Unas 40 personas se quedaron sin nada al incendiarse un inquilinato en Posadas

Unas 40 personas se quedaron sin nada al incendiarse un inquilinato en Posadas

El siniestro ocurrió en la noche del jueves, cuyas causas se investigan. El incendio se inició  alrededor de las 22.30 horas en las inmediaciones de avenidas Zapiola y Chacabuco, Chacra 100 de Posadas. Las llamas consumieron alrededor de 9 viviendas. Los damnificados se quedaron con lo puesto, y están siendo asistidos por el Estado “hasta que se acomoden y vuelvan a su vida habitual”.

Eran pasadas las 22 cuando comenzó el revuelo en la chacra 100 de Posadas. A muchos los despertaron las llamas, fue tan rápido e intenso que todos los habitantes del predio solamente alcanzaron a salir con lo puesto. “Yo estaba trabajando y mis hijos con la niñera, me llamaron y me contaron que alcanzaron a salir sanos y salvos porque se quemó todo”, contó Roxana Martínez, quien ahora está albergada en la iglesia Santa Rica con sus dos hijos.

Es que ella como sus vecinos damnificados, en la misma noche del incendio  fueron trasladados a los salones comunitarios de la Iglesia Santa Rita y Nuestra Señora de la Asunción.

En la noche del jueves se presentó un equipo del Ministerio de Derechos Humanos, la municipalidad de Posadas, quienes se sumaron a la tarea conjunta entre bomberos, policía, Subsecretaría de Protección Civil y Samsa y junto con las autoridades barriales, se gestionó el albergue de los damnificados.

En el primero pasaron la noche 21 familias, entre ellos seis niños pequeños y cuatro adultos mayores, uno de ellos discapacitado. En tanto, en el salón de la chacra 101 (nuestra Sra. De la Asunción) se pudo albergar a 15 personas. Otros se quedaron en casa de vecinos.

 Los propietarios del inquilinato, dos abuelitos en estado de shock y familias que se quedaron con lo puesto

Las familias que vivían en el predio alquilaban las  casillas a Bernarda Espinosa de 89 años y a su hermano Félix Espinosa de 75 años, quien fue asistido por paramédicos al entrar en estado de shock. Desde el estado municipal afirmaron que junto a las autoridades provinciales construirán la casilla para la mujer y su hermano, ya que eran los únicos propietarios. La abuela fue asistida inmediatamente y estaba acompañada por un sobrino. La mujer es sola con su hermano.

Por otra parte, las familias esperan ayuda para comenzar de nuevo. Lucía Encina, está en el salón de la parroquia Santa Rita, es sola con sus dos hijos. Contó que al momento del incendio estaba sola, durmiendo con sus pequeños, cuando sintió el humo, gritos y solo atinó a agarrar a los chicos y salir. También se quedó con lo puesto.

Mirta Aguirre,  está embarazada, estaba sola cuando escuchó el bullicio. Ahora espera ayuda para ella y encontrar rápido un lugar para poder esperar a su bebé que está por llegar.

 

Solidaridad colectiva:

Desde las primeras horas la ayuda comenzó a llegar de diferentes lugares. También  el Ministerio de Derechos Humanos  acercó las donaciones que resultan del ropero comunitario, campaña que permanece activa durante todo el año. Además ciudadanos, vecinos acercaban  calzados, indumentaria para niños, adolescentes y adultos, hombres y mujeres, productos de aseo personal, frazadas, toallas, ropa de cama, útiles escolares entre otros elementos de uso cotidiano. Estos también pueden ser llevados al ministerio de Desarrollo Social para ser llevados a las familias que perdieron todos sus bienes en el mencionado siniestro.

Las donaciones se reciben de lunes a viernes de 08 a 13 horas en Félix de Azara Nº 2440 (entre Tucumán y Santiago del Estero)

 

El estado los asiste con albergue, DNI, mercadería y médicos

Salud Pública, Ministerio de Desarrollo Social, Registro de las Personas y municipio comenzaron desde temprano con el trabajo correspondiente para que las familias puedan volver cuanto antes a su forma de vida habitual. Es por ello que además de asistirlos, el Centro de Documentación Rápida se acercó para comenzar los trámites de DNI ya que la gran mayoría salió solo con lo puesto y también perdieron sus documentos.

¿Qué pasará con las familias?

Tras recibir ayuda, ropa, elementos, indumentarias, colchones, y la documentación personal, las familias deberán ubicarse en otro inquilinato, ya que de esta manera vivían y no eran propietarios de las casas quemadas. En este sentido el secretario Coordinador de la Unidad de gestión de la Municipalidad,  Santiago “Pinki” Enrique, dijo que junto al estado provincial realizan un trabajo en conjunto y prevén la construcción de la casilla de la abuela propietaria, no obstante, las demás familias afectadas deberán buscar otro lugar para alquilar. Confirmó que la gran mayoría de los afectados eran “changarines” o vivían de planes sociales.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE