Nuevas líneas de crédito del BICE para Pymes foresto-industriales apuntan a modernizar su tecnología y recuperar mercados

RELACIONADAS

Para mejorar la competitividad del sector foresto-industrial del país, los fabricantes de ASORA (Asociación de Fabricantes y Representantes de Máquinas, Equipos y Herramientas para la Industria Maderera) y el BICE (Banco de Inversión de Comercio Exterior) trabajarán en el asesoramiento técnico en conjunto en proyectos de modernización para facilitar el acceso a las nuevas líneas de crédito que se lanzó desde la entidad financiera para la compra de maquinaria e incorporación de tecnología destinada a Pymes del sector.

“La línea de crédito ofrecerá tasas y plazos competitivos. La TNA final para el adquirente del bien de capital será en el entorno del 13%. A esta se llega a través de la bonificación que aplican el Ministerio de Producción de la Nación y los proveedores de maquinaria foresto-industrial. Los créditos serán de entre $ 500.000 a $ 3.000.000, con un plazo de hasta 5 años y podrán cubrir el 80% de la inversión neta de IVA”, precisaron desde el BICE.

La medida fue anunciada en la última reunión de la Mesa Nacional de Competitividad Foresto Industrial realizada el 5 de abril en Iguazú, por el Presidente Mauricio Macri, con la presencia del presidente del BICE, Pablo García, acompañado por el ministro de Producción Francisco Cabrera y el Ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, con el objetivo de apoyar a que las empresas del sector busquen modernizar su tecnología y máquinas.

Del encuentro participaron también las PyMEs del sector y los proveedores de maquinarias nucleados en ASORA (Asociación de Fabricantes y Representantes de Máquinas, Equipos y Herramientas para la Industria Maderera) y FAIMA (Federación Argentina de la Industria de la Madera y Afines).

“Las mesas sectoriales son uno de los pilares de la política productiva del gobierno nacional para la transformación productiva. Son un ámbito de coordinación donde las distintas áreas del Estado, las empresas y los sindicatos se ponen a trabajar en la mejora de la competitividad de cada sector. Se trabajan temas acordados como prioritarios para cada sector, entre ellos simplificación administrativa, apertura de nuevos mercados, financiamiento y transferencia tecnológica, entre otros ejes”, señaló Cabrera, en la oportunidad, tras finalizar el encuentro.

“Estamos muy conformes con esta iniciativa que es fruto del esfuerzo coordinado entre el sector público y el privado, con la cual buscamos mejorar la inclusión financiera de este sector clave para la región del NEA”, señaló, por su parte, Pablo Garcia. “Queremos que las PyMEs puedan concretar sus proyectos de reconversión productiva y modernización, por eso nos asociamos con el Ministerio de Producción, los proveedores de maquinaria foresto-industrial y Garantizar (SGR) para  mejorar las condiciones de los préstamos”, agregó el presidente del BICE.

En tanto, en la entrevista con ArgentinaForestal.com el director nacional de Foresto-industria del Ministerio de Agroindustria, Nicolás Laharrague, explicó que la medida “es resultado del trabajo realizado en forma articulada entre el sector público y privado en el que participaron FAIMA, ASORA, el Ministerio de Agroindustria y el Ministerio de Producción. Los motivos por el cual es tan importante lograr esta línea de financiamiento del BICE es que permitirá abrir una línea directa para financiar a las PyMEs del sector a través de los fabricantes de ASORA. Los préstamos serán para la adquisición de bienes de capital y tendrán como objetivo promover la competitividad y modernización de estas empresas y mejorar su acceso al crédito formal”, detalló Laharrague.

Por otro lado, la medida tendría un doble objetivo. Por un lado, buscará promover la competitiva y la modernización de las PyMEs del sector foresto-industrial a través de la adquisición de bienes de capital y, por otro, mejorar la inclusión financiera de estas empresas que cuentan con dificultades para acceder al crédito formal.

Para ello, financiará la compra de bienes de capital, como por ejemplo: secaderos y calderas, machimbradoras y máquinas para producir tableros, vigas multilaminadas, placas y pallets.

Los fondos totales de la línea ascienden a $ 200 millones. Los beneficiarios serán PyMEs pertenecientes al sector de la Industria Forestal.

“Se realizó un esfuerzo coordinado entre sector público y privado para mejorar las condiciones de financiamiento: generando una asociación entre el Ministerio de Producción, los proveedores de maquinaria foresto-industrial, el BICE y Garantizar (SGR).  De esta manera, se pone a disposición una línea de créditos a tasas y plazos competitivos que contará, además, con los avales que aportará Garantizar SGR para mejorar la inclusión financiera”, detalló el funcionario nacional.

 

Del diagnóstico a las acciones

Para Laharrague, el diálogo en el marco de la Mesa de Competitividad “es lo que permite avanzar del diagnóstico de debilidades de la cadena productiva a metas concretas de soluciones en el corto plazo. Todo lleva su proceso, y este crédito se logra por el diálogo que se venía llevando entre los fabricantes de Maquinaria (ASORA) que son los facilitadores entre los tomadores de crédito (que son los aserraderos), el Ministerio de Agroindustria y el banco BICE. El mismo fabricante es el que ayudará a hacer la carpeta de la tecnología que necesita cada aserradero, para elevar después al banco”, recalcó.

“La medida surge en base a un relevamiento, después de un trabajo de FAIMA. También se tomaron datos del Censo de Aserraderos que realizó el Ministerio de Agroindustria, que da un panorama de 2.500 industrias en el país, y sobre el cual  Asora y FAIMA hicieron su informe sobre las necesidades de inversiones. Es decir, teníamos un diagnóstico y analizamos cuáles son las vías de solución, con el Estado Nacional como principal apoyo para poder avanzar”, señaló el director nacional.

“De esta manera, las Pymes podrán analizar las líneas de créditos que podrán tomar para incorporar tecnologías y poder modernizarse. Este convenio funcionará como una sociedad de garantía reciproca para aquellas Pymes industriales que no tienen hoy el respaldo para acceder a un crédito bancario. Hay requisitos a cumplir, ya que se busca reducir la informalidad. Para acceder a este beneficio hay que estar en actividad formal, responder a requisitos impositivos, y ahora tendrán el asesoramiento técnico para que puedan hacer los trámites que necesitan para cumplir con determinados requisitos que les permitan ser sujetos al crédito. Siempre con el objetivo de que puedan modernizar las industrias, un tema que el sector venía pidiendo en las reuniones de la Mesa de Competitividad”, indicó Laharrague.

“De alguna manera, para volver a exportar hay que estar preparados, por ello, esto permitirá una línea específica para que incorporen nuevas tecnologías los aserraderos, para una modernización de las industrias”, concluyó.

 

 

Por Patricia Escobar

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE