El drama de Daniela: conoció a un hindú por Facebook, se casó y debió ser rescatada tras sufrir un calvario

El drama de Daniela: conoció a un hindú por Facebook, se casó y debió ser rescatada tras sufrir un calvario

Una bioquímica conoció a un hombre a través de la red social. Se enamoró rápidamente y se casó. Sufrió todo tipo de maltratos y logró zafar gracias a una gestión de la madre.

Ella vivía en San Juan, él en la India. Un contacto en común logró que sus cuentas de Facebook se crucen. Un chat se convertiría en el comienzo de lo que fue parecía ser una historia de amor de novela, pero fue un tormento. Ella nunca imaginó ese hombre que juró desear ser feliz a su lado podría golpearla, humillarla y maltratarla al extremo. El Gobierno de San Juan y el Consulado de Argentina en ese país debieron intervenir.

Daniela es bioquímica y desde dos meses conoció a un hombre radicado en la India, a través de Facebook, del cual se enamoró perdidamente. La relación se entabló rápido. Él le propuso matrimonio y Daniela aceptó. Viajó para conocerlo y una vez que llegó notó que su vínculo era turbio. Comenzó detectando maltratos, luego fue víctima de golpes de todo tipo y más tarde perdió contacto con su familia.

Este hombre la mantuvo cautiva. No le permitía salir de la casa sin su consentimiento. Tampoco podía hacerlo sola, él la acompañaba a todos lados. La joven perdió contacto con el mundo durante un mes. Pero en un descuido de su pareja logró pedir ayuda haciendo una llamada telefónica a su madre, Yolanda.

La mujer no perdió tiempo. Solicitó la intervención y el respaldo al Ministerio de Gobierno de San Juan y las autoridades del área de Relaciones Institucionales contactaron de inmediato al Consulado Argentino en India, dirigido por Raúl Ignacio Guastavino, para trabajar en el rescate de Daniela. En 48 horas se logró un acuerdo con las autoridades de la India y la rescataron.

La joven salió del domicilio para resguardarse en la sede argentina ubicada en Nueva Delhi. Como sus pasajes se habían vencido, debieron hacer varios trámites para conseguir el retorno de la joven al país, que será el viernes.

El agresor es de origen oriental y desde hace varios años se radicó en la India por su religión. Según trascendió, el hombre le enviaba largos mensajes con palabras bonitas y varias promesas. Le expresó su deseo de formar una familia y vivir una nueva vida del otro lado del mundo. Esas palabras fue lo que motivó a la joven, según contó su madre a las autoridades de Gobierno, cuando, desesperada fue a pedir ayuda.

Daniela se casó con este hombre en Nueva Delhi, capital de la India. Vivían en Mumbai, también conocido como Bombay, que es una ciudad más alejada de la metrópolis.

Pese a que los primeros días de matrimonio parecían ser los imaginados, lentamente comenzó a pasar mucho tiempo encerrada, sin autorización para salir. La desigualdad de género está naturalizada en aquel Estado, al punto que el 80% de los matrimonios son acuerdos y compromisos familiares, y lo que opine la mujer no tiene valor.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE