Recorriendo la ciudad rosa, Toulouse, Francia

Tenía una invitación para conocer Toulouse, en el sur de Francia. Esta ciudad recibe el apodo de Ciudad Rosa, por el color dominante en los edificios antiguos, construidos con ladrillos caravista.

Toulouse es una ciudad del sur de Francia, capital del departamento del Alto Garona y de la región Occitania, así como la capital histórica de la provincia del Languedoc. Es la cuarta ciudad más poblada del país, por detrás de París, Marsella y Lyon.

 

Los romanos la conquistaron entre 120 y 100 a. C. y le dieron el nombre de Tolosa. Fue luego capital del reino de los visigodos en el siglo V, más tarde del reino franco de Aquitania y en el siglo IX del Condado de Tolosa. En esta región de Francia se desarrolló una nueva concepción del cristianismo, en desacuerdo con la de Roma.

En el siglo XX, Tolosa tuvo la suerte de no ser escenario de combates durante la Segunda Guerra Mundial, esto colaboró en proteger los edificios emblemáticos. Esta ciudad es conocida mundialmente por su industria aeroespacial. En 1917 acogió a industrias estratégicas como la aeronáutica, y fue punto de partida de la primera línea aérea regular francesa. Es una de las ciudades en las que se ensamblan los aviones Airbus, como en el caso del avión de largo alcance A380. La industria espacial está también representada con empresas como Spot Image (imágenes por satélite), Alcatel, Airbus Defence & Space y el CNES (Centro Nacional de Estudios Espaciales).

Además de la Garona la ciudad se ve atravesada por varias vías fluviales de gran interés turístico fruto de la construcción y sucesivas mejoras del Canal de los dos mares. Llega a ella por el sureste el Canal del Midi, obra cumbre de la ingeniería fluvial del siglo XVIII, nombrado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Éste desemboca en el Port de l’Embouchure, junto con el de Brienne que le une a la Garona y el lateral de la Garona que continua hasta el Atlántico.

Recorrer la ciudad en bicicleta es el mejor plan para disfrutar de estos canales. Pueden comenzar el paseo por el parque de la prairie des filtres (lugar de reposo y paseo de los tulusanos y sede del festival musical Río Loco). Sacarse una linda postal del puente “Pont Neuf” que une el centro con el barrio popular de Saint Cyprien.  Está construido junto al antiguo hospital de peregrinos (Hôtel-Dieu Saint-Jacques).

Un paseo obligado es la plaza del Capitolio (Capitole en francés), y la sede del ayuntamiento de Toulouse que lleva el mismo nombre.  Su construcción fue iniciada por las autoridades locales de la ciudad en 1190 con el objetivo de establecer una sede para el poder municipal y legislativo. La fachada actual fue construida en 1750 bajo las órdenes del arquitecto Guillaume Cammas. Las ocho columnas de mármol que la adornan simbolizan los ocho primeros cónsules o capitouls, encargados en aquel tiempo de dirigir cada uno de los ocho distritos en que se dividía la ciudad.

Otro paseo recomendado es la basílica de San Sernín (en francés, Saint-Sernin), también conocida como basílica de San Saturnino de Tolosa, es un templo católico de la ciudad de Toulouse.  Es uno de los edificios emblemáticos de la ciudad, la iglesia románica más grande de Occitania y la segunda más antigua de toda Francia, después de la abadía de Cluny.

Toulouse tiene una gastronomía que vale la pena probar.

Pueden optar por una simple y maravillosa pizza italiana, acompañada por un vino clarete (rosado) del mismo origen. O bien una cenar en uno de los tantos restaurantes de la ciudad. No dejen de pedir ostras de entrada, un manjar! Y de plato principal, un clásico de la de la gastronomía de la zona, es el Steak Tartare  (tartare de carne cruda) – ideal que lo elaboren directamente en la mesa, ya que se consume bien fresco, el secretito un poco de mostaza de Dijon-. También prueben el Foie Gras de canard (hígado de pato).

Esta zona tiene el honor de ser una de las mejores zonas de Francia donde se elabora de este manjar. Para el postre, un parfait de violetas (esta flor crece exclusivamente en esta zona). Se puede acompañar la cena con un excelente Champagne o un buen vino tinto de la zona. Para a sobremesa las opciones pueden ser un Bas Armagnac o un  clásico Pastis de Marselle, Pernord.

Gracias a mi amigo Lionel Culine por la invitación a conocer su maravillosa ciudad Toulouse!

À bientôt!

 

 (*) Sommelier 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE