A 36 años del hundimiento del Belgrano:“Jamás borraré de mi mente cuando vi la suelta del barco hundirse por completo”

A 36 años del hundimiento del Belgrano:“Jamás borraré de mi mente cuando vi la suelta del barco hundirse por completo”

 

Es la imagen que quedó grabada en la retina, mente y corazón del posadeño Luis Enrique Raczkowsky, Suboficial Mayor, sobre aquel 2 de mayo de 1982. El hombre es uno de los misioneros que iban en ese barco, cuyo episodio quedó en las páginas de la historia argentina.

 

En la mañana de este miércoles se hizo en Posadas un emotivo acto en recuerdo del hundimiento del Crucero ARA General Belgrano.

En pleno conflicto bélico con Gran Bretaña por la soberanía de las Islas, el crucero fue atacado por la flota inglesa fuera del área de exclusión de guerra. El hundimiento se produjo el domingo 2 de mayo de 1982.

 

El hundimiento del Crucero ARA General Belgrano en la guerra de Malvinas es uno de los hechos más recordados de la historia argentina.

Aquel trágico suceso  causó la muerte de 323 argentinos (seis de la provincia de Misiones), prácticamente la mitad de las bajas de nuestro país en todo el conflicto.

En este marco, hoy en Posadas recordaron a las víctimas y sobrevivientes del crucero, en la plazoleta de la calle Roque Pérez y Felix de Azara. El Director del Liceo Naval Militar “Almirante Storni”, Capitán de Navío Infantería de Marina, Francisco Daniel Pellegrino, dijo que todos los años se convocan en el lugar para rendir tributo a los caídos. El cabo principal Mesa es honrado también en Posadas, pero a las 16 horas, hora que se hundió el Belgrano.

“Siempre fui un hombre de fe, eso me salvó”

Luis Enrique Raczkowsky, recuerda el momento con mucha emoción, y obviamente, jamás podrá olvidarlo. “Me levantaron para ir a cubrir el crucero de guerra e inmediatamente fui a cubrir el combate. El buque ya no tenía luz, comenzó a moverse sin dominio. Como estábamos fuera de la zona de exclusión pensé que no iba pasar eso”, recuerda.

“Siempre fui un hombre de fe, eso me salvó”, asegura Luis sobre aquel abatido momento y que hoy lo puede contar.

A 36 años Luis reflexiona no sólo lo vivido, sino sobre la Patria, el amor y proeza que dejaron tantos como él y lamenta que hoy “se perdió ese amor. Mientras pasa el himno Argentino vemos a jóvenes con nuestra bandera, pero con auriculares conectados al celular”, manifiesta con mucho dolor.

Para Luis, el momento que en su mente quedó fijado es “cuando se terminaba de hundir el buque, estuve a menos a 50 metros. Cuando logramos zafar, vi la suelta que se hundía y las explosiones que reventó todo”, describe.

Consultado sobre si los veteranos son recordados como merecen dijo: “El día del animal es más recordado”.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE