A vos ¿Qué te da miedo?” de Gracia Morales, “Los cuentos de Malena” de Luque, o “Alisha” en versión de Iván Moschner. Organiza además varios ciclos teatrales, como infantiles y extensión del Festival Internacional de Encarnación Paraguay del grupo ROCEMI. Brinda talleres de teatro en el Centro Cultural Cidade.


Sobre el autor: ANTON CHEJOV (1860-1904)

Dramaturgo y autor de relatos, Antón Chéjov es un de los escritores más destacados de la literatura rusa del siglo XIX. La crítica moderna considera a Chéjov uno de los maestros del relato. Y dentro del teatro ruso se le considera como un representante fundamental del naturalismo moderno.
Sus obras dramáticas, lo mismo que sus relatos, son una crítica constante de la sociedad que le tocó vivir, la Rusia anterior a la revolución de 1905, donde refleja la inquietud de sus personajes por crear un mundo mejor… y su frustración. Para presentar estos temas, Chéjov desarrolló una nueva técnica dramática, que él llamó de “acción indirecta”. Para ello diseccionaba los detalles de la caracterización e interacción entre los personajes más que el argumento o la acción directa. En una obra de teatro de Chéjov muchos acontecimientos dramáticos importantes tienen lugar fuera de la escena y lo que se deja sin decir es muchas veces más importante que las ideas y sentimientos expresados.

Maestro en el tacto emocional y el dibujo de los personajes, con inclinación al miramiento crítico en unos textos impregnados de sensibilidad y sentido del humor, Chéjov falleció en 1904 causa de la tuberculosis que padeció durante toda su vida.

Algunos de los mejores relatos de Chéjov se incluyen en el libro publicado póstumamente Los veraneantes y otros cuentos (1910). Sus cuentos y relatos cortos más importantes son La estepa (1888), La cigarra (1892), La sala número 6 (1892), El monje negro (1894) y La señora del perro (1899). Entre sus obras teatrales destacan La gaviota (1896), El tío Vania (1897) o Las tres hermanas (1901).



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE