Se cumple un año de la desaparición de Manuel Ifrán y rige una recompensa de 250 mil pesos para quien aporte datos sobre su paradero

Se cumple un año de la desaparición de Manuel Ifrán y rige una recompensa de 250 mil pesos para quien aporte datos sobre su paradero

Hoy se cumple un año de la desaparición de Manuel Ifrán, el hombre de 72 años que fue visto por última vez el 12 de abril de 2017 en su vecindario, el barrio Mini City de Posadas. Nadie sabe nada de él, es un misterio que desvela a la familia del anciano, que ha movido cielo y tierra para encontrarlo.
En las últimas horas, los allegados del desaparecido confiaron que el Ministerio de Seguridad de la Nación ya autorizó una recompensa de 250 mil pesos para quien aporte datos sobre el paradero del jubilado. Esto se oficializará en breve. Será a través del Programa Nacional de Coordinación para la Búsqueda de Personas Ordenada por la Justicia. “BUSCAR” tiene como objetivo aportar información al Poder Judicial, a través de los ofrecimientos de recompensa, garantizando una absoluta reserva de la identidad.

Este jueves al mediodía, los hijos de Manuel se concentrarán en la plaza 9 de Julio para reiterar a las autoridades el pedido de acompañamiento a fin de ubicar a su padre.

Ifrán salió de su casa sobre la calle Oberá entre la 1 y las 2 del un frío 12 de abril. Un vecino se cruzó con él cerca de la capilla del vecindario y le llamó la atención que sólo iba de chomba, porque estaba fresco. Fue el último en verlo.

La búsqueda abarcó tres países (Argentina, Brasil y Paraguay) y dos provincias argentinas, Misiones y Corrientes. Nadie lo vio, o al menos nadie recuerda haberlo visto. No hay cámaras de seguridad que haya tomado su imagen en la capital provincial..

Los Ifrán debieron lidiar con decenas de pistas falsas: desde que el hombre se había ido con “su otra familia” hasta que lo habían secuestrado y estaba cautivo en el barrio Los Lapachitos.

Junto con Manuel había desaparecido su perrita Lali. El animal, cuidado y alimentado, apareció 30 días después. María, Graciela y Claudia creen que alguien tuvo cautivo a la perra y luego la dejó cerca de la residencia del jubilado cuando se enteró de la trascendencia del caso.

“Creemos que lo de la recompensa puede ayudar. Es triste, pero hay que admitirlo: muchas veces cuando la gente ve el signo ‘$’, se dispone a colaborar”, dijo Graciela Ifrán en una comunicación con Misiones Online.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE