MeWe, la red social que desafía a Facebook

MeWe, la red social que desafía a Facebook

La plataforma asegura que no usa cookies, ni comparte los datos de sus usuarios con terceros. ¿Qué dice su política de privacidad? ¿En cuánto se diferencia de otros sitios?.

Tras el escándalo de Facebook, se instaló con fuerza el debate sobre el derecho a la privacidad en las redes sociales. ¿Cuánta información recopilan? ¿A qué están expuestos los usuarios? Y en el marco de este debate, surgieron algunas propuestas que, dicen, buscan cuidar a los cibernautas. Como la competencia Open Book que convoca a crear una red social “que no manipule a la gente”.

También se puso el foco en algunos sitios que, si bien no son nuevos, buscan imponerse como una “solución superadora”. Tal es el caso de MeWe, una plataforma que se creó en 2014 y que se presenta ante el mundo como una “red de comunicación privada mundial”. Está disponible para usar desde el navegador, iOS y Android.

Esta red social, que fue desarrollada por Mark Weinstein, cuenta con el visto bueno del padre de internet, Tim Berners-Lee. Al menos así lo dejó en claro desde su cuenta de Twitter cuando, en 2015, invitó a los usuarios a apoyar esta startup.

En su sitio oficial, MeWe aclara que se diferencia de Facebook y otras redes sociales porque ofrece “un servicio revolucionario que pone el acento en la privacidad y el intercambio social, en el que las personas puedan ser ellas mismas, sin censura”.

De acuerdo con sus creadores, en esta plataforma no se utilizan cookies, no se espía al usuario y no se recopilan datos con fines publicitarios. “Nunca proporcionaremos a los anunciantes información de carácter personal sobre ti”, se lee en la descripción del sitio.

“El 99 por ciento de los estadounidenses están preocupados por su privacidad en la actualidad. Y si uno mira la cantidad de datos que Facebook recopila de sus usuarios, es más de lo que tiene la CIA”, dijo Weinstein cuando recién presentaba su plataforma, en 2014, según publicó Business Wire.

Cómo hacen dinero

MeWe tiene un modelo de negocios freemium. Esto quiere decir que ofrece acceso a una cantidad de herramientas gratuitas pero algunos servicios son pagos, como por ejemplo un menú de emojis personalizados, el acceso a mayor capacidad de almacenamiento o el uso del chat secreto, que no es más que la posibilidad de intercambiar mensajes con encriptación punta a punta como se hace en WhatsApp o Telegram.

Qué se puede hacer en MeWe

Tal como en cualquier red social, se pueden compartir fotos, textos y videos en el muro. También se pueden entablar conversaciones de texto, hacer llamadas de voz y videollamadas.

Y tal como ocurre en Facebook, la red social ofrece la opción de unirse a diferentes grupos. Algunos son abiertos y otros son cerrados. Los grupos están divididos según diferentes ejes temáticos y el usuario también puede crear su propio grupo, si así lo desea.

Cuenta con una solapa para generar eventos, otra para añadir contactos de diferentes maneras, una de ellas es a través de código QR como en Snapchat. Y, como cualquier otro sitio, se puede modificar la configuración desde el menú de Ajustes.

Desde allí se pueden, por ejemplo, controlar los niveles de permisos y privacidad y elegir qué pueden ver los diferentes usuarios. Algo que también se puede hacer en Instagram o Facebook, por ejemplo.

¿Es tan segura como dice ser?

Es difícil comprobar si lo que dicen es cierto. Desde el punto de vista del usuario no hay forma de corroborar que ellos no compartan información con terceros de ninguna manera posible.

Solo existen algunas precauciones básicas que se pueden tomar y una de ellas es leer la política de privacidad. Al hacerlo, se pueden encontrar ciertas cuestiones que vale la pena destacar:

Dentro del apartado sobre los mensajes que desaparecen, se les advierte a los cibernautas que es posible que los destinatarios guarden esos chats de diferentes manera, por ejemplo sacándole una foto con otro teléfono, de ahí que se le advierta al usuario que no envíe mensajes que no quiera que otros guarden. Es una obviedad que, de todos modos, no está de más recordar.

También dice que una vez que los destinatarios reciben los mensajes, estos se eliminan de los servidores pero no pueden garantizar que ocurra “en un plazo concreto”.

Dicen que no comparten información de carácter personal sobre sus clientes con terceros, salvo que la ley lo exija. “Si nuestras prácticas cambiaran, abordaríamos la cuestión con arreglo al Artículo 1798.83 del Código Civil de California”, se menciona.

La conexión con otros sitios:

Se aclara que MeWe ofrece la opción de vincular la plataforma con otros servicios o sitios de terceros (por ejemplo para compartir información a través de ellos) pero al hacerlo, el usuario deja de estar protegido por la política de privacidad de MeWe. En este punto tampoco se diferencia de lo que ocurre en otras plataformas.

“MeWe no es responsable del uso ilegítimo, la pérdida o la divulgación de información de carácter personal en relación con el uso de los recursos de un tercero”.

En cuanto al cuidado de los datos que se comparten en esa vía, se destaca que se cifra la información de carácter personal y “y la mayoría, si no todas, tus peticiones al servidor se crean a través de una conexión segura (HTTPS). Sin embargo, ninguna transmisión de datos a través de Internet u otra red es 100 % segura”.

Primeras impresiones

A primera vista la aplicación no parece diferenciarse mucho de otras, al menos en lo que respecta a sus funciones.

Tal como se mencionó anteriormente, ofrece muchas de las alternativas que ya están presentes en otras app, como son los chats, los emojis, un muro y grupos de interacción.

En lo que tiene que ver con la experiencia, apenas encontré un contacto de mi lista de conocidos dentro del sitio, lo cual demuestra que no tiene la popularidad de otros sitios. Nada que no se sepa: para que una red social funcione tiene que ganar adeptos.

En iOS tiene una valoración de 4,2 sobre cinco. Recibió un total de 6.860 valoraciones, en su mayoría positivas. Algunas críticas tienen que ver con el modo en que funcionan los grupos: algunos dicen que no es fácil seguir el hilo de conversación porque la forma en que se visualizan es confuso.

En lo personal, la app se me trabó en más de una ocasión mientras navegaba por las opciones y tuve que cerrarla y volver a abrir para continuar probándola.

Como cualquier otra red social donde se ofrece la opción de compartir fotos, videos y hacer videollamadas, la app solicita acceso a la galería de imágenes, micrófono y cámara. También lo hacen Instagram, Facebook y cualquier otra plataforma que permita realizar estas acciones.

En los que respecta a la privacidad, creo que la máxima que conviene aplicar en el mundo virtual es que es mejor evitar compartir contenido que se quiere mantener dentro del ámbito privado. Nada asegura que esa información no vaya a viralizarse ya sea por el descuido o mala voluntad del destinatario de esos datos o incluso por alguna falla o vulnerabilidad que pueda haber en el sistema.

Fuente: Infobae



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE