Según el Indec, la inflación de marzo fue de 2,3% y acumuló 6,7% en el primer trimestre

Según el Indec, la inflación de marzo fue de 2,3% y acumuló 6,7% en el primer trimestre

El primer trimestre cerró con un fuerte rebrote inflacionario. Con la mira puesta en la cada vez más lejana meta de inflación del 15% propuesta por el Gobierno para este año y en tres meses de 2018 marcados por un recalentamiento de los precios debido al impacto de las subas de tarifas y del dólar, los aumentos de precios de marzo llegaron a un 2,3% y acumularon 6,7% en el primer trimestre. Las cifras, claro, están por arriba de la previsión oficial.

Pero lo que más preocupa -creen los analistas- es la inflación núcleo -que elimina precios regulados y estacionales, y que es la principal referencia del Banco Central -, que fue de 2,6% en el tercer mes del año. Se trata del número más elevado desde que se calcula el IPC Nacional del Indec. Los capítulos que impulsaron los agregados de este mes fueron, según los datos difundidos por el Indec : Educación (13,8%), Equipamientos y Mantenimiento del Hogar (4,5%), Alimentos y Bebidas (2,3%), Comunicación (2,7%) y e Indumentaria (4,4%).

En definitiva, los precios estuvieron impulsados, por los aumentos de las cuotas de los colegios privados, la ropa, los alimentos y la inercia de los aumentos tarifarios. Por caso, el rubro aumentaron fuertemente los viáticos que cobran los empleados de casas particulares por el alza del mes pasado del transporte. Por otro lado, también, estiman los expertos, hubo un fuerte impacto de la devaluación del peso entre diciembre y febrero.

La inflación en marzo en la Ciudad del Buenos Aires, en tanto, fue del 2,1%, según la dirección estadística porteña. Así lo indicó la Dirección General de Estadística y Censos de la ciudad, cuya medición acumuló una suba de 25,4% en los últimos doce meses.

“El dato fue negativo”, afirmó, Lorenzo Sigaut Gravina, director de Ecolatina. “Pero lo peor fue la inflación core, la más elevada desde que hay registros”, agregó el economista. En el trimestre, la inflación subyacente cerró en 6,3%, esto quiere decir que mostró un avance mensual de 2,1%, lo que explica la cautela del BCRA con sus tasas de referencia. “Este es un dato preocupante”, agregó Sigaut Gravina.

“Es un proceso inflacionario que nos aleja y mucho de la meta oficial y el diagnóstico del Banco Central. Es un brote inflacionario fuerte, que demuestra que no todo tiene que ver con los servicios públicos, y que tiene entre sus causas al movimiento del dólar, una segunda vuelta del el impacto de subas de tarifas y el alza de los combustibles”, esgrimió el especialista.

Según estimaron en el Indec a este medio, el fuerte incremento en Equipamientos y Mantenimiento del Hogar se debe a que en esta división está incluido el servicios doméstico -y si viático de traslado, que aumentó por el alza del transporte del mes pasado. “El impacto es posterior a la aplicación del nuevo cuadro de transporte y por eso aparece ahora”, explicaron.

“El registro de inflación de marzo vuelve a mostrarse elevado”, coincidió Gabriel Zelpo, economista jefe de Elipsys. “El IPC Nacional de Indec presentó un incremento de 2,3%, levemente por encima de nuestra estimación de 2,2% a comienzo del mes”, dijo. “La inflación núcleo se acelera considerablemente. Este registro se ubica en 2,6%, frente al 2,3% registrado por nuestro índice. De esta manera, el promedio de tres meses de inflación núcleo se incrementa a 2,1%, frente al 1,8% de febrero”, indicó el especialista.

“Para abril, prevemos un registro cercano al 2,4%. El registro elevado se explica principalmente por incrementos en la tarifa de gas (32%), Combustibles (4%) y una estacionalidad positiva en Indumentaria”, afirmó Zelpo a este medio.

“No se logró frenar la creación de dinero y en consecuencia no se logró frenar la inflación”, tuiteó Ramiro Castiñeira, director de Econométrica. “Sea porque hay que financiar al Tesoro, porque hay que recomponer las saqueadas reservas, o por impulsar el crédito. La inflación es unicausal, lo que es múltiple son las justificaciones para emitir”, completó.

“Es un dato malo el de marzo y era esperable: la inflación se aceleró por alimentos y eso se tradujo en una aceleración de la inflación núcleo, en meses donde la suba de tarifas y del dólar pasan factura mientras los salarios están planchados a la espera de las paritarias”, afirmó, Federico Furiase, director de la consultora privada Eco Go.

El profesor en de la Maestría de Finanzas en Universidad Torcuato Di Tella agregó que para abril proyecta una inflación en torno al 2,5% impulsada por transporte, gas y naftas, pero también alimentos, que deja un arrastre alto, por lo que la núcleo puede mostrarse cierta resistencia a la baja. “Para abril proyectamos una inflación acumulada de 9,3%, con lo que para cumplir con la meta del 15% el ritmo de inflación mensual tendría que viajar en promedio al 0,64% entre mayo y diciembre, muy difícil de alcanzar sin enfriar la economía”, señaló.

(Fuente: La Nación)



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE